El triunfo global en una carrera sin barreras

IV Carrera Solidaria de Acpacys | ÁLEX GALLEGOS

Poco a poco, con paso calmo pero a buen ritmo, la cita cobra impulso. Tanto que cada año va a más y gana enteros como tradicional. En ese sentido, la cuarta edición cierra con un rotundo éxito. Superior incluso al inicialmente esperado por la organización. Y lo más importante es que el triunfo es global, como siempre, en una competición en la que las barreras desaparecen por completo. Se trata de la Carrera Solidaria de la Asociación Cordobesa de Parálisis Cerebral y Afecciones Similares (Acpacys), que se celebró la tarde de este sábado en un escenario ya de sobra conocido. Para el evento la organización repartió un total de 1.000 dorsales, una cifra que es récord después de que el pasado año fueran 840 los participantes.

La competición se desarrolló en un recorrido de 5.000 metros, con el Vial Norte como espacio. El circuito en realidad discurrió por el carril bici de dicha avenida de la capital, y por el mismo corrieron los atletas. También aquellos con diversidad funcional, que en esta ocasión gozaron, una vez más, de una posición igualitaria. Porque ése es el fin de esta carrera: acabar con los límites y mejorar el día a día de las personas que sufren algún tipo de discapacidad y con las que trabaja, por ellas, Acpacys.

En cuanto al aspecto puramente competitivo, la victoria en la prueba reina se la llevó Miguel Espinosa. Él se impuso en la general masculina, mientras que en la femenina acabó como vencedora Blanca Romero. Pero hubo otras muchas categorías, todas ellas de diversidad funcional. Así, en la clasificación de bicicleta adaptada la primera posición fue para Clara Pérez. María Jesús Bravo triunfó en la prueba de silla guiada y Manuel del Rey lo hizo en silla eléctrica. En silla manual los primeros en cruzar la meta fueron Antonio Peña y Carmen Recio. En la modalidad de paso andado acabó antes que los demás Rafa Gavilán.

Etiquetas
stats