El fenómeno

Cuando Mr. Chance Nieto alcanzó el anhelado gobierno de la ciudad, juró y perjuró que reduciría gasto en asesores y personal de confianza, al tiempo que afirmaba que contaría con los funcionarios municipales para la gestión del ayuntamiento. Es cierto que algo se ha ahorrado en personal directivo y de confianza, pero es igual de cierto que las economías han sido nulas en lo que se refiere en el gasto en gerentes municipales. El recorte en la Fundación Córdoba ciudad cultural va a ser rápidamente equilibrado por la nueva gerencia de la Fundación Agrópolis, y la unión de las gerencias de Procórdoba y Vimcorsa ha sido compensando por el mantenimiento de los exgerentes Rebollo, Climent o Ruiz Soldado, que han ocupado otros puestos de trabajo.

Del personal traído del exterior, situaron a dos, Prieto y Sierra, al frente de las dos empresas más complejas, Sadeco y Aucorsa, y, el tercero, fue ubicado al frente de la Gerencia de Urbanismo, pero no para gestionar planes urbanísticos, sino para mejorar la gestión de la Gerencia y de todo el ayuntamiento. Este fichaje galáctico lleva ya año y medio al frente de su labor, con el sueldo más importante del ayuntamiento y sin que sepamos a qué se dedica. En lo que más directamente le afecta, la Gerencia de Urbanismo, acabamos de conocer que ha casi triplicado su déficit sin que se argumente nada más que aquello de la herencia recibida. Y ya vamos para dos años de gobierno.

De aquellas ideas relativas al holding de empresas de servicios públicos municipales, nunca más se supo. De la unión de Procórdoba y Vimcorsa, tampoco. Hasta ahora lo único que han sabido es despedir trabajadores del IMDECO, del IMDEEC y de Vimcorsa y rebajar convenios bajo la amenaza de despidos. A estas alturas, los organismos que dan buenos resultados por sí mismos son Emacsa, Vimcorsa o Gran teatro, que ya lo hacían en gobiernos anteriores "derrochadores". Aucorsa, sigue perdiendo usuarios; Sadeco, vive con la amenaza de privatizaciones, al igual que Cecosam, ... y así podíamos seguir.

Yo le diría a Hoover Martín que investigara si el gerente Martínez no será como "El fenómeno" que interpretaba Fernando Fernán Gómez. En la película de Elorrieta, confunden a un catedrático de la Universidad de Francfurt, Claudio Enkel, con un jugador ruso de fútbol, Pawloxky, y le obligan a que juegue al fútbol hasta que aquel aparezca. Esto es, a ver si el que cobra de la Gerencia no estaría mejor en el Córdoba CF intentando subir a primera, y que el ilustre catedrático que esperábamos estará perdido por la ciudad. En una escena de la comedia, obligan a aprender a chutar al catedrático, y este al intentar hacerlo se cae y dice:  "Qué difícil es esto, Ahora entiendo lo de los ocho millones (precio del traspaso)". Pues, seguramente, el supergerente Martínez, estará dándose cuenta de lo complicado que es gestionar lo público gane.

Lejos de asumir error alguno en este año y medio de gestión, y al margen de haber cerrado nuevos acuerdos con los trabajadores con importantes rebajas salariales, Hoover Martín vuelve a anunciar que hay que incrementar los ingresos. ¡Con las veces que los peperos acusaron a los anteriores gobiernos de inflar los presupuestos, ahora resulta que ellos lo han hecho en 2012!. Según la liquidación de la Gerencia, han sido incapaces de cobrar multa alguna, reconocen que nadie paga las obras que realiza y que cada uno pone los veladores que le da la gana, sin control. Pero como no se fían de que sean capaces de generar nuevas entradas de dinero, vuelven a lo fácil, a hablar de reducir la partida de personal, o sea, de despedir a empleados públicos, tal y como le ha venido demandando la intervención municipal.

Y, justamente, cuando escribo esta entrada, conocemos que el ayuntamiento matriz mantiene una liquidación negativa en 2012 por valor de más de 24 millones de euros, esto es, lo mismo que la multa de las naves: ¿pero no la habían eliminado del presupuesto? Robin Bellido estará cavilando, con su grupo de asesores peperos, pues, además tiene que hacerse cargo, por lo pronto, de los 16 millones de Procórdoba y del personal que le llegará de gerencia y del IMDEEC, y evitar más conflictos laborales o reducir servicios. Imagino que no pensarán en renegociar los préstamos, a lo que ellos siempre se negaron aduciendo que era una herencia envenenada para nuestros hijos y futuros gobiernos. Pero, quizá lo hagan, porque el resto de soluciones son difíciles: Reducir gasto por 24 millones del presupuesto vigente, aprobar el próximo presupuesto con un superávit similar o firmar un préstamo de mandato, esto es, de dos años, sin carencia e intereses prohibitivos.

En estas circunstancias, no les veo cumpliendo la promesa de rebaja de impuestos y tasas, ni incrementando la inversión municipal. ¿En verdad que van a sacar a contratación el centro de convenciones con este panorama económico? Espero leer los informes técnicos y económicos (tesorería, intervención, secretaría) preceptivos que lo aconsejen, por mucho que haya dinero en remanentes, como siempre hubo. Ahora, espero que, para dar ejemplo, se apliquen sus cantinelas y reduzcan en personal de confianza, liberados, gerentes o protocolo; que dejen de gastar en anuncios de autobombo Co-10 y, sobre todo, que encuentren al verdadero fenómeno.

Etiquetas
Publicado el
27 de marzo de 2013 - 07:00 h
stats