La fuerza de un clásico y la salud de hierro de su cantera

El Córdoba Balonmano afronta la presente temporada cargado de ilusiones y altas metas en sus categorías inferiores, acostumbradas ya al triunfo

Desde su fundación hasta nuestros días, y ya han transcurrido más de 30 años, la apuesta del Córdoba Balonmano por la cantera ha sido más que una parte más de su estructura una base fundamental de un proyecto que goza de una salud de hierro. No en vano, la presente temporada se presenta con elevados objetivos, que en poco o nada se alejan de los que ya tuvo la pasada campaña. La entidad granate ha logrado la supremacía en el balonmano base cordobés, cuyo mantenimiento será una de las metas para el actual curso deportivo. Por si fuera poco, a nivel autonómico el club volverá a luchar en todas las categorías para poder estar en las fases finales, algo por otro lado habitual en la última década. Todo esto sin descartar que se pueda sumar algún que otro entorchado más al prolífico palmarés con que ya cuenta.

Como todas las temporadas, el Córdoba Balonmano vuelve a presentar en la actual dos equipos por categoría, lo que reafirma la buena salud de su cantera, que además buscará éxitos por doquier. En lo que respecta a los juveniles, el Cajasur compertirá en la difícil y exigente Liga Andaluza. El conjunto adiestrado por Jesús Escribano luchará previsiblemente con otro equipo de la provincia, el Ángel Ximénez de Puente Genil, y con el Puertosol de Málaga por alzarse con el título. Precisamente en las dos jornadas disputadas de este campeonato, los granates vencieron a los segundos y cayeron en casa ante los primeros, si bien las diferencias son mínimas. En cuanto al equipo de primer año, el Dafisa dirigido por Carlos León, peleará en la Provincial con escuadras de superior edad, pero con el objetivo de pugnar por el título igualmente.

En categoría cadete, el Cajasur presenta un potente equipo con la generación del 98 y varios miembros de la del 99, cuartos de España en infantiles la pasada campaña. Bajo la dirección de Antonio Reyes buscarán el campeonato provincial, que puede caer casi con total seguridad en sus manos, y pelearán por el título andaluz. Incluso, en el club se sueña con una buena actuación en el nacional, siempre en función de la posición en el autonómico. Por su parte, el resto de jugadores del 99, a las órdenes de Padilla, componen el Dafisa, que tiene como meta aprender esta campaña y foguearse para dar el do de pecho la próxima.

Algo similar ocurrirá en infantiles. Carlos Rodríguez maneja un Cajasur que tiene muchas papeletas para ser campeón provincial y que buscará quedar lo mejor posible a nivel andaluz. En estas categorías más bajas, sin olvidar los resultados deportivos, la intención de la entidad es hacer hincapié en la asimilación de conceptos para el futuro. Nicolás Castillo y David Estepa, por su parte, dirigen al Dafisa de primer año con la consigna de quedar lo más alto posible en una liga en que compiten en desventaja de edad y física.

Por último, pero no menos importante, en benjamines, tanto el Cunext de Carlos Trigo como el Dafisa de Dani del Rosal tienen el objetivo de enseñar y formar a sus pequeños pupilos en los que son sus primeros contactos con la competición federada. Los de Trigo, con todo, cuentan con opciones de ser campeones provinciales, título que se disputarán con el equipo del Ángel Ximénez de Puente Genil. La llegada a la presidencia de la entidad granate el pasado julio de Martín del Rosal no sólo no ha cambiado el proyecto de cantera del Córdoba Balonmano sino todo lo contrario. Todo el trabajo del club ya se ha visto reflejado en la primera concentración de la andaluza en juveniles y cadetes de cara al nacional de selecciones autonómicas, para el que este clásico del deporte cordobés ha sido el que más jugadores a aportado, con nueve en total.

Etiquetas
Publicado el
5 de noviembre de 2013 - 09:00 h