Julio abre gas y señala el camino de los 40 grados

0

La tarde del domingo el termómetro daba una pequeña tregua en Córdoba. Gracias a la presencia de una baja en altura muy poco profunda, el poniente volvía a refrescar la atmósfera de la mitad occidental peninsular. La aparición de nubosidad asociada a dicho flujo anunciaba una jornada más fresca que las previas, aunque la humedad provocaba que la ciudad amaneciese a más de 22 grados. Sin embargo los 32.2 °C con que se despedía la tarde en la capital eran todo un regalo que dejaba la máxima de la jornada incluso por debajo de lo inicialmente previsto.

Córdoba estrena julio con subida de temperaturas hasta acercarse de nuevo a los 38 grados

Saber más

Ese descanso térmico va a durar poco. La pérdida de potencial por parte de la baja permitirá que la dorsal anticiclóncia y la lengua de aire cálido en altura recuperen parte del terreno cedido. Al menos hasta el fin de semana la atmósfera peninsular va a ser terreno de juego de las dos masas de aire. La más fresca asociada al flujo de poniente centrada sobre la mitad noroccidental y la más cálida y seca desplazada hasta la vertiente suroriental. Así Córdoba se mantendrá durante las próximas jornadas en terreno fronterizo, con temperaturas relativamente estables y cálidas aunque sin apuntar, por el momento, a los grandes extremos con que nos acostumbra julio.

Desde comienzos de semana las temperaturas experimentarán un nuevo ascenso que llevará a recuperar parte del calor perdido. Ya desde el lunes podrán superarse de nuevo los 35 grados a lo largo del valle del Guadalquivir mientras que en el resto de la provincia se quedarán cerca de dicha marca. Las mínimas caerán de nuevo por debajo de los 20 grados en toda la provincia gracias a la menor carga de humedad en la atmósfera, lo que permitirá a la noche refrescar la atmósdera cordobesa.

La estabilidad en las temperaturas será una constante durante la mayor parte de la semana, aunque a partir de la jornada del jueves las máximas experimentarán un nuevo ascenso de entre uno a dos grados debido al mayor dominio que ejercerá la dorsal anticiclónica sobre el sur peninsular. Así, desde entonces y en especial de cara al fin de semana, las máximas podrán situarse de nuevo en el rango de los 38 o 39 grados junto a la vega del Guadalquivir, y subiendo ya por encima de los 35 grados en el resto de la provincia. Las mínimas desde entonces también notarán la presencia del aire cálido en altura, pudiendo rondar los 20 grados en toda la provincia a primeras horas de la mañana.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

La tarde del domingo el termómetro daba una pequeña tregua en Córdoba. Gracias a la presencia de una baja en altura muy poco profunda, el poniente volvía a refrescar la atmósfera de la mitad occidental peninsular. La aparición de nubosidad asociada a dicho flujo anunciaba una jornada más fresca que las previas, aunque la humedad provocaba que la ciudad amaneciese a más de 22 grados. Sin embargo los 32.2 °C con que se despedía la tarde en la capital eran todo un regalo que dejaba la máxima de la jornada incluso por debajo de lo inicialmente previsto.

Córdoba estrena julio con subida de temperaturas hasta acercarse de nuevo a los 38 grados

Saber más

Ese descanso térmico va a durar poco. La pérdida de potencial por parte de la baja permitirá que la dorsal anticiclóncia y la lengua de aire cálido en altura recuperen parte del terreno cedido. Al menos hasta el fin de semana la atmósfera peninsular va a ser terreno de juego de las dos masas de aire. La más fresca asociada al flujo de poniente centrada sobre la mitad noroccidental y la más cálida y seca desplazada hasta la vertiente suroriental. Así Córdoba se mantendrá durante las próximas jornadas en terreno fronterizo, con temperaturas relativamente estables y cálidas aunque sin apuntar, por el momento, a los grandes extremos con que nos acostumbra julio.

Desde comienzos de semana las temperaturas experimentarán un nuevo ascenso que llevará a recuperar parte del calor perdido. Ya desde el lunes podrán superarse de nuevo los 35 grados a lo largo del valle del Guadalquivir mientras que en el resto de la provincia se quedarán cerca de dicha marca. Las mínimas caerán de nuevo por debajo de los 20 grados en toda la provincia gracias a la menor carga de humedad en la atmósfera, lo que permitirá a la noche refrescar la atmósdera cordobesa.

La estabilidad en las temperaturas será una constante durante la mayor parte de la semana, aunque a partir de la jornada del jueves las máximas experimentarán un nuevo ascenso de entre uno a dos grados debido al mayor dominio que ejercerá la dorsal anticiclónica sobre el sur peninsular. Así, desde entonces y en especial de cara al fin de semana, las máximas podrán situarse de nuevo en el rango de los 38 o 39 grados junto a la vega del Guadalquivir, y subiendo ya por encima de los 35 grados en el resto de la provincia. Las mínimas desde entonces también notarán la presencia del aire cálido en altura, pudiendo rondar los 20 grados en toda la provincia a primeras horas de la mañana.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

La tarde del domingo el termómetro daba una pequeña tregua en Córdoba. Gracias a la presencia de una baja en altura muy poco profunda, el poniente volvía a refrescar la atmósfera de la mitad occidental peninsular. La aparición de nubosidad asociada a dicho flujo anunciaba una jornada más fresca que las previas, aunque la humedad provocaba que la ciudad amaneciese a más de 22 grados. Sin embargo los 32.2 °C con que se despedía la tarde en la capital eran todo un regalo que dejaba la máxima de la jornada incluso por debajo de lo inicialmente previsto.

Córdoba estrena julio con subida de temperaturas hasta acercarse de nuevo a los 38 grados

Saber más

Ese descanso térmico va a durar poco. La pérdida de potencial por parte de la baja permitirá que la dorsal anticiclóncia y la lengua de aire cálido en altura recuperen parte del terreno cedido. Al menos hasta el fin de semana la atmósfera peninsular va a ser terreno de juego de las dos masas de aire. La más fresca asociada al flujo de poniente centrada sobre la mitad noroccidental y la más cálida y seca desplazada hasta la vertiente suroriental. Así Córdoba se mantendrá durante las próximas jornadas en terreno fronterizo, con temperaturas relativamente estables y cálidas aunque sin apuntar, por el momento, a los grandes extremos con que nos acostumbra julio.