Vuelta al tajo del Córdoba entre aplausos infantiles

Fede Cartabia y Ghilas saludando a los niños a la llegada | ALVARO CARMONA
El Córdoba comienza la preparación del duelo con el Deportivo en una sesión a puerta abierta con alta presencia de pequeños aficionados | Djukic deja entrever cambios en el once

Dos días después de conocer de nuevo la derrota y tras unas horas como colista, otra vez, de Primera, regresó al trabajo el Córdoba. El conjunto blanquiverde, sin embargo, no atiende desde este lunes a lo sucedido en el Vicente Calderón ni a su situación en la tabla, aunque no lo olvida, claro está. La mirada del equipo que dirige Miroslav Djukic se dirige ya únicamente al duelo del próximo viernes (20:45 en El Arcángel) con el Deportivo. La vista está puesta en ese encuentro, que se presenta como una final anticipada, toda vez que los califales se miden a un rival directo al que quiere alcanzar en la tabla. Para ello debe conseguir su primera victoria de la temporada, la que se ha resistido a lo largo de diez jornadas. La consecución del triunfo pasa por pulir los fallos tenidos ante el Altético de Madrid y seguir con la progresión en otros detalles. Sobre todo en el aspecto táctico, porque una vez más fue éste el que más interesó en la sesión desarrollada en la Ciudad Deportiva. En las instalaciones del Camino Carbonell, por cierto, no fueron pocos los aficionados que se dieron cita para seguir el segundo entrenamiento a puerta abierta de la era del técnico serbio.

La escuadra califal estuvo muy bien acompañada desde la grada. El equipo trabajó dentro de un ambiente muy familiar, pues el día de descanso que tuvieron en la escuela los más pequeños propició que fueran muchos los padres que se acercaran con sus hijos. Muchos niños vieron de cerca a sus ídolos, que firmaron autógrafos y protagonizaron una buena sesión fotográfica con los aficionados. A pesar del momento que vive el Córdoba en su retorno a Primera, la sensación que ofrecen tanto los jugadores como los seguidores resulta positiva. En lo que a los futbolistas se refiere, la imagen sobre el césped es distinta. Buscan reactivar su juego y comenzar a tomar el pulso a una competición que entra a partir del viernes en una fase importante de cara a la lucha por la permanencia (tras la visita del Deportivo tocará viajar a Elche). De esta forma, el conjunto blanquiverde mantiene una mayor intensidad en sus sesiones, dirigidas principalmente al entendimiento de los nuevos conceptos que pretende inculcar Djukic.

“Si no hacemos el trabajo táctico estamos muertos”, aseguró el técnico el pasado viernes, en la previa del choque en el Calderón. Y en esa idea insiste, como se pudo comprobar este lunes en un entrenamiento en que estuvo ausente el lesionado José Carlos y del que no participó Campabadal, que se ejercitó apartado del grupo junto a Esaú Sánchez. El inicio sirvió para que la plantilla trabajara el control y el pase al primer toque, mientras que después se amplió con un rondo más activo. Pero lo realmente interesante llegó con un ensayo destinado a la colocación posicional y la circulación del esférico. En éste, el preparador balcánico dejó intuir quiénes pueden conformar el once ante el Deportivo de la Coruña. Hubo alguna sorpresa en ese sentido, pues el entrenador optó por López Garai en el centro de la zaga junto a Pantic y por Abel Gómez como compañero de Luso en el doble pivote. El medio sevillano, sin embargo, dio el susto de la jornada tras abandonar con molestias la sesión antes de terminarla. Habrá que ver si el percance reviste alguna gravedad o su retirada fue sólo por precaución. El otro cambio fue el Borja García por Ghilas, de forma que Xisco actuó como único punta en el equipo que participó con los petos de hipotéticos titulares.

Es decir, se baraja la posibilidad de volver al 4-2-3-1 y sin Íñigo López. Por otro lado, Crespo también completó la jornada en la Ciudad Deportiva con total normalidad. Tras ese ensayo, los futbolistas que fueron titulares en el Vicente Calderón, excepto Fede Cartabia y Fidel, se retiraron a estirar para dejar a los compañeros en un partidillo de ocho contra ocho, en el que Havenaar vio portería en un par de ocasiones. El final de la sesión trajo consigo unos instantes compartidos por jugadores y aficionados. Los más pequeños disfrutaron y esperan hacerlo también el viernes.

Etiquetas
stats