Un salto adelante y un paso atrás

.

Estuvo a punto de dar un paso que era un salto y se quedó a medias. Pudo haber ganado, incluso con cierta holgura, y terminó dando las gracias por conservar al menos un punto ante un rival directísimo en la lucha por la permanencia. El Aspil Jumpers tuvo arrestos para aguantar adversidades y buscó hasta el final lo que parecía imposible. El Córdoba... Bueno. Hizo lo que pudo y se complicó de malísima manera en un final delirante. El conjunto de Maca desaprovechó una ocasión formidable para respirar algo más tranquilo.

Lo mejor fue el público y los momentos de inspiración de Zequi, que se sintió capaz de hacer de todo después de marcar dos goles. Hasta de protagonizar un milagro que terminó quedándose en el amago. El Córdoba Patrimonio ya dejó atrás esas fechas en las que era considerado un simpático novato que le plantaba cara a los grandes con la insolencia del que tiene poco que perder. Ya pasaron por Vista Alegre todos los equipos de “la otra liga”. Ahora toca el turno de cruzarse con los de la suya, los que pelean a dentelladas por conservar su sitio entre los dieciséis mejores clubes de la mejor liga del mundo. Una buena razón para dejarse el pellejo sobre la cancha. Y más cuando uno lo hace delante de su gente, al calor del hogar, donde sobran los estímulos. Hay presión, claro. ¿Quién pensaba lo contrario? Toda defender la plaza, que es propiedad del equipo y de la ciudad de Córdoba. Aquí sí que no caben dudas. No hay debates sobre la identidad ni cambalaches judiciales.

Tal y como se podía esperar, la puesta en escena fue de furia desatada por parte de los anfitriones. Con su clásico quinteto exclusivamente local y de la “vieja guardia”, el Córdoba apretó y dispuso de un par de ocasiones antes del primer minuto. Lolo Jarque lanzó un zapatazo desde lejos que tuvo que desviar con apuros el meta Gus. Unos segundos más tarde, César lo intentó y se le fue ligeramente alto. En medio del asedio, la bofetada. El capitán del conjunto navarro, Javivi, anotó el 0-1 en la primera ocasión de los visitantes, que lo celebraron como si fuese un título. La escaramuza se transformó en una batalla sin cuartel, dejándose sentir sobre la cancha la trascendencia de los puntos en juego.

Desde el 0-1 se entró en una espiral enloquecida. Replicó el Córdoba con un elaborado tanto de Zequi apenas dos minutos después. Unos segundos más tarde, en una acción de estrategia, Tripodi volvió a dar ventaja al Aspil Jumpers y, acto seguido, Zequi devolvía la igualada. El choque tomó un rumbo desquiciado, para disfrute del público y preocupación de los entrenadores, que a base de indicaciones en los tiempos muertos y rotaciones lograron llevar el duelo por unos cauces más ortodoxos.

Los equipos se aplicaron más en la defensa y cerraron los caminos hacia sus respectivas porterías. No iban ya a pecho descubierto, después de haberse hecho daño mutuamente en un primer tramo salvaje. Javivi Mínguez sostenía al Aspil Jumpers ante un Córdoba algo más intenso, en el que su técnico, Maca, realizaba continuos cambios. El Córdoba estaba mejor que un Aspil al que el resultado le daba cierta seguridad. Keko erró en un mano a mano con Gus en una excelente ocasión para los blanquiverdes, que voltearon el resultado con un tanto de Koseky tras un gran servicio de Manu Leal. Faltaban dos minutos para el intermedio, al que se llegó con el ambiente caliente por unas cuantas fricciones en la pista y una andanada de protestas hacia los árbitros. Los nervios se mascaban.

El segundo acto cumplió un guion previsible. Para el Aspil no era malo ir empatando y estar cerca de la sorpresa. En una de las primeras acciones de ataque cordobés en la segunda parte, el pívot César chocó con el portero Gus y este tuvo que retirarse con un golpe en el rostro, siendo sustituido por Cuxart. Las dificultades produjeron un efecto de rabia en el equipo de Pato, un técnico que regresó a un Vista Alegre en el que hace 23 años se proclamó con la selección española campeón de Europa ante Rusia.

Con pocas ocasiones y un ambiente cada vez más tenso, el partido sufrió un parón tras la expulsión de Paulinho por doble amarilla en el minuto 26 y una posterior roja al preparador físico del Aspil Jumpers por sus reiteradas protestas. El partido se metió en un carril áspero, con los jugadores protestándolo todo. Cuando las fuerzas físicas se agotaban, la rabia por sentirse agraviados dio un nuevo brío al Aspil Jumpers.

El conjunto blanquiverde dispuso de dos minutos de superioridad después de la expulsión de Javivi en el 31 al ver el capitán del Aspil la segunda amarilla por detener en falta un contragolpe de Zequi. La solidaridad en el esfuerzo de la escuadra de Pato evitó lo peor para sus intereses en una fase de acoso sin pegada final por parte de los locales, que rozaron el gol con un tiro al larguero de Zequi.

A cinco minutos para la conclusión, el Aspil comenzó a actuar con el portero-jugador y el Córdoba se atrincheró para proteger el resultado. Cristian salvó a los blanquiverdes al interceptar un obús de Nil. A falta de un minuto, el tesón del conjunto visitante encontró el premio de un golazo de Lucas. Los jugadores de Maca se quedaron petrificados. Y a 39 segundos del final, el Aspil lo tuvo en su mano en un doble penalti que Tripodi lanzó fuera. El Córdoba se quedó con el gesto torcido. La afición aplaudió, pese a todo. Toca mirar hacia adelante.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 3: Cristian Ramos, Jesús Rodríguez, Manu Leal, César, Keko -cinco inicial-, Giasson, Lolo Jarque, Gonzalo (p), Pablo del Moral, Zequi, David Leal y Cristian Cárdenas.

ASPIL JUMPERS RIBERA NAVARRA, 3: Gus, Lemine, Nil, Javivi, Tripodi -cinco inicial-, Paulinho, Sergi Cuxart (p), Lucas, Cristian Ortín, Íñigo Martínez, Rubén Camargo y Uge.

ÁRBITROS: Bernabéu Haro y González Ruano (Comité Valenciano). Amonestaron al local Cristian. Expulsaron a los visitantes Paulinho (min. 26) y Javivi (min. 31). También fue expulsado, por protestar, el preparador físico del Aspil Jumpers, Javier Lescún.

GOLES: 0-1, m. 3: Javivi. 1-1, m. 5: Zequi. 1-2, m. 6: Tripodi. 2-2, m. 7: Zequi. 3-2, m. 18: Koseky. 3-3, m. 39: Lucas.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la décimo primera jornada del campeonato nacional de Liga de Primera División LNFS, disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 2.766 espectadores. En los prolegómenos del partido recibió un homenaje el periodista deportivo Pepe Cañadillas por su trayectoria profesional en el Diario Córdoba. En el descanso se presentó ante la afición el equipo de Los Atómicos, de fútbol sala en silla mecanizada, que se ha integrado en la estructura del club que preside José García Román.

Etiquetas
stats