Valentín, la motivación y las ganas

El defensa canario Jesús Valentín, en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

Dicen que estar motivado no consiste en tener ganas, sino en contar con buenos motivos. Jesús Valentín tiene a tope los niveles en ambos conceptos. Reapareció en Pamplona después de siete semanas sin jugar con el Córdoba y parece tener plaza asegurada para el partido del viernes ante el Sevilla Atlético. Ganas le sobran. Los motivos los apunta en lo personal y en lo colectivo. Es uno de los pocos fichajes invernales que aún no ha saboreado en directo una victoria del Córdoba; disputó los encuentros ante Barça B, Tenerife y Valladolid antes de lesionarse. Experimentó tres derrotas y un relevo de entrenador nada más aterrizar. Aquel ambiente de pesadilla ha mutado en un escenario casi perfecto. “El partido ante el Sevilla es el que todos pensábamos cuando llegamos aquí: si ganamos estaremos más cerca de salir del descenso”, ha dicho este martes en la sala de prensa de El Arcángel. El Córdoba dependería de sí mismo para abandonar una plaza en el furgón de cola después de más de seis meses. Jesús Valentín quiere ser protagonista de ese momento. Para eso vino.

En El Sadar tuvo sensaciones gratificantes. “Fue un partido muy igualado, porque ellos en su campo son muy fuertes. Nosotros salimos a intentar buscar las contras y nos fuimos contentos con el punto”, ha asegurado, al tiempo que valoró su aportación en un sistema con tres centrales. “Al principio me costó un poquito, pero con la ayuda de los compañeros en el sistema con el que salimos me sentí muy arropado y cómodo”, dijo. De esos compañeros del domingo pasado apenas quedará nadie el viernes que viene. El lateral derecho Loureiro está sancionado; el central Quintanilla, lesionado. Y el jefe de la oficina, su paisano Aythami Artiles, también cumplirá partido de sanción. “Ya me está dando algunos consejitos y si me toca jugar, me gusta ayudar a los compañeros y estar ahí”, ha indicado.

Jesús Valentín, de 26 años, llegó desde el Zaragoza y tiene contrato hasta 2020. No contempla un futuro en un lugar distinto a la Segunda División con el Córdoba. “Siempre hemos confiado en nosotros y pensando que mientras hay puntos existe esperanza, pero no esperábamos conseguirlo tan pronto. Mientras antes llegue, mejor”, dijo a propósito de la reacción cordobesista de la mano de Sandoval. Con el técnico madrileño, la reacción ha sido fulminante. “Tenemos que aprovechar el momento con la ayuda de nuestra afición. Espero ver el campo lleno”, ha dicho el central de Las Américas, que considera que las bajas no deben afectar porque “todos los que estamos en la plantilla somos capaces de jugar cualquier partido. El que salga lo intentará aprovechar”.

En una dinámica triunfal y con la adrenalina de la competición en su fase final, a Valentín le da lo mismo el tener poco tiempo de descanso. A estas alturas, con mucho desgaste físico y emocional en todos los equipos que luchan por objetivos, todo el mundo echa el resto. Jugó 90 minutos el viernes y le parece fantástico poder disputar otros tantos apenas cinco días más tarde. “Personalmente, cuando antes sea el partido, mejor. Si ganamos, tienes el fin de semana para ver los otros resultados. Tenemos pocos días para recuperar, pero muchas ganas de jugarlo”, ha zanjado sobre el encuentro ante el Sevilla Atlético, al que retrata como un equipo que “juega muy alegre y atrevido”, aunque su pronóstico es rotundo: “Nosotros, con la ayuda del público y lo que nos estamos jugando, estoy convencido de que sacaremos los tres puntos”.

Etiquetas
stats