Semana Santa y coco frío

Espero que hayan disfrutado mis paisanos de la Semana Santa cordobesa, sus soleadas tardes, su azahar, su luna llena... Una buena semana con una ocupación hotelera entorno al 90% que ha dejado "dinerito" en la capital, algo que ya hacía falta. Yo hace ya bastantes "semanas santas" que estoy lejos de las bandas de tambores y cornetas, de la cera resbaladiza en el pavimento, de las montañas de cáscaras de pipas en la larga espera de los Dolores un Viernes SantoDolores... Pero tengo esas fotografías grabadas en mi mente y en mi corazón, (perdonen la palabrería algo sentimental).

Ahora soy más de sol y playa mexicana con coco frío de vodka en mano. No está mal el cambio para los ajenos al sentir cofrade, pero no puedo evitar derramar dos lagrimitas otro Domingo de Ramos al saber que otro año no veré a mi Virgen de la Candelaria cruzar el compás de San Francisco. En fin... lo bueno de las tradiciones es que siempre están ahí, inmutables y en medio siglo más, no habrán cambiado, sólo la carrera oficial que quieren trasladar el próximo año a la Mezquita- Catedral, (¡ah no! Disculpen, Santa Iglesia Catedral a secas).

Hoy ya es Lunes de Pascua y se acabaron las vacaciones para los que hayan descansado, claro. Creo que el alcalde José Antonio Nieto ha tenido poco tiempo en su apretada agenda de actos de inauguración y colocación de primeras piedras... Su particular viacrucis para ser reelegido alcalde el próximo 24 de mayo. Comienza precisamente hoy de nuevo la campaña electoral a las municipales, otra vez vamos a escuchar promesas, (algunas ya nos sonarán como los éxitos de Kiss FM...). Y  yo de nuevo con la esperanza que mi ciudad se mueva, cambie, cree un futuro para sus jóvenes expatriados como nosotros... Estaré muy atenta a las propuestas de los candidatos, (también a las de Rafael Gómez) y ya os la iré comentando.

Hablando de promesas. Veremos en qué queda la ronda de contactos con los partidos andaluces con representación para investir a Susana Díaz presidenta de la Junta de Andalucía. A priori todos nos damos golpes de pecho diciendo que no pactaremos, que nunca se venderán por un despacho... pero cuando uno ya está en la arena del ruedo, se ven los toros diferentes, más bravíos. Ahora sí "podemos"... y esas cosas que pasan cuando uno trata de hacer amigos nuevos.

¡Ah! Ahora que digo lo de hacer amigos, yo estas vacaciones he hecho un amigo nuevo. Se llama "Colorín", es una ninfa con muy malas pulgas pero que a veces es más coherente que muchos de nosotros y si no le caes bien pica... ¡Ganas me dan!

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2015 - 06:28 h