Verdad, justicia y reparación por las víctimas del franquismo

Desde el Foro Ciudadano para la recuperación de la Memoria Histórica de Andalucía, por cuarto año rendimos homenaje a las cerca de 4000 víctimas del franquismo,

fusiladas y arrojadas en las fosas de los cementerios de Córdoba.

Queremos agradecer a los ciudadanos y a las ciudadanas de Córdoba por hacer posible, año tras año, que se honre con este tributo el reconocimiento y la reparación de las víctimas de la represión en Los Muros de la Memoria,

del cementerio de San Rafael, símbolo emblemático reconocido como Lugar de Memoria Histórica, que ha supuesto para los familiares de las víctimas tener un espacio donde honrar la memoria de estos hombres y mujeres, a su lucha por la defensa de los valores democráticos y a la presencia de su memoria fértil.

Como organización implicada en la recuperación de la memoria histórica pretendemos continuar y profundizar todos los esfuerzos que, durante muchas horas de trabajo, han dado el reflejo de un trabajo reivindicativo sobre la memoria de un pueblo, como único camino para la verdad y el conocimiento, ... simplemente dando forma a una realidad que dejó de serlo y que ahora puede ser parte de nuestro acerbo cultural y social. Es una puesta en valor de nuestras políticas, de nuestras reivindicaciones y de la reparación a las víctimas en su lucha por la libertad, la justicia y la democracia.

Trabajar por la defensa de los valores de verdad, justicia y reparación que reivindicamos, es trabajar por la defensa de los derechos humanos de las víctimas de la dictadura franquista.

El delito más grave que se puede cometer contra un ser humano es detenerlo ilegalmente, torturarlo, asesinarlo y esconder su cadáver para extender el dolor en el espacio y el tiempo.

El franquismo, en su larga y cruel historia, nunca dejó de recordar quienes fueron los vencedores y quienes los vencidos. Y no sólo se encargó de recordarlo año tras año, sino que hay que destacar la planificación y ejecución de un sistema de represión, que perduró y se mantuvo constante desde el principio hasta el fin de la dictadura.

La dictadura de Franco fue la única en Europa que emergió de una guerra civil, estableció un Estado represivo sobre las cenizas de esa guerra, persiguió sin respiro a sus oponentes y administró un cruel y amargo castigo a los vencidos hasta el final.

Fueron muchos los andaluces esclavizados y exiliados. Otros tuvieron un destino peor, conocieron la voracidad de un régimen que silenciaba a sus víctimas con tiro certero y sumarísimo. Muchos, sufrieron la más cruel represión dictatorial durante más de 40 años y fueron muchas las diferentes formas de castigo que se ejercieron contra ellas y ellos.

Es nuestra responsabilidad y este es nuestro mejor tributo, la recuperación del honor, la dignidad y la memoria de hombres y mujeres a los que se les negó primero la libertad y después la memoria.

Queremos transmitir, nuestro más cálido reconocimiento por su trayectoria vital, a sus hijos y a sus nietos por contribuir a que su legado esté ahora con nosotros y podamos desde el entendimiento, comprender como la sociedad en que vivimos, lo que hoy tenemos, fue soñada, promovida y defendida hasta la muerte por unos héroes de lo cotidiano, del día a día de un pueblo que recibió los primeros lances de un desarrollo social, económico, político y cultural que dieron los albores de la sociedad democrática de la Segunda Republica.

Una revolución social y cultural sin precedentes y no comparable a las demás porque emprendió una enorme tarea de modernización de la sociedad española que aún hoy causa asombro por su amplitud y por la claridad de miras con que se realizó, y que precisamente, queremos dignificar,… como antecedente de esta sociedad democrática, moderna, tolerante y pacífica, valores que como ciudadanos es nuestro deber preservar.

Queremos darles homenaje a estas personas que cayeron víctimas de una guerra, de unos sucesos que truncaron la vida de toda una generación, marcada por la derrota y condenada al silencio.

Con todo ello, en un gesto de generosidad con las victimas, se da justo cumplimiento al deseo de sus familiares y allegados, honrar de este modo la memoria que aquéllos atesoran y darles un lugar con el honor y la dignidad merecidos.

Córdoba, 11 de abril de 2015

Mª del Mar Téllez Guerrero

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2015 - 21:22 h