Venga al Museo de los Patios si no quiere cansarse viendo Patios

Comienza el otoño y nuestros políticos en el gobierno municipal andan jugando al despiste. Y si no, leamos estas dos líneas sacadas de dos informaciones en días sucesivos:

Nieto avanzó la creación de un museo permanente de los patios

Según anunció en el Pleno del Estado de la Ciudad, recogido en esta noticia del pasado martes. Y

El Ayuntamiento sigue sin fecha para el pago 'extra' a los patios

Según reza el titular de esta otra noticia de ayer miércoles. Convendrán conmigo en que aquí hay algo que no funciona. En realidad me atrevo a aventurar que no es una sola cosa la que no funciona, o al menos, la que no se entiende.

Sabiendo, como es sabido por todos, el esfuerzo personal y económico que supone la Fiesta de los Patios para los propietarios y propietarias, no se entiende que se demore el pago de un dinero destinado al corazón de la Fiesta mientras se anuncia la inversión en un equipamiento vinculado directamente con la misma. Parecería lógico ir por orden, primero cumplir con los compromisos adquiridos y más adelante poner en marcha nuevas iniciativas.

Si la razón es puramente administrativa, no se entiende como para algunas cosas se corre tanto como una pelota de tenis en un saque de la Davis y para otras se corre tan poco. Y para esto solo hay una explicación, y esa explicación es política. Si el político quiere, los procedimientos vuelan, si la cuestión no está entre sus prioridades, los asuntos se duermen en el cajón.

Pero por encima de estas cuestiones de procedimiento, yendo al fondo de la cuestión, no se entiende para que sirve un museo de los patios teniendo a los patios mismos. A lo bruto, un museo es una vitrina de cosas muertas, o de cosas realizadas por personas muertas. Museo Picasso, Museo de Cera, Museo Arqueológico... Y los Patios son el reflejo de la vida misma, vida que discurre en el momento mismo en que es observada, autenticidad y realismo al alcance del visitante.

Quiero pensar que se le ha dado un nombre equivocado y que lo que realmente quieren decir es "Centro de Interpretación de los Patios de Córdoba". Porque es eso lo que realmente complementaría la oferta del Festival de los Patios, un lugar donde se investigara sobre todos los aspectos relacionados con estos recintos, con la vida que en ellos se desarrolló y continúa desarrollándose, con su arquitectura, con las vicisitudes que se superponen a lo largo del tiempo. Un lugar donde se concentrara la documentación gráfica y escrita vinculada con los Patios, donde cualquier investigador, académico o aficionado, tuviera a su alcance la información existente para destilarla. Pero no una colección de fotografías enmarcadas, una colección de artilugios de riego (ya me veo las cañas rematadas por latas en su punta, de diversos tipos y tamaños, adornando el recinto museístico) y una composición más o menos vistosa de macetas en un patio sin vida.

En conclusión, seguimos a expensas de un estamento político que va buscando titulares desesperadamente, buscando el rédito inmediato desaforadamente, presos de una mentalidad "cortoplacista" deprimente,  y que sigue sin alzar la vista y mirar con perspectiva de futuro más allá del final de su mandato. Y así nos va.

Etiquetas
Publicado el
26 de septiembre de 2013 - 03:36 h