PUBLIRREPORTAJE

Préstamos rápidos: la solución más efectiva a los problemas puntuales de liquidez

Un ordenador.

En los tiempos de crisis financiera y económica que atravesamos, cada vez son más las personas que se ven obligadas a pedir préstamos inmediatos de manera online para poder hacer frente a gastos imprevistos o solucionar problemas de liquidez de una manera ágil y sencilla. Te informamos acerca de cómo funcionan este tipo de préstamos y las ventajas que ofrecen respecto de los préstamos convencionales.

Qué son los préstamos rápidos

Los préstamos rápidos son un tipo de préstamos personales cuyo coste, plazo de concesión y cantidad, tanto mínima como máxima, que se puede solicitar son mucho más asequibles y fáciles para los usuarios. La mayoría funcionan de manera online y permiten disponer de una cantidad de dinero a devolver en un plazo acordado, junto a unos intereses que suelen ser también más ventajosos que los que derivan de los préstamos tradicionales. Además, no tienen exhaustivos requisitos para consecución, pues con apenas la aportación de una escasa documentación dirigida sobre todo a justificar la identidad del contratante, la concesión está garantizada casi al 90%, incluso para morosos.

Características de los préstamos rápidos

Gracias a la sencillez, a su rápida aprobación y a la flexibilidad en sus condiciones, los préstamos rápidos online se han convertido en la herramienta a través de la cual miles de personas han podido hacer frente a sus gastos inesperados, consiguiendo salir adelante en una situación estresante y, cuando menos, desesperada. Esto es gracias a las ventajosas características de este tipo de créditos, entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Rapidez en la aprobación. El dinero se recibe en un plazo de unos tres días como máximo.
  • Amplia horquilla de importes a solicitar. Los bancos tradicionales suelen establecer un mínimo (normalmente, los 3000 euros, a veces, 1500), pero hay préstamos rápidos que dan la posibilidad de obtener hasta cantidades de 50, 100, 500 euros, según las necesidades del solicitante, pues muchas veces no necesitamos una cantidad muy alta ni solventar una deuda de gran envergadura.
  • Plazos de financiación muy versátil, que rondan la devolución del préstamo desde períodos de tres meses hasta cinco años.
  • Intereses fácilmente asumibles. Las tasas de interés son cómodas de pagar, no requieren de garantías, de nóminas ni avales para su aprobación. Aunque pueden variar según la entidad prestamista, se mantienen a partir de la cifra aproximada del 19%.

Cómo solicitar un préstamo rápido

El proceso de contratación de un préstamo rápido de manera online es muy sencillo. El interesado debe acudir a la plataforma elegida y presentar su solicitud. En ella, indicarás la cuantía solicitada, así como la opción de financiación que mejor se adecúe a tus necesidades. Una vez hecha, la entidad aprobará el crédito y dispondrás de tu dinero en el plazo establecido.

En muchas ocasiones, la propia plataforma seleccionará para ti varias ofertas o, de no ser así, te aconsejamos que visites varias plataformas online o uses un comparador de ofertas (que facilite tu tarea), para que puedas barajar un abanico de posibilidades personalizadas por parte de diferentes empresas prestamistas.

Recuerda: todos los préstamos online son legales y forman parte de un mercado regulado y autorizado por entidades oficiales. ¡Solicita tu préstamo sin miedo!

Etiquetas
stats