Mujeres de Ciencia: Ana Garrido

El sector agroalimentario está viviendo una revolución gracias a la tecnología NIRS (o espectroscopía de infrarrojo). Esta tecnología permite analizar la composición y propiedades de los alimentos de forma rápida y económica y sin destruirlos o estropearlos. A través de un sensor se manda una radiación (infrarrojo cercano) no dañina al producto que a su vez devuelve una cantidad de energía con información de la composición del mismo (nivel de impurezas, humedad, cantidad de grasa y proteína, etc.). El grupo de investigación de la ingeniera Ana Garrido Varo ha sido puntero durante años en el desarrollo de esta tecnología.

Actualmente se está aplicando la tecnología NIRS al control de calidad de piensos y de productos del cerdo ibérico y del aceite pero, según explicaba Ana Garrido en una entrevista en el Diario Córdoba, muy pronto podremos usar esta tecnología para aplicaciones domésticas, por ejemplo, podremos disponer de "una aplicación online en el móvil que, a través de un código QR, permitirá al consumidor leer en los productos su composición y decidir sobre qué vino, aceite o jamón va a comprar".

Ana Garrido nos recibe sonriente en uno de sus laboratorios en el Departamento de Producción Animal del Campus de Rabanales. Esta investigadora es la primera mujer nombrada presidenta del International Council of Near Infrared Spectroscopy (ICNIRS), que ha tenido que cambiar el nombre del cargo, pasando de Chairman a Chair. -"Me parecía muy raro eso de que me llamasen la Chairman Ana"-, me dice mientras buscamos un lugar para la foto,-"mejor Chair Ana".

Hablamos de la entrevista y de otro montón de cosas en el ratito que la visitamos, es tan dinámica, cercana y acogedora como ya intuía leyendo sus correos y como refleja esta entrevista. Antes de irme me pregunta si conozco Bed&Be, una casa/hostal con mucho encanto que acaba de abrir un chico en el centro de Córdoba. Le confirmo que sí, el lugar está sonando mucho ahora porque el dueño organiza actividades en el ático como las noches de sushi. "Ea", me dice, "pues ese es mi hijo, Jose". Y es que ya se sabe que Córdoba... es un pañuelo.

BobDylan- Mr. Tambourine Man

[audiotube url="http://www.youtube.com/watch?v=PYF8Y47qZQY" caption="null"]

 "Para mí ha sido mi maestra, me ha transmitido su pasión por la ciencia y el trabajo bien hecho. He tenido mucha suerte porque siempre ha sido muy generosa conmigo, apoyándome y permitiéndome a la vez tener autonomía para crecer profesionalmente. Después de todos estos años juntas, además nos hemos hecho muy amigas, mi hija la adora y se lo pasa pipa con ella. A menudo bromeamos con que nos hemos casi mimetizado, decimos que "estamos clonadas" (término muy usado en la tecnología NIRS). Hemos compartido viajes, congresos, proyectos, muchas risas (porque Ana siempre se está riendo), cenas, estancias, aficiones, muchas tensiones, cosas buenas y también malas, pero al final las hemos compartido y con eso me quedo. Sí, Ana es una científica pionera y puntera, pero sobretodo es muy buena jefa, compañera, amiga.
 María Dolores Pérez Marín, Profesora Titular de la Universidad de Córdoba

¿Por qué una carrera de Ciencias?

Desde pequeña me gustaban los números y la química y enseñar a mis hermanos pequeños y vecinos. Cuando acabé el bachiller quise imitar el modelo de mi hermano el mayor y tenía claro que no quería hacer lo que la mayor parte de mis compañeras y amigas hacían. Quería ir sola a esta etapa.  Mi hermano estudiaba ingeniero de caminos y yo quería ser ingeniera, como el. Me hubiera gustado hacer Ingeniería Industrial (Química) pero mi padre no me dejó irme a Sevilla. Así que opté por Ingeniero Agrónomo y ahí me especialicé , en Industrias Agroalimentarias, que era lo mas parecido a lo que yo quería ser  inicialmente. Hoy le agradezco a mi padre el impedimento que me puso…Me encanta mi carrera!!

¿En algún momento sentiste más obstáculos por el hecho de ser mujer?

La verdad a lo largo de la carrera, noté pocos. Yo era una más en la clase ( la única en la mayor parte de cursos), pero era muy leader y manejaba mucho a mis compañeros. Lo sentí más, recién acabada cuando empecé a mandar CVs  a empresas y a mis compañeros les contestaban y convocaban a entrevistas y a mi me contestaban una cartita con "Querido amigo lamentamos que su perfil, etc. etc". Luego en el desarrollo de mi carrera académica  he sentido mucho más la discriminación por razones de titulación que de sexo!!!

El año pasado por estas fechas la revista científica Nature reflexionaba sobre el sexismo en nuestra profesión. Ponían como ejemplo el cuidado de los hijos, un tema que sería fácilmente solucionable con políticas adecuadas pero que sin embargo se encuentra con un obstáculo más dificil de salvar: los prejuicios subconscientes de los líderes, hombres y mujeres, de la ciencia. Como mujer al frente de un grupo de investigación, ¿dónde te sitúas tú en todo esto?Nature

No conozco el texto de Nature que mencionas, pero desde luego estoy de acuerdo en que la existencia de políticas sociales adecuadas, favorecen y facilitan la labor a las mujeres en la carrera científica, pero el obstáculo mas difícil son los prejuicios (subconscientes y conscientes) de los líderes de la ciencia, como se indica en dicho documento. Muchas universidades del mundo, proporcionan servicios sociales al profesorado que cubre actividades como guardería, servicios de oferta a los estudiantes para trabajos de babysitting, programas de vacaciones para los hij@s, servicios de lavandería y supermercado en campus, etc, etc. Esto ha sido una reivindicaicón de los grupos feministas en los que he participado en la década de los 80 y mira dónde y cómo estamos!!!!

Coincido también con el documento de Nature en que muchas veces las mujeres que han llegado al liderazgo ponen los obstáculos mas insalvables! En cualquier caso, tengo una opinión muy personal y es que el liderazgo en la ciencia se alcanza con esfuerzo  y voluntad y que la carrera científica de una mujer no sólo tiene barreras en el propio mundo científico, también las tiene y mucho, en el ambiente familiar más cercano. Parte de esta familia, la elige la propia mujer (el compañero o compañera) y esa toma de decisiones es absolutamente voluntaria y deseada. Yo pienso que las mujeres deberían ser más conscientes de esa elección porque independientemente de aquello de que el amor es "ciego", estamos eligiendo a un compañer@ de viaje que debe conocer muy bien qué llevamos en nuestra mochila de deseos  y qué no queremos sacar de esa mochila. Mi experiencia en este terreno ha sido muy positiva pero he tenido que ganármela a pulso. He llorado mucho cuando he tenido que separarme de mi hijo para ir de estancias al extranjero, cuando me he perdido su primeras caídas de dientes, cuando he tenido que renunciar a darle herman@s por incompatibilidad con mi carrera, etc, etc . Más tarde,  cuando el hijo ha crecido, también he llorado cuando me llega el otro papel tradicional de cuidadora, el de cuidar a mi madre. Siempre digo que lloré lo mismo cuando dejé a mi hijo con meses en la guardería que cuando dejé a mi madre en su actual residencia de mayores. No me arrepiento de nada, creo que todos nos hemos beneficiado. Por tanto, mi mensaje es, sí,  sí, el ambiente es hostil pero nosotras tomamos muchas decisiones voluntariamente y esas hay que aprender a tomarlas de acuerdo a nuestros deseos de desarrollo  profesional

Las mujeres todavía son muy poco visibles en los niveles más altos de toma de decisiones que afectan a la carrera científica desde consejos editoriales de revistas hasta consejos de entidades financiadoras o consejos de asesoramiento científico para la creación de nuevas empresas. Esto tiene manifestaciones tan ridículas como que "una conferencia científica en la que la mitad de los ponentes principales son mujeres ya destaca simplemente por eso" (Nature, Science for all, 2013). Todo esto, señala la editorial de Nature, ayuda a fijar la idea más o menos subconsciente de que la ciencia pertenece a los hombres. ¿Qué ganará la Ciencia cuando consigamos desterrar del todo esta idea, cuando consigamos ser tan visibles como ellos?

Yo pienso que consiguiendo que un mayor número de mujeres estemos en los órganos de decisión de sociedades, congresos y revistas científicas, lógicamente conseguiremos mayor visibilidad  de "nuestra forma de ver y hacer ciencia" y por supuesto hará que incremente la participación de mujeres en dichos foros. En cualquier caso, en mi mundo científico, que es el de la ingeniería, simplemente por cuestiones demográficas de porcentaje de mujeres dedicadas a esta carrera científica, a veces es difícil conseguir más mujeres en los órganos de decisión científicos y como ponentes en congresos. Yo he tenido la oportunidad de llegar a Presidenta Mundial de una asociación científica y aún no tengo muy claro por qué. Lógicamente he trabajado duro y he estado presente en todos los Congresos científicos que ha organizado dicha sociedad y siempre he tenido una participación muy activa. Creo que era lógico, que tenía que llegar porque he estado (con mucho coste personal y de mi grupo) más de 20 años, presente en dichos congresos. Desde luego esta sociedad científica, como muchas otras de ingeniería,  fue creada por hombres y he sido la primera mujer presidenta. Sin embargo,  desde su creación en los 80, esta Asociación que renueva sus cargos cada cuatro años, ha contado en numerosas ocasiones con una mujer en el comité ejecutivo pero siempre con el cargo de Secretaria. En mi periodo de mandato se han invertido un poco los papeles, el Comité ejecutivo está formado por 3 mujeres y un secretario!!!!!. Por tanto, a tu pregunta, lógicamente cuantas más mujeres alcancen participación en órganos de decisión, más mujeres llegarán a estas posiciones en un futuro cercano.

¿Qué cualidades te definen como científica?

Creo que mi pasión por lo que hago y la capacidad de transmitirla a gente más joven. También una preocupación permanente un poco enfermiza de que lo que haga sea de utilidad para el sector agro-industrial. Y finalmente, una gran capacidad de estudio y trabajo y mucha mucha curiosidad.

Alguien que haya influido en tu carrera

Muchas personas en Córdoba y en el mundo. Pero creo que, determinante, el haber entrado en un grupo muy cohesionado, donde existe mucho cariño, no hay roces, existe un proyecto educativo compartido (algo inusual en la Universidad) y que es liderado por una persona (Prof. Augusto Gómez Cabrera) que jamás ha sido protagonista y siempre me ha permitido dar rienda suelta a mi imaginación y deseos. Esto ha sido muy importante. En ese mismo entorno, mi colega Jose Emilio Guerrero ha sido siempre un referente para mi, por su entusiasmo, inteligencia y capacidad de ilusión en proyectos comunes.

 Alguna página histórica en tu Cuaderno de Laboratorio

Que me sienta especialmente orgullosa, un premio otorgado por el Consejo de Estudiantes de la ETSIAM por la labor realizada, en el campo de las relaciones con los estudiantes y particularmente, en el terreno de las Relaciones Internacionales. Mi época de Subdirectora de Relaciones Internacionales de  la ETSIAM, es una de las páginas históricas más bonitas, más vivas y más agradecidas que he tenido en mi vida académica. Aún añoro esa etapa. En el terreno científico, mi galardón internacional (Tomas Hirshfeld Award en 2004), que se otorga a personas que han contribuido al desarrollo de la tecnología NIRS y más recientemente mi nombramiento como Presidenta Mundial del International Council of Near Infrared Spectroscopy.

Tus prioridades

En el terreno académico: contribuir a educar y formar profesionales de la ingeniería agronómica que como yo, estén enamorados de su profesión, porque así no encontrarán obstáculos en el desarrollo de su carrera profesional y disfrutarán -como yo-  de todo lo que hagan.

En el terreno personal  dedicarle a mi "niño" (30 años) toda la atención y ayuda posible para su desarrollo profesional, devolviéndole tantas horas y horas de separación. Los cumpleaños había que celebrarlos un mes más tarde y casi nunca estaba para las fiestas del cole. Aunque he sido siempre una madre muy muy cercana "virtualmente".

¿Qué otra profesión te hubiera gustado ejercer?

Lo he comentado anteriormente, pero alejándome del mundo académico, me hubiera gustado hacer cine, teatro, baile flamenco o patinaje sobre hielo….…. Ahora también estoy entusiasmada con el mundo del punto y el crochet.

 Un lugar del mundo, una película, una canción

Lugar: La Antilla-Lepe-Huelva-España y la Isla de Boipeba- Baixo Sul da Bahía- Brasil. Pelicula: Lost in Translation. Canción: cualquiera de Beatles, Beagues, Simon y Garfunkel  o Bob Dyland, pero especialmente "La Isla de Wight"

-----------------------------------------------------

Ana Garrido Varo es investigadora del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario y Catedrática de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes de la UCO. Es presidenta del International Council of Near Infrared Spectroscopy (ICNIRS). Más información sobre su impresionante curriculum profesional aquí.

Otras entrevistas de esta serie Mujeres de Ciencia aquí.

Sigue a la autora en Twittter @ElenaPNadales

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2014 - 11:26 h