Javier González Calvo: “El fútbol nos pondrá a cada uno en su sitio”

Javier González Calvo, Consejero Delegado del Córdoba CF | ÁLEX GALLEGOS

El cielo está plomizo. Refresca pero no demasiado. Un grupo de niños y niñas forma algarabía junto a uno de los muros de la Mezquita Catedral. Por lo demás, la calle está tranquila. No son muchos los turistas que curiosean. Es normal, es la hora del café. O casi del almuerzo tardío. Faltan unos minutos para las cuatro de la tarde. Se produce un compás de espera y aparece un ligero nerviosismo. El protagonista, que no es sólo de la entrevista sino de los últimos días en la ciudad, se retrasa. Tras alguna ojeada al horizonte, en él se divisa ya su figura. Baja de un taxi en Torrijos y camina con paso firme, lo que en cierto modo refleja su llegada a Córdoba. Porque Javier González Calvo tiene claro que el futuro del Córdoba Club de Fútbol pasa por la propuesta que él representa.

Licenciado en Derecho, Javier González Calvo es socio director en Madrid de Crowe, despacho de asesoría internacional. O era, porque desde el jueves 5 de diciembre es el nuevo consejero delegado del Córdoba Club de Fútbol. Su recién estrenado cargo lo ejerce como hombre fuerte en España de Infinity, un grupo con capital de Baréin tras el que está la familia real de dicho país. La idea que uno pueda tener desde fuera es que comienza una etapa en la entidad donde el dinero sobre pero él llama a la calma. Los derroches no conducen al triunfo. Él éxito es más alcanzable desde el trabajo. Ésa es la premisa fundamental del abogado, con experiencia amplia en operaciones con calado internacional.

Natural de Almendralejo, ahora debe acostumbrarse a vivir a caballo entre Córdoba, su nuevo hogar, y Madrid, el que lo ha sido desde hace años hasta ahora. En principio disfruta con el cambio, tanto como con el reto que afronta tras un proceso pionero en el fútbol español y no exento de polémica. El ruido no le afecta y prefiere destacar los gestos de acogida. Y estos últimos no son pocos pues incluso mientras posa para esta entrevista recibe el ánimo de una pareja de aficionados. Son los segundos anteriores a un encuentro que tiene lugar (el jueves 12 de diciembre) sólo unas horas después de reunirse con el alcalde y tras un almuerzo importante. Tras la conversación tiene otra cita de interés. Así es la agenda del consejero delegado de un club en reconstrucción.

PREGUNTA. De dirigir un despacho de una compañía internacional a, de repente, ser consejero delegado de un club de fútbol. ¿Cómo es ese cambio?

RESPUESTA. Bueno, es un cambio sobre todo no profesional, sino más personal porque me vengo a vivir a una ciudad diferente. Profesionalmente hablando, yo entiendo esto como una empresa que me va a exigir lo mismo que cualquier otro tipo de empresa. La única diferencia que hay es que estamos dentro del mundo del fútbol y por suerte o por desgracia dependemos de que entre un balón en una portería o no. Pero el resto para mí no es ningún cambio. Mi profesión es ésta, es dirigir equipos, dirigir personas que estén cómodas y motivadas y que den lo mejor de ellos. Vengo a hacer exactamente lo mismo. Por lo tanto, para mí profesionalmente hablando no hay una diferencia importante, guardando las distancias siempre en cada una de las empresas en las que he venido trabajando.

"Lo que más me preocupaba era hacer una transición ordenada"

P. Pensó alguna vez que un día acabaría al frente de una entidad deportiva.

R. Hace tiempo que vengo trabajando para el mundo del deporte. Pero que iba a dirigir una entidad deportiva y sobre todo una entidad deportiva histórica como es el Córdoba Club de Fútbol, pues por mucho que sueñes y te levantes por la mañana pensando que te gusta mucho el fútbol y que te gustaría hacer esto, pues tengo que serte sincero: en la vida se me ha pasado por la cabeza, ni hace seis meses de que iba a estar aquí con vosotros. Para mí es un placer haber llegado. Sí es cierto que siempre me ha gustado mucho el deporte. Desde que inaugure mi despacho en Madrid he invertido mucho en Derecho Deportivo. Hoy en día algo bueno habremos hecho para acabar donde donde hemos acabado, que es en esta institución tan histórica, tan importante y una ciudad como Córdoba, que es una maravilla vivir en ella.

P. Respóndame con sinceridad. ¿Qué le mueve a afrontar este reto? Porque ya no es sólo representar a Infinity a través de Crowe, sino también tener una responsabilidad dentro del club.

R. Siempre es un reto profesional. Cuando tú decides en tu vida dedicarte a una determinada cosa, en este caso yo decidí estudiar oposiciones para notario y en un momento determinado no conseguía aprobarlas, pues siempre piensas en qué quieres ser en tu vida. Siempre decidí formarme bien como abogado. También tengo una parte financiera donde poder apoyarme. A partir de ahí fui trabajando en diferentes empresas, muy ligadas siempre al mundo jurídico. Decidí fundar mi propio despacho en un momento determinado. Mi despacho rueda solo, mis socios son estupendos y pueden estar trabajando en él. Se abrió esta posibilidad en un momento determinado, hace muy poco, es muy reciente. Y qué mejor oportunidad que dedicarte a lo que sabes y además con algo que te gusta, que es el deporte.

P. Sin embargo, lo cierto es que coge un club en una situación realmente complicada. ¿Eso no ha sido en ningún momento para un factor que jugara en contra?

R. Bueno, es una una situación complicada socialmente. Había una desconfianza en el club importante, que era una de las cosas que más nos preocupaba a nosotros. Y si te refieres a la económica, pues gracias a Dios las personas con la con las que venimos ese sustento nos lo pueden dar. Por lo tanto, lo que más preocupaba era hacer una transición ordenada, hacer algo con lo que jurídicamente estuviéramos todos tranquilos, y posteriormente realmente miedo a todo esto no había porque sé de la capacidad de trabajo que tiene mi equipo. He podido conocer la capacidad de trabajo que tienen las personas que trabajan en el Córdoba Club de Fútbol y aunque es un reto muy responsable, por decirlo de alguna manera, es un muy bonito para todos y no hay que tener miedo a nada. Afrontamos un presente estupendo y creo que el futuro será todavía mejor. Estamos bastante tranquilos. Si miras las caras de las personas que trabajan en el club en los últimos días están todos satisfechos, no de que nosotros hayamos entrado, sino del trabajo que ellos están haciendo. Teniendo a las personas contentas y satisfechas no puedes tener miedo a dirigir un club como éste.

"La intención es que la gente vea el fútbol y no piense en nada más"

P. ¿Afronta la aventura con más ilusión o responsabilidad? Por ejemplo, ahora cuando le han saludado en la calle, no sé si eso le genera más ilusión o presión.

R. Pues yo creo que va unida una cosa a la otra. Si no estuviera ilusionado por estar aquí no hubiera aceptado este cargo. Y después el cargo es de responsabilidad. Estamos hablando de que trabajo para más de 100 personas. Todas esas personas tienen su trabajo y después sus familias. Yo siempre se lo estoy diciendo a la gente del club. Aquí lo profesional es muy importante, pero también hay que atender mucho a lo personal. Para mí hay más responsabilidad en eso que en lo profesional. Después, lo profesional viene solo y habrá que exigirle a cada uno lo que le corresponda porque si no, no seríamos una empresa. Cada uno dentro de su área tiene que tener su propio objetivo, pero no porque el club se lo ponga o la empresa, sino por él mismo. Una vez que puedes juntar todo esto, creo que es bastante sencillo. Sin ilusión y sin responsabilidad a la misma vez, pues no podría conllevar un cargo como el que represento ahora mismo. Yo me levanto todas las mañanas súper ilusionado. Ya estoy acostumbrado a este trabajo y siempre intento llevar una sonrisa en la cara, por mucho que por dentro esté algo fastidiado. Cuando tú representas a un club, a las personas que trabajan en él, el primero que tiene que estar con una sonrisa en la cara, por muy mal que vayan las cosas, es el que está arriba y el que los representa. Por eso la ilusión para mí es máxima.

P. Hablando de ilusión. ¿Cómo se genera en una afición que está desolada tras los últimos años?

R. Bueno, es difícil. Dentro de cada aficionado hay una persona. Seguramente a unos les ilusiona una cosa y a otros otra. Yo lo único que le puedo decir es que nosotros, como le he dicho también a la plantilla del Córdoba, hemos venido a trabajar, somos profesionales, somos compañeros de los que ya están trabajando y con la ilusión que tenemos y el trabajo que ya hemos venido realizando en otros sitios, creemos que podremos llegar a ilusionarles. Seguro que futbolísticamente no, que es lo que todos quieren. Pero quiero que veamos un club tranquilo, en el que los aficionados vengan los domingos a ver el partido de fútbol, que acompañen también al resto del equipo. Tenemos una cantera que lo ha pasado realmente mal y necesita ayuda, no sólo por nuestra parte, que ya se la daremos, pero también de parte de los aficionados, que vayan a verlos, que los apoyen. El mismo caso del fútbol femenino. Que vayan a verlas, que además son chicas estupendas. El otro día fui la Ciudad Deportiva y había bastante gente. Pero la intención que tenemos es que la gente venga el domingo a ver fútbol y que no piense en nada más, y que vea a su equipo, lo apoye y del resto que se olvide.

P. Hablemos del nuevo propietario del Córdoba. ¿Qué lleva a inversores de Baréin a fijarse en un club que está en Segunda B y en una situación crítica?

R. Yo creo que lo de segunda B es algo excepcional. Esta ciudad por historia, por categoría como ciudad, tiene un club de Segunda B por las circunstancias que se han podido dar, pero no es este su sitio. Habrá que pasar esa travesía del desierto que tenemos que pasar. Córdoba tendrá que estar realmente en el sitio que se merece. Estos señores no vienen con un proyecto a corto plazo, ni siquiera a medio. Que esté en Segunda B no es que no les importe, claro, ojalá lo hubieran podido coger en otra categoría, pero la situación es la que es. Ellos quisieron entrar en un club de Andalucía. Tenían muy claro que tendría que ser Córdoba, por la historia que tiene como ciudad, por lo que es un club de fútbol con 65 años de historia, con una masa social muy importante. Está en una situación excelente por su comunicación con Sevilla, Málaga, Madrid... Para ellos viajar a la ciudad también les suponía una facilidad. Y sobre todo por lo que es el Córdoba Club de Fútbol. Cuando me puse a estudiar el Córdoba, te coges sus 65 años de historia y  todo lo que ha ido pasando, ves que eso es lo que puede motivar una persona a invertir. Y que haya 11.171 abonados en un equipo de Segunda B... En Segunda seguramente haya cuatro o cinco clubes con más abonados. E incluso hay más que tienen algunos clubes de Primera. Por lo tanto, se sienten muy a gusto con la inversión que están haciendo.

"Córdoba tiene un club de Segunda B por las circunstancias, pero no es su sitio"

P. Habla de que tenían interés con que fuera una ciudad andaluza y Córdoba especialmente. La ciudad tiene un vínculo directo, histórico, con el mundo árabe. ¿Esa circunstancia ha jugado a favor?

R. No creo que sea por eso. Ellos son personas que conocen el sur de España. Muchos de ellos veranean en Marbella. Podrían haber elegido el Málaga. Podrían haber elegido el propio Marbella. Podrían haber elegido otras ciudades. Pero realmente Córdoba tiene algo. Es una ciudad que empresarialmente tiene buenos empresarios, pero yo creo que se puede hacer mucho más por ellos. En otras ciudades de Andalucía ya están con una industria mucho mayor. Y ellos aquí también pueden hacer algo por estas personas. Creo que por eso se fijan. En ningún momento, incluso estando aquí, que han venido, hemos hablado de la descendente anterior árabe. Ni mucho menos. Hombre que esté la Mezquita aquí es significativo. Pero recordemos que se llama Mezquita Catedral. No creo que tenga ninguna motivación el hecho de que hayan elegido Córdoba.

P. Precisamente, ¿temen o teme que por la situación que se vive hoy en día pueda existir un desencuentro de tipo sociocultural?.

R. No lo creo. Es más. Desde que nosotros estamos aquí, desde el pasado jueves, yo creo que no ha habido noche en la que no me hayan invitado instituciones a un acto. Si hubiera algún problema con ello no me tendrían presente a la hora de invitarme cualquier acto de cualquier institución de Córdoba. Pero es que además estamos hablando de fútbol y no mezclemos ciertas cosas que aquí no tienen nada que ver. Son señores, como ya ha dicho, con la suficiente formación como para separar una cosa de otras y ahora nos vamos a fijar en lo que es el Córdoba Club de Fútbol, vamos a sacarlo adelante. Vamos a intentar que el período inicial sea lo más tranquilo posible para que todos vean que todo se ha tranquilizado, que se ha estabilizado. Y a partir de ahora empezar a crecer. Que se hable de si somos árabes, cristianos, musulmanes... Aparte de que esto es Córdoba. Todos conocemos ciudades del mundo como Madrid, Londres o Berlín donde las mezclas culturales son lo que hacen grandes a esas ciudades.

P. Vayamos al tema futbolístico. ¿Cuál es la hoja de ruta?

R. Ya lo he dicho en alguna otra ocasión. Nuestra primera hoja de ruta era tranquilizar a las personas, decirles que estamos aquí, que vamos a estar con ellos. Ahora vamos a hacer un plan estratégico que a mí ya me han establecido y que tengo que poner en marcha. Y bueno, en un plazo de quince o veinte días, antes de que termine el año, lo tengo que tener hecho. Parto de contar con todo lo que hay. Hemos dicho que vamos a invertir mucho en formación, pero todo eso será en un medio plazo, porque los tiempos son los que son. Ahora tenemos a la primera plantilla que es donde haremos los esfuerzos necesarios para pegarle un empujoncito si los técnicos lo piden. Nos vamos a poner a trabajar en esa cantera que tenemos tan dejada. Sabemos todos que el segundo equipo esta último de la clasificación, si no me equivoco, y eso tiene que cambiar. El Córdoba no se puede permitir eso. Empezaremos a trabajar en todos los equipos, ver cómo está cada uno de ellos, intentar aportarle algo más de lo que ya tienen. Y que el fútbol nos ponga donde nos toque. Yo pienso en un proyecto a medio plazo pensando más en la temporada siguiente que en ésta. Ahora lo que tendremos que hacer es poner retoques y parches entre comillas para que todo vaya bien. Más el aspecto institucional, que es a lo que me tengo que que dedicar ahora, y establecer todos los medios jurídicos y financieros para que el club esté tranquilo. A medio y largo plazo tenemos que crear ese proyecto de formación que estamos hablando. En cuanto a los equipos que tenemos compitiendo a día de hoy, pues darle la tranquilidad necesaria poniendo esos retoques a muy corto plazo.

"En ningún momento hemos hablado de la descendente anterior árabe de Córdoba"

P. Insisten mucho en la cantera, que no ha pasado por muy buenos momentos en los últimos año. ¿Qué qué línea tienen preestablecida?

R. Nosotros ya hemos estado hablando con el director deportivo, el secretario técnico y con las personas que están llevando ahora mismo la cantera. De manera inmediata hemos visto cuáles son las deficiencias y esas deficiencias se solucionarán a partir del mes de enero. Seguramente alguna persona se incorporará con nosotros, gente que conoce muy bien el fútbol andaluz, tanto de cantera, institutos, preparadores de esos institutos, escuelas de diferentes ciudades. Siempre dentro de unos parámetros que podamos conseguir y que estas personas estén tranquilas. Ha habido problemas con sus casas donde han estado viviendo, en la residencia donde han estado viviendo... Primero vamos a intentar que esas viviendas estén en condiciones como para poder traer a gente. Desde ya vamos a empezar a traer personas para que nos hagan un proyecto de cantera desde el inicio. Creo, por lo que he podido escuchar a los técnicos que llevan ya tiempo en el Córdoba Club de Fútbol, que esto ya existió. En su momento el Córdoba era un sitio donde a la gente joven le gustaba venir y hacer carrera. Vamos a intentar que eso vuelva. Sabemos que no es un tema fácil ni a corto plazo, pero vamos a poner los medios ya de inmediato para que todo vuelva a ser lo que era y podamos presumir de que la cantera del Córdoba sea la que fue, y la que será.

P. Sería importante tener una ciudad deportiva en condiciones.

R. Ojalá pudiera empezar mañana unas obras en la ciudad deportiva que tenemos. Los que sois de aquí sabéis perfectamente cuál es la situación jurídica de la Ciudad Deportiva actual y por lo tanto tenemos que andar con cuidado porque hay que cumplir todos los requisitos legales, que no nos vayamos a meter en un problema con todo lo que hemos tenido. Entonces, en lo que he quedado esta mañana con el Ayuntamiento es que me diga qué es lo que se puede hacer. Si se puede empezar una obra porque tengamos la licencia, fantástico, pero sabemos que estamos fuera de ordenación. Que no hay licencia, pues dígame usted cómo podemos poner otro tipo de de servicios para que puedan trabajar tanto técnicos como deportistas en esa ciudad deportiva durante el tiempo que necesitamos para poder hacer otra. Ya nos han dado tres o cuatro situaciones donde se pueden ceder unos terrenos. Vamos a trabajarlos, pero esto lleva tiempo. Por lo tanto, ahora la primera inversión hasta donde podamos hacer, no porque no queramos hacer, porque tiene limitaciones legales, es para hacerlo rápidamente y que haya agua caliente al menos, que los árbitros y árbitras puedan tener seguridad física en primer lugar, para que no haya problemas como nos ha pasado en este último fin de semana. Y que tengamos unas instalaciones acordes a la institución que es el Córdoba.

P. En cuanto al proyecto global, ¿qué perspectiva a medio y largo plazo tienen? Ha insistido en esa idea de "hasta donde el fútbol nos lleve", pero entiendo que no se viene a un club para no llegar lo más alto posible.

R. Desde luego. Me preguntaban si sueño con un Córdoba en Segunda o en Primera. Claro que sueño. Desde el minuto uno que empezó el partido del domingo pasado en El Arcángel ya estaba pensando que acabara el partido, que ganáramos, que ya tendríamos tres puntos más y nos acercaríamos más a la promoción. Imagínate lo que tenemos en la cabeza. Yo hablo por mí , pero represento a unas personas que son los dueños de todo. ¿A quién no le gustaría ver rápido al club en Segunda? Pero también seamos conscientes de que esto es fútbol. Estamos hablando de una competición de ochenta equipos para subir cuatro y que es complicado. Vamos a poner los medios para que pueda hacerse de manera inmediata. Pero también es cierto que hemos cogido a un club a mitad de temporada y no es tan mala posición. Creo que con gente muy ilusionada, con gente muy válida, con preparadores estupendos, lo que tengamos que hacer lo haremos. Que después el fútbol, como tú bien has dicho, no lleve a donde no llegue... Aquí el que manda es el fútbol. Hay clubse que se han gastado millones y millones y millones, te pongo el ejemplo del París Saint-Germain, ¿cuánto lleva y no han pasado de cuartos en Champions? No es nuestro proyecto invertir, invertir, invertir, invertir. Es un proyecto estable en el que haremos lo que sea necesario para que tengamos un equipo potente para poder competir, pero sin hacer ningún tipo de derroche. Creo que haciendo las cosas bien, el fútbol nos llevará a donde todos soñamos y todos queremos. Para mí lo principal en estos primeros seis meses, siete meses, es estabilizarlo, que esté tranquilo, que tengamos un proyecto en el que todos creamos. No sólo los que trabajamos aquí, sino vosotros mismos. Que os apetezca ir a una rueda de prensa a El Arcángel o a la Ciudad Deportiva porque se estén haciendo las cosas bien.

"Vamos a traer personas para que hagan un proyecto de cantera desde el inicio"

P. Sin embargo, llama la atención ese mensaje. Lo más normal en este mundo es que llegue el nuevo rector de turno con cantos de sirena.

R. Siempre hemos sido muy conscientes de lo que venimos a hacer y de lo que tenemos en la cabeza. Sería tan fácil decir: lo voy a poner dentro de dos o tres años en Primera División. No, no. Para empezar porque no depende de mí. Ni siquiera haciendo todo el esfuerzo necesario e inyectando todo el dinero que se pueda lo vamos a hacer. Vamos a tener un proyecto serio, un proyecto en el que creamos, un proyecto en el que se empiece por los cimientos y no por el tejado. Que tengamos una buena formación, que tengamos un buen primer equipo y ese primer equipo sea competitivo, que nos lleve a donde nos merezcamos. Pero lanzar ideas que a mí me reprochen dentro de seis meses, dentro de doce años, no. Haremos lo necesario. El fútbol nos pondrá a cada uno en su sitio. Vengo de dirigir empresas. Por muchos recursos que hayas invertido, por muy bien que lo hayas hecho, hayas tenido el mejor director general, el mejor director técnico, el mejor director financiero o comercial, sin trabajo y sin un plan exhaustivo, no llegarás nunca a donde quieres llegar. Por lo tanto, hagamos primero ese plan en el que cada uno de los que trabajan en el club sepan lo que tienen que hacer. Y después será todo mucho más fácil. Empezar diciendo que vamos a hacer esto sería un error. Que te ilusiona que eso sea así, por supuesto. Claro que nos gustaría estar a todos en Primera. He tenido la posibilidad de ir a muchos partidos de Primera, de estar en palcos,  pero lo que realmente a mí me gusta es que la gente con la que trabajamos este tranquila, que se levante por la mañana y venga a trabajar orgullosa del sitio donde trabaja y que además todo lo que rodea, desde periodistas a masa social e instituciones estén orgullosos.

P. Por cierto, ha hablado no sólo de la Ciudad Deportiva sino del estadio. Ha planteado la posibilidad de hacer mejoras y de un proyecto a medio plazo. ¿Se le puede pasar por la cabeza a los inversores de Baréin comprar El Arcángel y terminarlo?

R. Son dos preguntas en una. Se puede terminar sin comprarlo.

P. A lo mejor van por ahí los tiros...

R. Nosotros no hemos pensado nunca en comprarlo. Yo creo que es algo de la ciudad. Aunque societariamente el club tenga un dueño, el Córdoba es de la ciudad y el estadio tiene que seguir siendo de la ciudad. No me veo negociando un contrato de compra. A lo mejor dentro de seis meses, sí. Pero yo no me veo comprando el campo de fútbol. Creo que esto es algo de todos, sin perjuicio de unos señores que tengan los derechos a utilizar ese campo de fútbol. Lo que sí queremos es que ese campo de fútbol sea un gran campo de fútbol. Ya lo he transmitido en algunos medios de prensa en los últimos días y también se lo he dicho al alcalde. Este campo de fútbol es del Ayuntamiento. El Ayuntamiento tendrá que cobrar por ese campo de fútbol. Nosotros ya lo hemos ofrecido y el alcalde ha recogido el guante. Hay que hacer mejoras de manera inmediata. Hay algunas cosas que un estadio como éste no se puede permitir y además no cuesta mucho dinero hacerlo. Todos sabemos en un proyecto a medio plazo que el estadio está a medio terminar. Terminémoslo cuando toque.

"Haremos lo necesario para tener un equipo potente, pero sin ningún derroche"

P. Hablábamos antes de ilusión. Pero, ¿cuál sería la fórmula para no defraudar a la gente?

R. Bueno, yo soy abogado, financiero, empresario. No soy mago, no tengo una varita mágica para decir cuál es la fórmula. Lo que sí les puedo decir a todos es que venimos a trabajar. Nadie nos va a reprochar que no estamos trabajando, que no vamos a ser capaces de motivar a la gente que está trabajando en el club. Con trabajo lo que me ha enseñado la vida es que las cosas llegan. Por lo tanto, con ese trabajo que podemos hacer se ilusionarán. No sé si será porque el club asciende o no. Pero sí que van a estar orgullosos del club que tienen. Hay muchas peñas. Todas tienen que estar unidas. Creo que cada aficionado tiene su propia peña. Cuanto más juntos estén todos mucho mejor será para el Córdoba. Al final el club va a estar abierto para todos ellos. El otro día ya me hablaban de cómo vamos a organizar los viajes. Luego la gente se conforma con poco, simplemente necesita tranquilidad. Ya no me refiero sobre la afición. Esto es una anécdota que cuento. El día que fui a la Ciudad Deportiva me encontré con la persona que lleva el mantenimiento. El hombre pues vino a recibirme, un señor encantador, y me dijo, Javier, tengo que pedirte. Le dije que hiciera una carta a los Reyes Magos. Y me responde: "Yo nada más que quiero una sopladora. No puedo estar todo el día barriendo, que tardo horas, y con esto acabo rápidamente". ¿Algo más?, le pregunté. Y dice, "no, no, ya no necesito nada más". Vosotros sabéis perfectamente cómo está la Ciudad Deportiva. La gente no pide mucho.

P. Ha insistido muchísimo en la idea de la tranquilidad. Pero la tranquilidad es que el Córdoba cumpla 66 años en agosto de 2020.

R. No tengo duda de que los va a cumplir. Ya lo he dicho muchas veces. Ya creo que cumplimos todos los requisitos necesarios para que esto suceda, sin perjuicio de este período transitorio que hemos establecido. Si hace falta lo explico otra vez, porque yo creo que ya lo sabéis todo. Nosotros estamos tranquilos en ese aspecto. Seguiremos durante estos meses dando la tranquilad necesaria para que esto sea así.

P. Esto ya es más anecdótico. Hasta hace poco había un espacio destinado a lo que se llamaba el Museo del Litri, con muchos recuerdos del Córdoba Club de Fútbol. ¿Han pensado en recuperarlo?

R. Yo tengo que ser sincero, como siempre: no sabía de todo esto. Te puedo contar cualquier historia del club, pero es la primera noticia que tengo de este tema. Lo que sí tengo claro es que el club es de todos y en la medida en la que podamos, aquello que ya había o dejara de haber pues si se puede recuperar lo haremos. Pero igual que esta iniciativa, cualquier otra. Estamos abiertos a que nos cuenten todas las cosas. Por suerte o por desgracia, tenemos un espacio bastante grande que es el campo de fútbol, del que no sólo opinamos nosotros. Hay unos dueños que todos sabéis quiénes son y también tienen que poner de su parte. No creo que vaya a ser un problema. Tendré que informarme bien de esto.

P. Esto es un detalle. Otro es que Jesús León llegó a idear en su momento que cada puerta del estadio tuviera el nombre de un jugador histórico. Eso nunca se hizo.

R. No sé lo que hizo Jesús León. Salvo lo que es la historia pura del club, que sí que me la he estudiado, no sé lo que ha hecho Jesús ni otros presidentes anteriores. No porque no me haya interesado, sino porque me tengo que centrar en otras materias que para mí en esos momentos eran más importantes. Que haya que poner el nombre no es una decisión nuestra. Habrá que hablar con los veteranos del club, porque con este tipo de cosas lo único que puedes es encontrar problemas. Por lo tanto, si ellos quieren, no hay ningún tipo de problema para eso. Pero serán ellos lo que nos tendrán que decir qué es lo que quieren hacer y cómo lo van a hacer. Lo que creo como dirigente ahora mismo de este club es que no me voy a meter en ningún tipo de problema en este sentido, porque una puerta lleve un nombre o lleve otro. Se pondrán los nombres que sea necesario en el momento en el que alguien referente al club me diga que esto es así.

"No tengo duda de que el Córdoba va a cumplir 66 años"

P. Por cierto, ¿qué relación tiene con los veteranos? ¿Ha habido contacto con ellos?

R. Ellos tienen unas dependencias allí, en el club. Estuve viéndolas un día y no había nadie. Pero sí me los he encontrado en un acto social el otro día. Me acogieron de una manera maravillosa. Se pusieron a nuestra disposición El próximo lunes es la comida de Navidad del Córdoba y han sido invitado todos. Para nosotros, las personas que han trabajado en este club son muy importantes.

P. En otro orden de cosas, Infinity tiene intención de hacer inversiones en la ciudad más allá del Córdoba. ¿Hay alguna idea ya o simplemente es un deseo?

R. No, no hay ninguna. Te lo digo sinceramente, siempre a juicio de que he preguntado qué cositas se pueden hacer. Les puedo contar mis ideas, alguna vez que he tenido ocasión, de esto que se estaba pensando hace unos años, siempre de la mano del Ayuntamiento.  No se va a hacer nada sino es con su consentimiento. Ya nos sentaremos con el alcalde, con la Confederación de Empresarios, con la Cámara de Comercio, con quien toque para que nos digan dónde podemos aportar.

P. Viene de una tierra de conquistadores. ¿Esto puede ser una aventura a lo Hernán Cortés o Francisco Pizarro?

R. (Ríe). Bueno, no vengo a conquistar absolutamente nada. Vengo a trabajar. La comparación que has hecho puede ser divertida, pero no vengo a conquistar absolutamente nada. Vengo a intentar trabajar para un club histórico como éste y en el que poder ayudar a las personas. Y con eso ya me sentiría satisfecho el día que me tenga que volver. Si todo se ha estabilizado, está tranquilo y el club funciona totalmente solo dando igual la persona que lo esté dirigiendo. El día que me tenga que volver no será seguramente para mi tierra, a la cual echo en falta por mi familia porque mis padres se van a hacer mayores. Me volveré a Madrid que es donde vive mi mujer y donde tengo mi empresa. Pero cuando me vaya no quiero que se hable de mí. Sino de que el Córdoba está bien, está tranquilo, está funcionando y realmente está donde se merece. Y con eso me iré muy contento para para mi casa.

P. Ya como cierre: su deseo para el futuro.

R. Que el lunes lo pasemos todos estupendamente en la fiesta de Navidad. Toda la gente del Córdoba necesita echar un buen rato, que los últimos meses no han sido nada buenos. Y después vuelvo a repetirme: que estemos todos tranquilos y trabajando al 100% en el club. Si aguantamos al primer equipo hasta finales de junio, creo que estaremos todos más que satisfechos.

Etiquetas
stats