La Sociedad Española de Otorrino y Cirugía de Cabeza y Cuello premia al Hospital Reina Sofía

Profesionales premiados del Reina Sofía.

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC) ha entregado el premio a la mejor comunicación a un trabajo en vídeo realizado por profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba en el que se pone de manifiesto la importancia del trabajo en equipo para saber reaccionar y resolver complicaciones intraoperatorias en la cirugía de base de cráneo que pueden poner en peligro la vida del paciente.

Tal y como ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, la novedad del tema y la técnica seleccionada para el vídeo, la escasa frecuencia del caso clínico, la claridad en la exposición y explicación, el carácter docente y la aplicabilidad de los resultados expuestos para otros centros son algunos de los aspectos valorados por el jurado que han hecho que este trabajo sea reconocido como el mejor en el foro anual de esta especialidad.

En el caso concreto, el especialista en Otorrinolaringología Juan Aguilar ha explicado cómo las imágenes pudieron resolver una rara complicación (que se presenta en un 0,8% de las ocasiones): la rotura de la arteria carotídea interna a nivel intracraneal durante la realización de una cirugía mediante abordaje endoscópico endonasal para una patología en la base del cráneo.

El equipo quirúrgico, del que también forman parte los neurocirujanos y radiólogos intervencionistas, explica la importancia de reaccionar a tiempo y qué pasos dar para ir solucionando esta complicación, que en pocos minutos puede poner en peligro la vida del paciente.

Lo primero es controlar 'in situ' el sangrado mediante endoscopia a través de la nariz; lo segundo, trasladar al paciente a neurradiología para descartar otras complicaciones intracraneales; después, el paciente vuelve al quirófano original para seguir con la resección tumoral; y, por último, para reparar el daño en la carótida, es preciso colocar un catéter balón en la carótida que permita durante unos minutos cortar el flujo y, así, sellar el defecto a través de endoscopia con músculo.

Estos enfermos precisarán posteriormente de la colocación de un dispositivo 'pipeline' en la carótida que resuelva las posibles complicaciones tardías como son los aneurismas. En palabras del doctor Aguilar, “se trata de un proceso complejo, en el que intervienen diversos especialistas, por lo que es clave una buena y rápida coordinación entre todos nosotros, se trabaja a contrarreloj”.

Aunque se trata de situaciones poco frecuentes, cuando ocurre, habitualmente supone el fallecimiento del paciente. Los especialistas apuntan a la necesidad de seguir avanzando en la protocolización de respuestas más adecuadas para los enfermos, dada la gravedad de las consecuencias.

Por tanto, comunicaciones en vídeos clínicos de este tipo ayudan a que los especialistas puedan resolver un evento adverso en un momento de especial dificultad como la realización de una intervención quirúrgica compleja de base de cráneo.

Etiquetas
stats