Sobre este blog

A Desalambrar es una plataforma que lleva más de dos décadas reivindicando el tránsito libre por los caminos públicos de Córdoba y la preservación del patrimonio natural. En este blog compartirá con los lectores y amantes del senderismo las rutas que mensualmente realizan por algunos de los itinerarios más singulares.

De ruta por el Cinturón Verde

Plano de la ruta por el Cinturón Verde de Córdoba

0

Tras aplazar gustosamente la ruta prevista el día 11 de diciembre por las lluvias, finalmente el día 18 se realizó por primera vez una ruta organizada por el Cinturón Verde casi entero, desde Fátima hasta la Carretera de Palma del Río. Este Cinturón de algo más de 20 kilómetros unirá la Carretera de Palma del Río con el Campus Universitario de Rabanales por la parte norte de la capital con camino accesible a peatones, caballistas y ciclistas.

Aún hay algunos pequeños tramos intransitables. Estos fueron sustituidos en la ruta por tramos que están abiertos y que se recorren habitualmente sin problemas.

Primero es necesario explicar la génesis del Cinturón Verde. Según la Ley de Vías Pecuarias, cuando hay tramos de vías pecuarias que se convierten en urbanos, dejando por tanto de ser vías pecuarias, estos deben compensarse con otros trazados que aseguren la continuidad del recorrido de las vías pecuarias. En Córdoba, en el PGOU de 2001 se preveía la urbanización de distintos barrios que afectaban a vías pecuarias, eliminándolas. Por ejemplo, en el Brillante se han perdido varios kilómetros de las Veredas del Pretorio y del Villar, pero igualmente en la zona de Arroyo del Moro con la Vereda de Trassierra, y otras. Es decir, que el Ayuntamiento estaba obligado a prever un trazado que compensara estas vías pecuarias y así lo hizo, teniéndose que expropiar el trazado de esta vía que rodea la ciudad por el norte. Tras mucho retraso, primero porque el dinero debía llegar de esos planes urbanísticos que debían hacerse realidad, y después porque las expropiaciones tuvieron que hacer frente a recursos por propietarios que discutían el precio al que se pagaban, por fin se consiguió expropiar la totalidad del terreno.

Una vez conseguido el terreno, este pasó del Ayuntamiento a la Junta de Andalucía, que en los últimos meses ha actuado en los tramos más al oeste del cinturón, haciendo caminos bien acondicionados, aunque con mayor o menor fortuna. Queda el resto del trazado, dividido en dos fases, que según la Junta se prevén que se complete la primera, que irá desde Las Ermitas hasta La Palomera en este año, y la segunda, desde La Palomera al final, el siguiente.

Desde la Plataforma A Desalambrar y otros colectivos ciclistas, senderistas y ecologistas estamos en permanente diálogo, no siempre acuerdo, con la Junta, para que el cinturón quede transitable, pero también que sea un espacio natural y las actuaciones lo más discretas posible.

Entendemos que mientras que se realizan las obras, que en realidad no se sabe lo que tardará, porque son complicadas, los cordobeses ya debemos poder disfrutar de un trazado que se ha pagado con dinero público, y que no olvidemos, no es un regalo de las administraciones públicas, sino que viene a sustituir a otras vías pecuarias que esas mismas administraciones han eliminado.

Caminando tras las lluvias

Como decíamos el recorrido se inicia desde Fátima. Unos cuarenta de amantes de los caminos públicos iniciamos con ilusión y algo de incertidumbre nuestra ruta. Ilusión porque las ganas de senderear eran evidentes tras dos semanas en que las benditas y esperadas lluvias nos habían impedido realizar como viene siendo habitual la ruta en el primer fin de semana de mes, pero que no dejaron un terreno tierno y verde que nos hicieron disfrutar de un domingo fantástico para andar por el campo. Con incertidumbre porque éramos conscientes de las dificultades que podríamos encontrarnos por la falta de definición del trazado, los importantes desniveles y falta de caminos transitables que en algunos puntos requerirá de importantes trabajos de ingeniería.

Cruzando el arroyo Pedroches por el puentecito romano de Fátima, nos dirigimos hacia terrenos de la Campiñuela. A la altura de la conocida popularmente “perrera”, abandonamos las señales amarillas del Camino Mozárabe que nos han acompañado desde Fátima y viramos hacia el oeste para pasar por debajo de la N-432 en la Cuesta de Pedroches para buscar el Puente que cruza el arroyo a la altura del Club Mirabueno, frente a AUCORSA. Es a partir de aquí donde el camino se pone complicado pues hay que subir por terrenos del Majanillo hasta la cinta transportadora de la Cementera con fuertes rampas y senderos poco asentados. Una vez salvado el desnivel y cruzando el cerro de Casitas Blancas, buscamos la antigua vía de Almorchón, y la abandonaremos a la altura de la antigua estación de Mirabueno. Por esta zona del Cinturón disfrutamos del sol de diciembre, aunque la falta de sombras no aconsejará esta parte de la ruta en periodos más calurosos.

Ya en terrenos de La Palomera, pasamos por delante del Maimón hasta la entrada del cortijo Palomera Baja y transitamos por el margen izquierdo del Arroyo de la Palomera, que gracias a las cuantiosas lluvias vuelve a retomar su sinfonía de agua corriendo y las impagables galerías de acebuches, alisos, almeces y álamos que pueblan su ribera. El momento del día fue sin duda el descubrir como la cascada del arroyo volvía a sus buenos tiempos que ya casi todos habíamos olvidado y que nos llenó el corazón de alegría.

Abandonamos el arroyo a la altura del Camino de Carros de Santo Domingo a las Salesas y salvando de nuevo un buen desnivel nos dirigimos hacia el camino de la Viñuela Baja, pasando por arriba del cortijo (con amenazas, gritos e improperios incluidos por parte de la propiedad) y salimos al cruce de las carreteras de Santo Domingo y la del 14%. Aquí está el tramo más largo en que el recorrido que hacemos no coincide con el del Cinturón Verde, que seguiría paralelo a la carretera, por un trazado ahora mismo intransitable. En lugar de hacer eso giramos al sur por el Jardinito y la finca de Los Morales, atravesando de nuevo frondosas galerías que animan nuestra vista. Llegados a la carretera del Hospital, tomamos la vereda del Villar que cruza, camino del arroyo de San Cristóbal que cruzamos por el puente de la alcubilla de Antas, buscando la Cuesta de la Traición.

A partir de aquí está el tramo más complicado, que discurre por encima del Colegio La Aduana. Este tramo lo desbrozamos la Plataforma A Desalambrar con autorización de la Junta de Andalucía, para que se pudiera recorrer mientras que se ejecuta la obra del Cinturón Verde, pero aún está algo complicado, por lo que todavía es poco conocido. Con algo de esfuerzo los caminantes quedaron contentos de las vistas y el ambiente de esta parte.

Proseguimos nuestro paseo por el Cinturón Verde hacia la zona de las Ermitas, entrando ya de lleno en los tramos donde ya ha actuado la Junta facilitando el paso en algunos tramos con escaleras y barandillas, sobre lo que hay distintas opiniones. Es en esta zona de las Ermitas dónde decidimos parar para comer unos bocadillos con las vistas de Córdoba al fondo. Habíamos salido sobre las 9 de la mañana, y andado/trepado en algunos sitios un tanto escabrosos, unos 10 kms. Hasta aquí prácticamente todo subida y ahora nos tocaba hacer la parte más cómoda otros 10 kms. ya de bajada y llano por un comodísimo y recién estrenado cinturón verde. Distintas opiniones sobre la idoneidad y alcance de las obras que se estaban haciendo en el nuevo y flamante sendero animaron la última parte del recorrido. Un punto de acuerdo común era que esta reforma iba a facilitar y animar a más gente a subir a la sierra. Bajamos por la cuesta del Reventón encontrándonos con numerosos senderistas que habían salido a disfrutar de la sierra y ya llaneando llegamos al canal del Guadamellato y barriada de las Palmeras, donde finalizó nuestra ruta junto al merendero recientemente habilitado en una magnífica iniciativa de la Universidad de Córdoba junto a colectivos sociales y los vecinos del barrio.

Se puede consultar la ruta y descargarla en este enlace de wikiloc.

Sobre este blog

A Desalambrar es una plataforma que lleva más de dos décadas reivindicando el tránsito libre por los caminos públicos de Córdoba y la preservación del patrimonio natural. En este blog compartirá con los lectores y amantes del senderismo las rutas que mensualmente realizan por algunos de los itinerarios más singulares.

Autores

Etiquetas
stats