Para crisis larga, la de ellos

Mientras lee este post, voy camino de la T4, cargado de ilusión y de botes de desodorante. Durante los próximos diez días estaré en Pinar del Río (Cuba), donde realizaré el trabajo final de una consultoría técnica para FAMSI, en el marco de un programa de ONU-Habitat llamado City to City (Ciudad - Ciudad).

En realidad, cuando te planteas que partido se puede sacar de una experiencia de este tipo, en seguida caes en la cuenta de que, más allá de los honorarios y del renglón en el currículum, lo que no tiene precio es el intercambio de experiencias con personas que saben de crisis pero de verdad... su vida desde que nacieron discurre en una pura crisis. Lo escribí hace algunas semanas, cuando comenzaba a fraguarse este proyecto y voy a poder corroborarlo in situ: en España vivimos en un "periodo especial" a lo cubano.

Es encomiable la ilusión con la que afrontan esta gente cualquier reto. Desprovistos de la mayoría de herramientas comunes en nuestro trabajo diario pero obteniendo recursos de donde no hay, sacan adelante iniciativas de alto valor profesional, dejando de manifiesto lo que ya sabemos pero olvidamos frecuentemente, la voluntad y los recursos son necesarios, pero mientras que los segundos simplemente aceleran, la primera es imprescindible para caminar. Con recursos y sin voluntad no avanzamos un centímetro.

Aquí estamos con los recursos mermados y con el ánimo por los suelos, pero con la voluntad de salir adelante intacta. Voy a ver que aprendo y les iré contando.

PD. El desodorante no es para mi (todo). A estos amigos, entre unos y otros, todavía se las hacen pasar tan canutas como para que no puedan acceder ni a los productos de aseo más esenciales... y hay mucho cordobés deseoso de ayudar.

Etiquetas
Publicado el
5 de diciembre de 2013 - 01:56 h
stats