Vibra el Compás de San Francisco

https://youtu. be/rtv_JGojP6w

El Viernes Santo comienza con el tradicional Vía Crucis del Señor de la Caridad, realizado por el Tercio Gran Capitán, Primero de la Legión | Gran afluencia de cofrades y turistas en una mañana de cielo abierto

Aún con el brillante Jueves Santo en la memoria, con cada imagen en la retina y cada sonido en el oído, comienza el día del silencio. Del recogimiento. Pero lo hace con otro carácter. La mañana del Viernes Santo es muy diferente a la tarde y noche. Murmullos por doquier abren la jornada. Cornetas y tambores acompañan. En el Compás de San Francisco son centenares de personas las que se congregan minutos antes de las diez y media. Aguardan el instante en el que el vínculo entre la Legión y la hermandad de la Caridad quede renovado una vez más. A la hora señalada, miembros del Tercio Gran Capitán, hermano de honor de la corporación desde 1951, portan al Señor de la Caridad. Este año repiten la tradición tras acudir a la cita del Jueves Santo, a la que faltaron en 2015.

Numerosos fueron los cofrades, así como turistas, que estuvieron en cada una de las calles por las que transcurrió el tradicional Vía Crucis, que en esta ocasión estrenó un nuevo recorrido para realizar paso por Tendillas y Claudio Marcelo tras acudir a la Mezquita-Catedral. A paso marcial y con el sonido de cornetas, el Señor de la Caridad volvió a recorrer, una vez más con su figura imponente, Córdoba. Lo hizo a hombros de integrantes del Tercio Gran Capitán. La vinculación viene de lejos, pues el propio Gonzalo Fernández de Córdoba formó parte de la cofradía allá por el siglo XV -en la centuria del XX tuvo lugar su refundación-. El Viernes Santo comenzó vibrante, antes de que lo sea a golpe de silencio y recogimiento.

Etiquetas
Publicado el
25 de marzo de 2016 - 15:53 h
stats