Una mordidita...

Imagínense la locura. Cumplido el No Circula que hemos tenido estos meses de contingencia ambiental diaria... ahora la nueva norma es tener pasada la nueva verificación -más estricta- con un cero en el holograma o pegatina. Si bien todos estos meses el incumplimiento de la norma de no usar el coche el día establecido te suponía una multa de 1800 pesos (88 euros), inmovilizar tu coche y otra multa por sacarlo de ahí... vamos, una sangría. Ahora las arcas o el bolsillo de algún listo se va a llenar por no disponer de la verificación vigente que se ha adaptado, según el Gobierno Federal, a una nueva normal que regulará de forma más correcta la emisión de gases. La tecnología OBD II que medirá la eficacia del uso de la gasolina y no realmente los gases emitidos, es otra mentira más según aseguran expertos como el doctor en Física de la Universidad Autónoma de México Héctor Riveros y el sociólogo José Luis Camba. Según sus estudios la medida no cambiará nada medioambientalmente en la megalópolis, sólo hará florecer otros negocios como los centros de verificación (esto es la ITV), los taxis, transportes públicos federales... El bolsillo de unos pocos y para muestra un botón.  

Los papeles, dice el agente. Aquí están, aseguras convencida que todo está en orden porque la compra del vehículo fue reciente. No, no está vigente esta verificación, le tocaba en marzo, asegura el policía. Pones cara de qué me estás contando, ¿no es una verificación al año? No señores, son dos, una cada semestre, así que ampliamos las posibilidades burocráticas de hacer que el contribuyente pague tasas y multas. Vale, pues el desconocimiento no te exime de tu primera... mordidita. Ahí llevas, billetera y zasca.

Pagas la multa, la llevas a verificar y ahora resulta que incumples la nueva norma medioambiental, por supuesto, como le pasará a la mayor parte del parque vehicular de la ciudad. Vuelva usted otro día después de pasar por el taller y hacer los debidos "ajustes". Bien, una semana más tarde y varias consultas técnicas después regresas y... ¡Ah mire! Es que debe pagar de nuevo la tasa. ¿Perdone? Sí, porque... porque... No mire, con el pago de la tasa de verificación tengo opción a dos revisiones y esta es la segunda, caballero. Ah bueno... que no, que no tiene que pagar nada -pero sí cuela... vamos con otra mordidita como canta Ricky Martin- y así vamos llenando la saca.

Esta es la triste realidad de todo el artificio creado entorno al No Circula en México y sus trámites burocráticos. Si te despistas lo más mínimo, aprovechan para sacarte cuánto dinero puedan y mordida tras mordida va pasando el año con las verificaciones semestrales y tu necesidad de utilizar tu vehículo diariamente. Así que como dicen aquí... hay que andarse bien trucha para que no te vean la cara. Si no, mordidita, que lo están esperando.

El dinero da la felicidad.

Etiquetas
Publicado el
25 de julio de 2016 - 07:18 h
stats