Good bye Lenin: presupuestos 2ª parte

Una lectura más detenida del presupuesto municipal nos hace dudar de cuáles son las verdaderas intenciones del equipo pepero municipal. El documento presupuestario debería aportar claridad sobre la hoja de ruta para el próximo año del gobierno local de PePe Nieto. Por el contrario, parece que pretende ocultar los cambios que se están produciendo en los servicios públicos municipales y generar confusión sobre el futuro del ayuntamiento. El ditero Bellido actúa como el personaje de Daniel Brühl en la película Good bye Lenin, obsesionado por no desvelar a su madre que el muro ha caído y que la vida en el exterior ha cambiado. Por eso, debe aislarle, venderle nuevos logros del comunismo, que no son tales, conseguir productos que ya no existen, interpretar las noticias de forma parcial, en definitiva, generar todo un engaño al que debe dedicarse, en lugar de aceptar los problemas de la situación familiar. Toda una radiografía de lo que le sucede al gobierno local.

Como acaba de hacer la interventora municipal, hay que recordar que el ayuntamiento tiene en vigor un plan de ajuste que está usando para fundamentar situaciones como la del despido de trabajadores del Imdeco o el cierre del IMDEEC. Ese plan de ajuste incluía otros aspectos de los cuáles el presupuesto municipal no revela casi nada. Por un lado, eso podría ser un rayo de esperanza para aquellos servicios y empleados públicos que están en cuestión, pero más parece que el gobierno local de PePe Nieto no quiera adelantar acontecimientos, o continúa sin tener claro qué lo va a hacer.

Un primer ejemplo de esa actitud, es que se destaque en la Memoria de alcaldía que la Residencia de Mayores contará con más de 860.000 euros de gasto. Este servicio estaba pendiente de su privatización parcial o de conseguir más financiación externa, pero el presupuesto municipal no solo no avanza la solución, sino que se resalta su funcionamiento de forma especial. Por otro lado, la Escuela infantil municipal aparece con su partida correspondiente, lo que contrasta con la iniciativa puesta en marcha para su cierre. Asimismo, sorprende que se proponga la apertura de la Casa de la Igualdad, cuando uno de los objetivos del plan de ajuste era no abrir nuevos servicios municipales y, más todavía, si supone un nuevo equipamiento. Recordemos que la oficina del Casco cerró sus dependencias de Huerto san Pedro el Real por esa razón, o que se han trasladado los servicios que estaban en Gran Capitán al Estadio de El Arcángel.

Seguramente, donde la confusión es mayor es en la Gerencia de Urbanismo, organismo que depende casi enteramente de las transferencias municipales y del que sigue sin desvelarse cuál será su futuro, más allá del traslado de algunos trabajadores al ayuntamiento, lo cual podría explicarse, exclusivamente, por el menor trabajo existente en la Gerencia. Nada se apunta sobre su cambio jurídico ni sobre su nueva organización, tanto tiempo anunciadas, y parece que Caracol Martín está ganando la batalla interna sobre su permanencia como entidad autónoma.

Un caso similar es el de Procórdoba, que continúa como entidad autónoma, pues no se acaba de concretar la solución para su gran problema, la deuda de 20 millones de euros que la empresa por sí sola no puede afrontar. La solución de que absorba a Vimcorsa, para usar los beneficios de esta para sanearse, además de arriesgada para la empresa de vivienda, parece encallar en dudas jurídicas y legales. También seguirá en duda el futuro de Cecosam, a la que el ayuntamiento destinará más de 550.000 euros al margen de lo que se recaude por tasa. El reciente acuerdo laboral, ayudará a mantener el empleo el próximo año, pero se sigue amenazando con una entrada de capital privado que no sabemos que consecuencias tendría.

Las palabras del ditero Bellido al presentar los presupuestos, en las que señalaba que se ha llegado al límite de la posibilidad de recortes sin afectar a servicios esenciales, deja en el aire la utilidad de otras medidas propuestas en el plan de austeridad como el plan de optimización energética o el de sede electrónica, que parecen tener más nombre que utilidad final, a pesar de que están recogidas en los presupuestos. Las citadas palabras parece insistir en que se deberán seguir subiendo impuestos y tasas municipales si se quiere continuar la senda de estabilización municipal, pues la perspectiva de poder acceder de nuevo al préstamo o de incrementar las transferencias externas no parece realista a corto plazo.

Ocultar a la ciudad la realidad de la situación y la ambigüedad sobre la hoja de ruta de gobierno, no ayudan a crear confianza. Ser incapaces de anticipar una mejora económica, desprendiéndode todo lo contrario de la previsión de ingresos municipales, a pesar de que se siguen vendiendo la eficacia de la gestión, produce que lo que se pretendía fuera una mentira pasajera acabe convertida en una estafa al vecindario. La ciudad solo valorará la idoneidad del trabajo realizado cuando empiece a descender el paro, cualquier otro éxito que se quiera vender chocará con la tozudez de la vida fuera de Capitulares.

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2012 - 07:00 h
stats