ESPECIAL

Resumen climatológico de 2021: el séptimo más seco y el undécimo más cálido en Córdoba Aeropuerto

El río Guadalquivir a su paso por el Puente Romano

1

Salvado por la campana. Las últimas lluvias del año han permitido que 2021 no sea el año más seco en los registros oficiales de la AEMet en el aeropuerto, iniciados en 1959. Los 120 litros por metro cuadrado caídos en fiestas en el aeropuerto cordobés, han aliviado (solo eso) al campo, pero casi nada a los embalses, en medio de una profunda sequía meteorológica (e hidrológica). No solo de este año, sino de los últimos tres (o siete, desde que 2015 acabase como el año más seco desde 1959). Con una perspectiva más amplia, y si se tienen en cuenta otras estaciones oficiales anteriores al aeropuerto, los últimos siete años (2015-2021, inclusive ambos), están a la altura de los siete más secos, 1948-1954. Ni en las sequías de primeros de los años setenta, de los años ochenta o de los años noventa había llovido tan poco en periodos de siete años seguidos.

El año 2021 ha acabado con 389.1 litros por metro cuadrado (o mm) en Córdoba Aeropuerto, un 68 % de la media. Se trata del séptimo año más seco en más de 60 años, el noveno por debajo de 400 mm. Aunque no hay diferencias estadísticamente significativas de reducción de la lluvia en Córdoba Aeropuerto (exceptuando los primeros años de los sesenta, muy lluviosos, con respecto al posterior resto de la serie de datos), parece claro que estamos viviendo un periodo anormalmente seco. De los nueve años por debajo de 400 mm, cuatro son 2015, 2017, 2019 y 2021. No es algo que se pueda ubicar dentro de una normalidad. Ni de la normal sequía que bien conocemos.

No empezó mal 2021 en precipitaciones. Enero registró en lluvia algo más que su media (periodo de referencia 1991-2020), con 59.6 mm. En febrero no se llegó a la media, aunque cayeron otros 43.2 mm. Marzo dio la primera señal de alarma. Con 11.5 mm, recogió solo un 18 % de la media. Abril volvió a arreglar la situación con 59 mm, ligeramente por encima de su media. Y con un récord igualado, el de más días con tormentas. En mayo solo se registraron 8.6 mm, cuando su media supera los 40 mm. En junio cayeron 11.1 mm, en su media, pero con julio y agosto a 0 (la media entre ambos supera los 7 mm). Al final del verano ya se acumulaban casi 100 mm de déficit (gracias a marzo y mayo, principalmente). Con la esperanza puesta en el otoño, septiembre recogió 31.6 mm, 5 mm menos que su media, octubre otros 32 mm (ni la mitad de su media) y noviembre fue pírrico. Solo 12 mm para una media de 79 mm. El déficit se duplicó, hasta los 214 mm. Diciembre palió esta pérdida con 120.5 mm, superando su media mensual, pero la diferencia entre lo caído durante el año y la media 1991-2020 se quedó en 185 mm.

Un año cálido, pero con contrastes importantes de temperaturas

También empezó el año con frío. Lo hizo antes de la llegada de la famosa borrasca Filomena. Los días 3 y 4 de enero el aeropuerto registró mínimas por debajo de -3 °C. Filomena trajo lluvia, pero el frío regresó tras ella. Ocho madrugadas bajo cero seguidas de los días 11 al 18. A partir del día 19, las borrascas Gaetan y Hortense arrimaron algo de lluvia, pero también temperaturas templadas. El mes acabó 0.7 °C por debajo de la media. Febrero continuó con temperaturas templadas. Los primeros 11 días del mes dejaron una media de las mínimas casi 6 °C por encima de lo normal para la época. Luego se normalizaron, a cambio de una subida en la media de las máximas. El mes dejó una media 1.8 °C superior a su media y se colocó como el séptimo febrero más cálido de la serie de datos. Marzo igualó su media, pero acabó con grandes contrastes. El día 21 el aeropuerto amaneció a -0.3 °C. Diez días más tarde Córdoba sacó la manga corta. El día 31 la máxima se fue a casi 32 °C con 31.9 °C, la segunda más alta para un mes de marzo. Curiosamente, no se volvieron a ver los 30 °C hasta mayo, ya que abril lo evitó con tormentas y lluvias. Lo que por otro lado convirtió al cuarto mes del año en el noveno más cálido de la serie, 1 °C por encima de su media. La poca lluvia de mayo hizo que este mes acabase 0.8 °C por debajo de la media de las mínimas, pero 1.6 °C por encima de la media en las máximas. Junio acabó con todas sus medias de temperatura por debajo de lo normal. En la primera decena se registraron tres tardes seguidas por encima de 38 °C, lo que provocó el primer acercamiento importante al calor. Pero una semana después, la máxima fue 14 °C inferior (24.5 °C el día 17). Y a la siguiente semana de nuevo hubo 36 °C. El mes acabó 0.2 °C por debajo de la media.

El mes de julio se portó medianamente bien. Dejó “solo” cinco máximas por encima de 40 °C y finalizó 0.4 °C por encima de su media. La primera decena de agosto siguió con esa tónica. Cuando Córdoba estaba a punto de descorchar el champán ante un verano sin estridencias, llegó el pico de calor. Y qué pico. Los días 13, 14 y 15 conformaron una ola de calor de las extremas e históricas (sobre todo en muchos puntos de la provincia, de cotas medias y altas). El día 14, Córdoba Aeropuerto destrozó su máxima más alta de agosto. Estaba en 46.2 °C, el 1 de agosto del trágico 2003. A las 17:45 el termómetro se fue a 46.9 °C. Se igualó la máxima récord del 13 de julio de 2017. Y se abrió, a un mes, el periodo de ocurrencia de los 46 °C, que hasta hace cuatro años era de ocho días (de los 46.6 °C del 23 de julio de 1995 a los 46.2 °C del 1 de agosto de 2003). El octavo mes del año acabó 0.5 °C por encima de la media. Septiembre también tuvo grandes altibajos de temperaturas. Por ejemplo, de los 37.3 °C del día 12 a los 23.5 °C solo 48 horas después. Pero el mes pasará a la historia por lo ocurrido la madrugada del día 6. Una masa de aire cálido junto a la presencia de polvo en suspensión y nubosidad hizo que la temperatura mínima no bajase de 25.1 °C. Mínima más alta de todo el año y récord para un mes de septiembre. Fue la primera mínima por encima de 25 °C en el noveno mes del año, que no tenía ni siquiera mínimas por encima de 24 °C en sus registros. El mes acabó 0.4 °C por encima de su media. Octubre prolongó las tardes de calor, con una media de las máximas 2.3 °C por encima de la media. Las mínimas tuvieron una media por debajo de la media (0.3 °C) y dejaron el día 31 la quinta mínima más alta para un mes de octubre, con la friolera de casi 20 °C, tras no haber llegado ni a 10 °C tres días antes. Noviembre comenzó también con mínimas muy altas. Tanto, que el día 1 no se bajó de 18.2 °C, la segunda mínima más alta para un mes de noviembre. Unas mínimas, tanto la de octubre como la de noviembre, más propias de comienzos o finales de verano. De los 18.2 °C se pasó en una semana a poco más de 1 °C. El frío siguió durante el mes de noviembre, auspiciado por la falta de lluvias. El mes acabó 1.6 °C por debajo de la media. Por último, diciembre, que empezó con mínimas bajo cero, acabó con mínimas superiores a 10 °C y máximas por encima de 20 °C. Se dio la Tardevieja más cálida en 63 años en el aeropuerto cordobés, la primera por encima de 20 °C. El mes acabó 0.8 °C por encima de su media.

La temperatura media anual de 2021 ha sido de 18.77 °C, 0.33 °C por encima de 1991-2020 (que es el periodo de 30 años más cálido hasta la fecha). Ha sido el undécimo año más cálido de la serie, prácticamente idéntico a 1989 y 2019 (noveno y décimo más cálidos). Siete de los 12 años más cálidos desde 1959, se han dado desde 2011. Desde el mes de febrero, el resto del año estuvo mes a mes por encima de la mediana y cerca de salirse de la normalidad.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Fuente: AEMet / Análisis añadido de los datos (comparaciones, desviaciones, déficits, ordenación de años, etc.): autor del artículo.

Etiquetas
stats