Despido

Estimada señorita:

Me atrevo a escribirle estas líneas con la intención de trasladarle mi preocupación por su deficiente rendimiento en los últimos meses. No quisiera que me malinterpretara, por eso llevo semanas buscando la mejor forma de hacerle llegar esta inquietud.

He optado por la escritura para evitar la inmediatez de la conversación en la que a veces las ideas pueden perderse entre preguntas y respuestas que desvían el asunto según la reacción del interlocutor. En este caso, usted. No sería la primera vez en la que tratara de trasladarse una petición y en la que usted lograse hacer todo lo contrario convenciéndome gracias a sus impecables argumentaciones. Verdaderamente tiene usted una extraordinaria capacidad para desviar los asuntos importantes y centrar las discusiones en los temas que le interesan.

Sin embargo, el descenso de su productividad en la agencia me obligan a mandarle este primer aviso. Si no modifica usted su actitud tendrá que abandonarnos. Hecho que no deseo en absoluto.

Me gustaría que reflexionara usted seriamente sobre los motivos que la han llevado a esta situación. Cuando se incorporó usted a nuestro equipo era una de nuestras grandes promesas. Su capacidad de trabajo logró sorprendernos gratamente. Así se lo hice saber en el transcurso de la cena que celebramos hace ya seis meses cuando estuvimos conversando mientras el resto de compañeros bailaba.

Fue justo al terminar el discurso del director general ¿recuerda? Me acerqué a su mesa y la invité a compartir un café y después un par de copas. Deseaba tanto mostrarle mi admiración. Sujeté su mano y fije mis ojos en su mirada. Vi en ella esa ambición que tanto me gusta. Entonces ocurrió aquello y usted confundió mis intenciones. Aunque ya lo he olvidado fue usted injusta cuando amenazó con acudir al delegado de personal.

Es una verdadera lástima que medio año después de aquella charla en la que le anuncié su más que probable ascenso deba escribir estas líneas. Espero sinceramente que cambie usted de actitud y mejore sus resultados. Así podremos celebrarlo y brindar juntas por ello en la próxima convención anual.

Reciba un cordial saludo.

La Jefa de servicio

Etiquetas
Publicado el
11 de enero de 2014 - 11:36 h