Cables de marginación

A menudo respondo diciendo que México es una ciudad de contrastes, de los edificios de diseño de algunas de las mayores fortunas del mundo, a los barrios más marginales de estética similar a las favelas brasileiras, aunque quizás con más pintura de colores vibrantes. Sí, pero por barrios entendamos ciudad, por el volumen de población que en ella habita (millón y medio de personas), así es Ecatepec, una ciudad en la conturbación de la Ciudad de México que tiene el mayor índice de criminalidad y pobreza de todo el estado. Esta localidad está por encima en la tasa de feminicidios a Ciudad Juárez con unas 50o mujeres asesinadas al año.

Con ese panorama social, acaban de estrenar en Ecatepec el primer teleférico no turístico del país, una forma de unir esta especie de hampa con el resto de la civilización, esto es, las comunicación con la megalópolis mexicana, o lo que ellos incluso llaman "civilización". La población se alegra de este nuevo servicio, puesto que pasa largas horas en taxis o los transportes llamados "combis" (pequeños microbuses con paradas constantes en ruta y atestados de gente) donde a menudo son víctimas de robo y criminalidad, o simplemente del monumental atasco de estas empinadas calles de esta zona marginal de México. Según el urbanista Víctor Hoffman "este proyecto es importante no sólo para esa zona, sino para todo el país. Es una buena decisión para un sector con pendientes pronunciadas y supone además la dignificación del espacio público. Al dignificar las condiciones de vida se ayuda a construir comunidad, a mejorar la relación entre vecinos y familiares," afirma.

¿Será realmente útil? Se empleará media hora en un trayecto habitual de una hora. Pero en la seguridad personal de los usuarios persisten las dudas, puesto que sus habitantes creen que también las cabinas del teleférico serán objetivo de los cacos cacosque atracan sin miedo ni escrúpulo alguno a plena luz del día. Es otro mundo... Por tierra o por aire, estos cables tienden nuevas vías para salir de la marginalidad, o quizás, para acentuarla más.

Etiquetas
Publicado el
10 de octubre de 2016 - 00:18 h