Bienaventurados, "de nuevo", los hambrientos...

.

Septiembre llega como "agua de mayo" tras un calurosísimo estío reordenando horarios, hábitos y demás.

Así, de vuelta al precepto establecido, todo va normalizándose, por lo menos, según la norma de los de que son de aquí o de allá.

Es esta necesaria disposición por todos aceptada, la que devuelve "de nuevo" la razón a los que, antes del merecido descanso de algunos, ya gozaban de ella. En resumidas cuentas, es esta vuelta a la costumbre, la que restituye la felicidad a los hambrientos, los necesitados, los faltos, los desprovistos, etc, etc, etc.

Atrás queda ahora ese mes sinrazón, de calores y penas, ese agosto sin pan que unos pocos, elegidos, han tenido que soportar bajo el sol de la pobreza mientras otros humedecíamos nuestras vergüenzas, esta callada vergüenza, lejos de aquí.

Esta breve reflexión nos merece el cartel de la foto adjunta que, a nuestro modo de entender, nos exhorta a pensar, por lo menos, en si de verdad lo estamos haciendo bien.

Mientras lo pensamos recibimos, paradójicamente de estos mismos pobres que hablamos, la felicidad de poder seguir siendo bienaventurados nosotros que, tras el verano, seguimos trabajando por la paz.

--- Parece ser que Alguien está confundiendo la estrategia. (El rotulador)

Etiquetas
Publicado el
13 de septiembre de 2012 - 10:28 h
stats