Luz en la noche, Reina de los Ángeles

La hermandad de la Sangre realizó este sábado la salida procesional con su titular, que recorrió las calles del centro en Rosario | La imagen caminó con los sones de la Banda de Música María Santísima de la Esperanza

El cielo comienza a oscurecer. Una multitud se congrega en Capuchinos, lugar de sentimiento y devoción, rincón de hermosa tranquilidad. Por unos instantes, el silencio no domina entre sus blancas paredes y un intenso murmullo toma la empedrada plaza. Es mayo su mes, el mes de María. Corren tiempos de Gloria y en Córdoba se respira el ambiente alegre de estos días. El de este sábado no lo es menos, especialmente en tan mágico espacio, que luce engalanado con motivo del Año Jubilar de la hermandad de los Dolores. Unos metros más allá de donde reside la Señora de Córdoba, se abren las puertas del cocherón anexo a la iglesia conventual del Santo Ángel al tiempo que las manecillas del reloj están próximas de marcar las nueve. Un cuarto de hora antes es el instante en que comienza a salir el cortejo, que precede a Nuestra Señora Reina de los Ángeles en sus Misterios Gozosos. La titular de la hermandad de la Sangre recorre las calles de su feligresía cuando el sol poco a poco se despide.

Luce con esplendor la imagen de María, que en su regazo lleva al Hijo. El pequeño niño Jesús parece saludar a los numerosos cofrades y fieles que se dan cita en Capuchinos y en las calles más próximas. Como en la plaza del Cardenal Toledo, al paso de la comitiva por el convento del Císter. Lentamente, la noche se hace presente en Córdoba, que disfruta un año más con la titular de la hermandad de la Sangre en su Rosario vespertino. Realiza su recorrido Nuestra Señora Reina de los Ángeles con el acompañamiento de la Banda de Música María Santísima de la Esperanza, encargada de poner sones a otra salida de Gloria. Culmina ésta la jornada de sábado, en la que también realiza su procesión con el Milagroso Niño Jesús de Praga la archicofradía del Carmen. Termina el camino cercana la medianoche, bajo la luz de la luna en la íntima oscuridad del rincón que preside el Cristo de los Faroles.

Etiquetas
Publicado el
17 de mayo de 2015 - 13:24 h
stats