Más de 400 personas mayores se benefician en Córdoba de la Teleasistencia de Cruz Roja

El 'botón rojo' de Cruz Roja

Más de 400 personas mayores se benefician en la provincia de Córdoba actualmente de los servicios de teleasistencia de Cruz Roja. La entidad cuenta con dos tipos de teleasistencia: la domiciliaria --que usan 332 personas de más de una treintena de municipios de la provincia-- y la móvil --90 usuarios de 19 localidades--.

Así lo ha indicado Cruz Roja en una nota en la que ha detallado que cada una de ellas, a su vez, cuenta con distintas modalidades orientadas a facilitar el acceso desde distintos dispositivos y lugares.

Pero no solo para situaciones de emergencia está concebido el llamado 'botón rojo', sino que el voluntariado de la institución humanitaria también ofrece apoyo emocional y acompañamiento en caso de necesidad, además del seguimiento que se hace de cada una de las personas usuarias. “Muchas personas mayores están solas en casa, y nosotros las llamamos periódicamente para ver cómo están”, ha explicado Rosa Rísquez, trabajadora social que coordina este servicio en la provincia.

Cruz Roja marcó un hito en el uso de la tecnología al servicio de las personas vulnerables hace más de 30 años: el servicio de Teleasistencia domiciliaria cambió la forma de entender el envejecimiento en la sociedad, consiguiendo que miles de personas permanezcan en su entorno, en los lugares que atesoran sus bienes más preciados, sus recuerdos.

Donde ahora la robótica, la realidad virtual o los drones son el foco, en la década de los 90 el servicio de Teleasistencia constituyó el primer hito de innovación, pionero en empezar a trabajar con dispositivos que llegaron desde los países nórdicos y calaron rápidamente en la sociedad española.

El salto tecnológico en estos 30 años hasta llegar a los actuales terminales es significativo, pero la base sigue siendo la misma, “cubrir las necesidades de las personas vulnerables, de forma eficiente, aportando valor para vivir la vida, y siendo sostenibles”, ha destacado Carlos Capataz, director del área de Servicios Tecnológicos Digitales de Cruz Roja.

La mayor apuesta de la organización por este servicio pasa por estudiar las necesidades de quienes usan estos dispositivos para cubrirlas, y por eso apuestan por que cada vez más sean dispositivos proactivos y reaccionen de forma autónoma.

Sin embargo, la teleasistencia no es solo un servicio que beneficie a las personas mayores: es parte de la protección que se les puede ofrecer a las mujeres que sufren violencia de género, personas con enfermedades crónicas, personas que han sufrido un accidente u operación, personas cuidadoras, mujeres embarazadas, adolescentes, deportistas o cualquiera que se encuentre en situación de soledad.

“Desde Cruz Roja buscamos la transformación de la situación en la que se encuentra una persona, no solo en su asistencia. Es saber cómo se encuentran, ayudarlas, y también prevenir y detectar otras necesidades”, ha señalado Capataz. Todo ello, repercute en evitar riesgos de afectación a la salud, por ello, “no dejamos de estudiar nuevas alternativas tecnológicas que nos ayuden a generar capacidades y competencias que hagan a las personas más autónomas y menos vulnerables”.

Etiquetas
stats