El efecto Barco de Buba

En realidad no es el barco de Buba es el barco de Forrest (al que bautizó con el nombre de Jenny), aunque él no lo tendría si no fuera por la promesa que le hizo a su entrañable amigo en Vietnan. La mayoría habréis adivinado que estoy hablando de la maravillosa película protagonizada por Tom Hanks, Forrest Gump. Utilizo el Efecto del Barco de Buba para explicar algunos conceptos fundamentales relacionados con el Desarrollo y Crecimiento Personal (y como ya sabéis aplicable al entorno empresarial). Este efecto abraza 4 grandes ideas:

1. Aventura: La importancia que tiene asumir nuevos retos, sin miedo, afrontándolos simplemente con el respeto que se merecen. El estar alineados con el cambio, proporciona posibilidades. Forrest acude al pueblo de Buba en el Sur de USA, para cumplir con lo que le prometió a su amigo, comprar un barco para dedicarse a pescar gambas. Nunca lo había hecho, pero poco le importaba. Empleó los 25.000 $ ganados anunciando palas de ping-pong para adquirirlo y el mismo día ya estaba con la faena. Cero excusas.

2. Disciplina: Cada día, ocurriera lo que ocurriera, hiciera frío o calor, mal o buen tiempo, el barco pesquero zarpaba en búsqueda del preciado botín. Los resultados al principio, no fueron los esperados. El primer día se pescó 5 gambas, al siguiente basura arrojada al mar, al siguiente latas de bebidas,... pero no minó la moral del protagonista.... cada día volvía a salir a faenar.

3. Trabajo En equipo: Tras un periodo de tiempo pescando en solitario, un día Forrest recibe la visita de una amigo, el Teniente Dan. No iba de paso venía para quedarse. Desde ese momento, el trabajo se afronta de forma diferente, los sinsabores se digerían mejor, en definitiva, trabajando en equipo se abren nuevos escenarios y posibilidades.

4. Flexibilidad: Los malos resultados provocaban  que las estrategias a seguir variaran continuamente (si pescabas en el mismo sitio obtenías el mismo resultado, nada). Para ello tanto Forrest como el teniente Dan basaron sus decisiones bajo distintos criterios: un día iban al  este, otros al oeste, otros dejaban fluir su intuición y tiraban de corazonadas. Lo que tenían claro es que NO repetirían lugar.

Con el efecto Barco de Buba en funcionamiento ¿que es lo que pasó? Que un acontecimiento imprevisto tuvo lugar y la zona Sureste de los Estados Unidos fue asolada por el huracán Carmen. Toda la flota de barco faeneros (que estaban resguardados en el puerto, lógicamente) fue destrozada por el huracán salvo el barco de nuestros amigos. ¿Por qué? Porque ellos estaban en el mar ...¡Pescando! y esta coyuntura fue la que no les hizo correr el mismo destino que los otros barcos. Desde ese momento la única nave que podía pescar en la zona era el de ellos. Se forraron.

Cuando se trabaja bajo el Efecto barco de Buba, los resultados son cuestión de tiempo, y aunque las circunstancias no te sean propicias en un primer momento, aunque aparezcan en el horizonte negros nubarrones, el ser fiel al mismo te mantendrá firme y enfocado con tu objetivo. Y los que no lo hagan, los veras hundirse tarde o temprano, y tú serás quién obtengas la ventaja competitiva que estabas esperando. BE TIM.

Etiquetas
Publicado el
12 de septiembre de 2014 - 13:26 h