Tres euros por kilo

Tal y como se preveía, la campaña 2012-2013 de comercialización del aceite de oliva se presenta corta y complicada en cuanto a los precios, cuando ya prácticamente está finalizando. Ya se están realizando operaciones que alcanzan los tres euros por kilo por aceite de oliva virgen extra. Sería interesante por beneficio del propio sector productor que los precios se estabilizaran en un nivel adecuado y no continuasen subiendo. Porque lo que tampoco es de recibo son los precios ruinosos que el sector ha tenido en las últimas tres campañas, en las que ha perdido rentabilidad.

Esta estabilización en los precios permitiría seguir avanzando en las exportaciones y consolidando una serie de nuevos consumidores que se están consiguiendo en una serie de países nuevos para este producto. Hay que ser inteligente para no perder a estos nuevos mercados que comienzan a consolidarse.

Volviendo a las exportaciones, han supuesto en la campaña pasada el 60% de las salidas de aceite y continúan en aumento, por lo que nos hacen suponer que por fin la labor de las campañas de promoción que está llevando a cabo la Interprofesional del Aceite de Oliva Español están dando sus frutos y siguen creciendo esas exportaciones, en un escenario de profunda crisis económica, que nos atenaza.

Lo que sí es evidente es que los precios que se consiguen, cuando puedes llegar al comercio exterior, son más interesantes que los que hay en los mercados interiores, que por otra parte es la asignatura pendiente del sector, por no aumentar el consumo. Desgraciadamente aquí siguen proliferando las marcas blancas de la gran distribución, que cada día más desplazan a las marcas de fabricante.

Como contrapartida hay que destacar, por supuesto, la importancia del consumo de aceite de oliva virgen extra, por los beneficios para nuestra salud. No quiero dejar de comentar el estudio que se ha conocido de expertos del Hospital Clinic de Barcelona, quienes afirman que un  consumo elevado de alimentos ricos en polifenoles (como el aceite virgen extra) mejora la función cognitiva. Y previenen enfermedades neurodegenerativas, como por ejemplo el alzhéimer. Es importante tanto para la salud cardiovascular como para la cerebral generalizar el uso del virgen extra.

Los investigadores, han sometido a los participantes a una serie de pruebas y lo novedoso es que ha podido establecer variables sobre qué parte de la función cognitiva potencia cada alimento, según destaca el jefe de la Unidad de Lípidos del Clinic. Bueno, pues si este consumo mejora nuestra memoria verbal, yo creo que podemos pagar un poquito más por el aceite de oliva virgen extra.  Indudablemente que nuestra salud lo va a agradecer.

Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2013 - 07:00 h
stats