HÉROES DE BARRIO

La semana pasada asistí al primer evento TEDx organizado en Córdoba. Durante una jornada completa se dio cabida a distintos ponentes que de una forma muy personal, en algunos casos amena y divertida,  explicaron su particular crossroad (cruce de caminos), presente o pasado, la dimensión temporal es lo de menos lo relevante era el hecho en si.

Una en particular me llegó  al corazón y fue la historia de Javier Luque y de su hijo Antonio. Antonio es un chico adorable que nació sano hace 14 años y una sepsis siendo bebé le produjo unas secuelas cerebrales irreversibles. No puede hablar ni andar, ni valerse por si mismo, aunque entiende lo que le dices y reconoce a las personas, y en palabra de su padre: "Le devuelve una mirada luminosa, y una sonrisa de ángel". Desde ese momento la vida de una familia típica se da la vuelta como un calcetín, y según comenta Javier se dieron cuenta que tenían que comenzar "a jugar un partido diferente, ni mejor ni peor, simplemente diferente". Desde ese momento investiga acerca de la mejor terapia que puede recibir su hijo, y descubre que una excelente manera de "incluir" a su hijo en una vida "normal",  es a través de la estimulación multisensorial y en concreto cuando pasea en bici con su padre (en un artefacto llamado Triciclo Duet compuesto de bicicleta más silla), es como si la discapacidad de Antonio  casi desapareciera. A partir de ahí apareció el reto, realizar el Camino de Santiago francés partiendo desde Roncesvalles (800 Km en 15 días), cumplido en el verano de 2012 e involucrando a un equipo de gente igualmente admirable. ¡Menuda hazaña! Felicidades.

Una frase me impactó de su emocionante intervención: "Empecé a ver la vida desde los ojos de mi hijo". Javier es un Orador motivacional "in progress", posee lo que para sí quisieran otros grandes manejadores de la palabra, la autenticidad. Escuchar a Javier, en un principio nervioso, perdido en ocasiones , con la boca seca, realizando largas pausas, fue escuchar el mensaje de un tipo auténtico, que habla sin filtros desde el corazón. Afortunadamente no está solo, ya que posee un "equipo familiar" a la altura de las circunstancias: su mujer Carmen y su hija Cristina, que reconocen el condicionamiento vital que ha supuesto la enfermedad de Antonio… ¡a mejor!, que gran ejemplo.

Javier también se ha reinventado profesionalmente dando vida,  junto a un grupo de compañeros, a un nuevo proyecto empresarial (Librería Luque), que hereda a buen seguro el marchamo de la empresa centenaria cerrada,  más la ilusión y las ganas de cumplir otros tantos con este nuevo negocio. Trabajando con la misma pasión que con el proyecto de Discamino, el éxito está asegurado.

Javier y Antonio, Carmen y Cristina, héroes de barrio que comenzamos a conocer. Inspiración en estado puro. Arriba el Luque´s Power. BE TIM.

http://discamino.redestable.com/

https://www.youtube.com/watch?v=QTtY-5ohzUk#t=69

Etiquetas
Publicado el
8 de mayo de 2014 - 13:11 h