Segundo chequeo en El Palmar

Francisco, entrenador del Córdoba | MADERO CUBERO

A ver cómo sale esta vez. Esto es la pretemporada. Los resultados son lo de menos, según insisten todos los protagonistas. Bien lo sabe el cordobesismo, que paladeó el pasado verano el mejor periodo de preparación de su historia en cuanto a marcadores: lo ganaron todo. Hasta al pinturero Betis de Setién en la presentación. Luego pasó lo que pasó en la Liga. Aquella lección se la aplican algunos en estas últimas semanas, que están siendo peculiares para el Córdoba por otras razones de lo más variado, pero que se resumen en una: no hay ni un solo fichaje. ¿Es eso normal? No. ¿Se arreglará? Seguro que sí. En eso está el presidente León, con muchos frentes abiertos para generar ingresos que se precisan para ampliar el límite salarial. Berges, el director deportivo, tiene nombres apuntados en la agenda para actuar. Se espera que todo se desbloquee en breve. Mientras tanto, el equipo sigue a lo suyo.

Este jueves llegó el Córdoba a Jerez para alojarse en Montecastillo, el lugar que le sirvió para resetear la mente y afrontar el año pasado la salvación más increíble de su historia. Llegaron hundidos y empezaron a remontar. Muchos de los protagonistas de aquella hazaña siguen en la plantilla. Ahora, en circunstancias diferentes, también andan necesitados de estímulos. Un buen chute de autoestima sería dar un buen tono en los dos amistosos que tienen en el horizonte más cercano: Atlético Sanluqueño y Balompédica Linense, dos equipos de Segunda B. El primero, a las 21:00 horas de este viernes en el Estadio El Palmar de Sanlúcar de Barrameda.

Después del primer ensayo en Pontevedra, resuelto con un empate (1-1) ante el Celta y unas buenas sensaciones, el equipo de Francisco tratará de enseñar su progreso ante un adversario de una categoría inferior pero que saldrá enardecido. Es el estreno ante su afición después del ascenso de la temporada pasada. Al frente del equipo está un cordobés, Rafael Carrillo Falete, y el fichaje estelar para el curso en la categoría de bronce es un conocido de la afición blanquiverde: Abel Gómez. El sevillano, de 36 años, fue el capitán del Córdoba el año del ascenso a Primera División.

¿Qué busca el Córdoba en esta segunda concentración de verano? Pues lo que todos. Primero, cohesión y grupo, algo en lo que tiene más facilidades que el resto de equipos puesto que todos se conocen. No hay caras nuevas. El asunto es que debe haberlas más pronto que tarde, especialmente en una linea delantera que ha perdido a todas sus referencias. Ya dejó dicho Francisco en Galicia que la falta de jugadores arriba le hace difícil trabajar situaciones tácticas. De momento, se apaña con la polivalencia de algunas piezas como Jovanovic, Jaime Romero o Alfaro. Pero eso debe cambiar. A Francisco -y a todo el equipo- les toca trabajar como si no pasara nada, aunque pase.

Etiquetas
stats