Toril y el sueño de Los Abetos

El campus del entrenador cordobés propicia un ilusionante contacto entre los niños y Jesé Rodríguez, estrella del Real Madrid

Sólo quienes han jugado al fútbol de niños saben el impacto que puede tener en una vocación deportiva el contacto con un ídolo. Una palabra de ánimo, un juego compartido, una confidencia... El efecto del ejemplo de un jugador profesional en contacto con los que están empezando puede ser impagable. Quizá dentro de los más de ciento veinte niños que intervinieron en el II Campus de Alberto Toril se despertara -o se multiplicara- una pasión por el balón. Tanto el impulsor de esta actividad, el ex jugador profesional y ex técnico del Real Madrid Castilla, Alberto Toril, como Antonio Galán, coordinador y una de las personalidades de referencia en el trabajo de la cantera en Córdoba, lo saben muy bien. Por eso sonreían cuando una nube de infantes se arremolinaba en torno a Jesé Rodríguez, estrella del Real Madrid, un chaval joven que representa para todos la clásica historia de sacrificio de los productos de la cantera: el punta canario, criado desde su juventud en la cantera blanca, alcanzó el primer equipo y protagonizó sobresalientes actuaciones en Primera División y en la última edición de la Liga de Campeones. Ahora, en plena recuperación de una grave lesión, piensa en la próxima campaña y en su progresión en las filas del vigente campeón de Europa. De eso y de muchas cosas más habló Jesé a los niños en las instalaciones deportivas del Hotel Los Abetos.

La presencia de Jesé fue uno de los momentos estelares de la segunda edición del campus de Toril, en el que 14 monitores tuvieron a su cargo a un grupo de 122 chavales de edades comprendidas entre los 6 y los 17 años. El extremo madridista, que se lesionó en un partido de Champions League frente al Schalke 04, se mostró cariñoso y participativo con todos en una jornada para el recuerdo de los chicos y también de numerosos familiares, que acudieron para ver de cerca a uno de los talentos emergentes del fútbol español y a conseguir el típico testimonio con fotos y autógrafos. La presencia de jugadores del Real Madrid ha sido una constante desde la creación de este campus, que ya el año pasado tuvo las visitas de Morata y Carvajal. En esta ocasión, además de Jesé, acudieron los madridistas Nacho, Álvaro Medrán y Quini, éste último fichado recientemente por el Rayo Vallecano. Tambien estuvieron el cordobés Juan Fuentes, actualmente en las filas del RCD Espanyol, y varios ex jugadores del Córdoba como el meta Sebas, Rafa Navarro y Rafa Fernández, junto a cordobeses de otros equipos como José Cruz, del Real Jaén, entre otros.

Durante cuatro días, alternando las sesiones de entrenamiento en el campo de El Naranjo y en los de Los Abetos, los chavales pudieron pulir su técnica y conocer a muchos profesionales que les aconsejaron sobre el deporte que les apasiona. Al frente del campus, Alberto Toril pudo recuperar sensaciones perdidas de su formación en la cantera cordobesa, donde destacó en las filas del Séneca antes de marcharse como cadete al Real Madrid, donde terminó su formación y abrió una carrera que le llevó a varios equipos de Primera y Segunda y al mundo de los banquillos. El cordobés, natural de Peñarroya, logró títulos con la cantera blanca y ascendió al filial a Segunda, logrando la permanencia el primer año. Ahora, tras una etapa afincado en Inglaterra para mejorar el idioma y estudiar distintos aspectos del fútbol británico, aguarda un nuevo destino.

Etiquetas
Publicado el
6 de julio de 2014 - 14:31 h
stats