Vuelve Sandoval, el hombre de los milagros

Sandoval y León se abrazan tras la salvación del Córdoba en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Sandoval es el hombre. El madrileño ha sido el escogido para frenar la deriva de un Córdoba que encadena episodios estrambóticos durante este verano. El club ha hecho público el acuerdo a través de un comunicado, en el que señala que el vínculo será por una temporada. La elección del madrileño, con el que no se llegó a un acuerdo el pasado mes de junio para una continuidad que parecía cantada -al menos, teniendo en cuenta el exitoso balance deportivo-, significa un último intento por normalizar una situación que dista mucho de lo ideal. El partido amistoso previsto para este sábado en Linares ha quedado suspendido y la plantilla no volverá a entrenar hasta el próximo lunes. Sandoval tendrá menos de dos semanas para preparar el primer partido de Liga.

El de Humanes, de 50 años, recupera un puesto en el que Francisco Rodríguez, que fue su sustituto, no llegó ni siquiera a debutar en partido oficial. La inédita circunstancia tiene otros ingredientes. Sandoval encontrará, dos meses después, a un club convulsionado por los cambios: ya no están el director deportivo Luis Oliver -fue despedido y le suplió Rafael Berges-, ni un buen puñado de consejeros y personal de la entidad. También faltan jugadores referenciales como Reyes o Guardiola, que fueron piezas básicas para Sandoval. A estos no les ha suplido nadie. Con ese obstáculo -que León trata de salvar- tendrá que lidiar el madrileño.

José Ramón Sandoval certificó de modo oficial su adiós al Córdoba el pasado 12 de junio, diez días después de la hazaña del 2J, la milagrosa salvación blanquiverde. "Sandoval, te quiero", le cantaron en las gradas. Todo era idílico. Sin embargo, después de nueve días de conversaciones -aliñadas por los nombres que salían a la palestra mediática como sustitutos, una lista encabezada por el almeriense Francisco Rodríguez-, todo terminó con un -digámoslo así- desacuerdo cordial. Sandoval se marchó después de haber cumplido con creces el trabajo por el que se le contrató. Jesús León y Luis Oliver -por entonces todopoderoso constructor del armazón deportivo- tenían otros planes para construir el edificio deportivo de un Córdoba con "objetivos ambiciosos", según insistía el presidente en cada una de sus comparecencias públicas por entonces. Mes y medio después, Sandoval regresa.

José Ramón Sandoval llega con el aval de haber sido el gran artífice de una remontada inédita en la Liga 17-18 de Segunda. Jamás había logrado el Córdoba neutralizar una diferencia tan enorme -trece puntos más el golaverage– con la zona de permanencia. Con el madrileño al mando, el Córdoba hizo números de ascenso directo en las últimas 15 jornadas de Segunda, siendo únicamente superado por el Real Zaragoza. El de Humanes agarró 32 puntos sobre 48 posibles, mientras que en la etapa anterior -con tres entrenadores: Carrión, Merino y Romero- el equipo solamente había sumado 19 de 78. El expediente de Sandoval quedó con 10 victorias, 2 empates y 4 derrotas en 16 encuentros, logrando un pleno de cuatro de cuatro en las últimas semanas para terminar sellando una salvación legendaria.

En el ranking histórico de triunfos en el Córdoba CF, Sandoval está situado en el número uno. Su 62’5% de triunfos le coloca en la cima, por delante de Chato González (56’25%, en 32 partidos entre 1996 y 1997 en Segunda B), Juan Carlos Rodríguez (54’55% en 11 partidos en la 2004-05 en Segunda B) y Álvaro Pérez (54’17% en 24 partidos de la temporada 60-61 en Segunda División). Con un mínimo de 10 partidos dirigidos, solo dos técnicos más alcanzaron el 50% de victorias: Luis Costa (16 partidos en la 93-94 en Segunda B) y Pedro Sánchez (12 partidos en dos etapas: 1995 y 2004, en Segunda B y Segunda). Sandoval dejó un legado numérico de primera magnitud. Ahora retoma las riendas de un equipo que necesitará, a su manera, un nuevo milagro.

"No me voy de un equipo cualquiera, me voy de un equipo que me ha hecho ser más entrenador, más persona y me ha hecho comprender que en la vida no hay nada perdido. Hemos sido ejemplo de un país y hemos demostrado a todo el mundo que sí se puede. Ojalá esto sirva para ver en un futuro al Córdoba en Primera División, porque es lo que más deseo. No puedo hacerlo a su lado, pero siempre va a haber un cordobesista alentando a este equipo y una familia que se pondrá la camiseta del Córdoba", dijo el pasado 13 de junio en la sala de prensa de El Arcángel. Era el día de su despedida. Prometió que algún día volvería. Seguramente no pensaba -ni él ni nadie- que fuese tan pronto. Pero el fútbol es así. Y en el Córdoba, más.

Etiquetas
stats