“Sólo para valientes”, la ‘conexión Oliver’

Luis Oliver, en El Arcángel junto a López Ramos, actual director deportivo del Extremadura | ÁLEX GALLEGOS

Ya no está, o eso afirman tanto él como su entorno más próximo. Pero sigue bastante presente. Es inevitable, pues su sello permanece en uno y otro club. El Extremadura visita El Arcángel el sábado (20:00) y lo hace con la sombra, todavía alargada, de Luis Oliver en torno al conjunto pacense. También alrededor de un Córdoba al que, entre otras cosas, importara el lema que en su día utilizara en el Francisco de la Hera. “Sólo para valientes”, es el eslogan que aún utiliza el cuadro califal después de la marcha del navarro. El empresario es testigo ahora, desde fuera según mantiene, de un duelo entre las dos entidades en las que ostentara, de una forma u otra, el cargo de director deportivo. En el caso de los blanquiverdes, con el añadido de general entre medias y hace sólo unos meses. Es la conexión Oliver, que perdura a través de futbolistas de los dos equipos y de Daniel López Ramos, en la actualidad jefe máximo del apartado deportivo de los azulgranas.

El navarro tomó las riendas de la dirección técnica del Extremadura en 2017. Lo hizo acompañado de otro conocido en El Arcángel, Joaquín Zulategui, y de su equipo de trabajo. Entonces ya era su mano derecha en este sentido el propio López Ramos, ex de un Córdoba al que retornó el pasado mes de enero. Tanto el empresario como sus colaboradores compusieron un plantel ganador para el club pacense de cara al curso anterior. Fue tiempo antes de que desembarcara en el conjunto blanquiverde de la mano de su nuevo propietario, Jesús León. La compra del paquete mayoritario de las acciones califales no resultó sencilla para el montoreño, que en principio acudía con el ex presidente del Xerez o el Betis como socio. Aquello no fructificó por la negativa del anterior dueño de la entidad, Carlos González, lo que obligó a dejar a Oliver en un segundo plano.

Solucionados los problemas y llevada a efecto la transacción, el empresario se hizo cargo de la dirección general deportiva blanquiverde. En apenas unos días devolvió la ilusión a los aficionados con fichajes como los de Aythami, Juanjo Narváez -cedido por el Betis- o Álex Quintanilla, entonces visto como figura secundaria. Pero sobre todo lo consiguió con la llegada de José Antonio Reyes. Lo que parecía imposible cuando él y Jesús León llegaron a El Arcángel fue una realidad en junio: el Córdoba mantuvo la categoría. La esperanza en un proyecto ambicioso creció, mucho más si cabe cuando la entidad cerró las contrataciones de Nacho Vidal y Nacho Gil. Pero todo aquello saltó por los aires en sólo unas semanas. La incorporación de los jugadores del Valencia fue imposible a razón de un límite salarial sobrepasado y que después asfixió a Rafa Berges a la hora de confeccionar la actual plantilla.

Porque el cordobés fue el encargado de suplir a Luis Oliver, quien acabó destituido por Jesús León ya en julio. El navarro se despidió del club como en teoría había hecho en Almendralejo con el Extremadura. Entonces había celebrado también el ascenso de los pacenses a Segunda A con un vestuario conformado por él y sus colaboradores. Pero la realidad era otra: la entidad azulgrana anunció acto seguido la contratación de López Ramos, apenas salió del Córdoba, como director deportivo. La conexión seguía viva, como lo estuvo durante gran parte del verano. Hasta que el despido del navarro, acompañado de la asunción de la difícil situación de los califales para el mercado, lo cambió todo. Cabe recordar, no en vano, que el rival del sábado llega con no pocos jugadores que meses atrás sonaron con fuerza para el conjunto blanquiverde.

Del Extremadura se presentaron como futuribles para el Córdoba Enric Gallego, Kike Márquez o Zarfino. Incluso el club llegó a anunciar el fichaje, para el B en principio, de Emmanuel Lomotey. Su incorporación, tras tener comunicado oficial, no se produjo. El ghanés actuó con los pacenses la anterior campaña. Era la primer viaje de un puente aéreo -aunque sin aviones- entre Almendralejo y la ciudad de la Mezquita que nunca se llevó a cabo. Y eso que tanto el delantero como el centrocampista uruguayo antes mencionados estuvieron hechos a falta de sendas firmas. Ahora van a jugar en El Arcángel, pero como visitantes y de azulgrana. Cuidado con ellos, por cierto, puesto que el sello de Oliver -prolongado con López Ramos- tiene un peso específico en el cuadro extremeño. No exento de peligro además, ya que Gallego es autor de siete goles en lo que va de campeonato de Liga.

Etiquetas
stats