“Vuelvo para demostrar al club lo que puedo hacer”

Razak posa junto a Emilio Vega en su presentación. | ÁLVARO CARMONA
Razak se muestra feliz con su regreso, para el que no tuvo dudas: “Lo tenía ya hecho en el norte (con Osasuna) y cuando me llamaron del Córdoba no me lo pensé dos veces”

Las segundas oportunidades existen y si éstas se presentan no queda otra que saber aprovecharlas. Más si cabe cuando la primera resultó fallida por decisiones de terceros y no por responsabilidad propia. De esta forma, el reto es asumido con un marcado carácter de reivindicación. Es lo que pretende Razak Brimah (Acra, Ghana, 1987) en su retorno al Córdoba. El guardameta regresa al club en el que le cerraron la puerta del primer equipo en verano de 2014. Un año después, vuelve con avales suficientes para responder a las nuevas expectativas: llega tras completar una temporada notable en el Mirandés -acabó como segundo portero menos goleado de Segunda A la pasada campaña- y se proclamó subcampeón de la Copa África en la última edición del torneo, disputada este 2015. En definitiva, posee tanto la ilusión de quien comienza una etapa diferente como la firme convicción de tener las armas para demostrar que es el garante idóneo de la meta califal.

Así las cosas, resultaba lógico que Razak apareciera en su presentación como jugador del Córdoba para el próximo curso con una amplia sonrisa. Como también era de esperar que mantuviera un discurso de esperanza y deseo de reivindicación. Pero antes de tomar la palabra el ghanés, fue Emilio Vega quien ofreció apuntes sobre el cancerbero. “La temporada pasada tuvo un rendimiento excepcional y no sólo va a aportar a nivel deportivo sino de conocimiento del club. Es un ganador y cada entrenamiento es como una final para él, eso de cara a los compañeros es importante”, explicó de entrada el director deportivo sobre el último fichaje hasta el momento de la entidad califal, al que terminó por definir como “un portero ágil, potente y muy decidido en todas sus acciones”. Decisión no le faltó tampoco al africano para romper con todo y afrontar un nuevo reto en El Arcángel. Tenía ganas de regresar y lo pudo hacer. “Siempre he querido estar aquí. He querido volver y gracias a Dios me llamaron y vine”, expresó el cancerbero al comienzo de su comparecencia.

Lo cierto es que el guardameta estaba próximo a cerrar su incorporación a otro club de Segunda A cuando recibió la llamada de Emilio Vega. La opción que estaba a falta de quedar sellada con la rúbrica desapareció y el ghanés apostó sin género de dudas por su retorno al Córdoba. “Lo tenía hecho ya con otro equipo en el norte y cuando me llamaron de aquí no lo pensé dos veces”, desveló Razak, que estaba a un paso de firmar por el Osasuna. La vuelta a El Arcángel supone una gran satisfacción para el portero, que prefirió dejar en el olvido su salida de la entidad en verano de 2014. “Son cosas del fútbol, que son normales y le pasan a todos los jugadores. Eso ya es pasado y ahora estoy muy contento de estar aquí, espero que por muchos años”, indicó en ese sentido. Eso sí, admitió que su deseo era continuar y no tener que buscar otro destino, como finalmente sucedió: “Tenía ganas de quedarme y demostrar lo que soy”.

En el presente mercado de fichajes se le presentó esa segunda oportunidad y tiene claro que va a hacer todo lo posible por aprovecharla. Ésa es precisamente una de las razones de peso por las que de manera decidida aceptó la oferta del Córdoba. “Tengo todo más cerca (familia) y en segundo lugar quiero demostrar al club y a la afición lo que puedo hacer. Tenía ganas de debutar en Córdoba y por eso decidí venir aquí”, apuntó. Antes aseguró estar “súper contento de poder debutar en El Arcángel”, algo que logró el pasado sábado ante el Granada. También tuvo Razak palabras positivas para los seguidores blanquiverdes: “Gracias a la afición, porque me ha apoyado siempre”. El ghanés cruzó la puerta que le abrió el conjunto blanquiverde, una puerta que espera no volver a traspasar en dirección contraria en mucho tiempo.

Etiquetas
stats