Enséñame a educar ciudadanos

Ahora que en España habrá nuevas elecciones se vuelve a hablar de pacto educativo y es que es una de las patas que sostienen una democracia y proveen de futuro a un país. Se nota en España, donde el sistema educativo ha cambiado cada cuatro años al vaivén político, y se nota en otros países, que he visitado recientemente, como Perú, Cuba o México, donde se aprecian las diferencias estructurales en esta materia y la falta de recursos. Aquí en México, en 2012 entró en vigor una reforma educativa consensuada por los tres partidos políticos principales y que entraba en vigor este mismo año. Un gran paso podrán pensar ustedes, pues sí, y muy necesario. Porque lo que no

saben es que en este país la plaza de maestro en muchos Estados de la República era hereditaria, por lo tanto, el nivel de estudios del maestro de Oaxaca o Guerrero no alcanzaba los mínimos necesarios para tener una educación digna que ofrecerle a un alumnado que aspire a la curiosidad o la inquietud de aprender más allá de lo que sabe su maestro. Ahhh, pero ¿quién educa a los maestros? 

Tenemos en prisión a la que fuera durante muchos años la presidenta del sindicato de maestros (SNTE), uno de los más fuertes en este país, Olga Esther Gordillo y con gran poder político. Pero desde su arresto por corrupción y malversación de fondos en 2013, la fuerza del poder magisterial ha caído. Y este año por primera vez, muy a pesar del la movilización del sindicato, el Gobierno ha comenzado a evaluar a los maestros haciendo pruebas de conocimiento y aptitud para primar o retirar de sus puestos según los resultados.  La prueba concluyó que 20.479 maestros, el 15,3% de los convocados, no tiene los conocimientos básicos para enseñar en las aulas. En el otro extremo se encuentran poco más de 10.000 docentes que obtuvieron las notas más altas y quienes recibirán subidas de sueldo y beneficios salariales. Más del 36% que obtuvo el insuficiente recibirán cursos de formación por parte de la Secretaría de Educación Pública quien ha hecho un esfuerzo enorme de inversión presupuestaria en el último año para corregir esta tendencia y comenzar a mejorar la educación precisamente por quienes la han de impartir.

Y todo esto, rodeado de la celebración del Día del Maestro que fue ayer domingo. Eso sí, como buena parte de los maestros siguen en contra de esta reforma se manifestaron ayer y hoy lunes con cortes de tráfico en el centro de la ciudad, en Paseo de la Reforma. Así que si un país se pone el reto de educar a sus maestros para eduquen a sus ciudadanos, creo que otros como España, pueden plantearse el colosal reto de educar a sus políticos para que sepan administrar la educación (y políticas estructurales) de sus ciudadanos. Porque falta más educación en el Congreso y más evaluación del nivel político. 

Etiquetas
Publicado el
16 de mayo de 2016 - 08:10 h
stats