Salinas y los suyos contra González y “la infamia”

Salinas y miembros de su consejo de administración | MADERO CUBERO
Los ex consejeros del Córdoba emiten un comunicado crítico contra el actual presidente del Córdoba y los concursales | “Con esto termina el vía crucis de 15 personas”, dicen

La respuesta ha llegado. Los miembros del consejo de administración del Córdoba durante la etapa de presidencia de José Miguel Salinas han emitido un comunicado, firmado por todos ellos, en el que arremeten duramente contra la gestión de los administradores concursales y el actual presidente del club y dueño del paquete mayoritario de la SAD, Carlos González. Los antiguos rectores del Córdoba han redactado el documento tras tener en su poder el auto del Juzgado de lo Social númerol 1 de Córdoba, en el que se calificaba como “fortuito” el concurso de acreedores. No había, por tanto, una gestión “culpable” -así la etiquetaron Daniel Pastor y Alberto Escudero, los concursales- y, por tanto, se anuló el juicio que se iba a celebrar en enero del año próximo. En caso de haber seguido adelante el proceso, los ex consejeros podrían haber sido inhabilitados e incluso sancionados con una indemnización en torno a los 6 millones de euros. Sin embargo, el juez Fernando Caballero determinó, tras los recursos presentados, cerrar el caso.

CONTENIDO ÍNTEGRO DEL COMUNICADO

“Con la calificación como fortuito del concurso del Córdoba CF SAD se pone fin en primer lugar a un procedimiento jurídico -la apertura de la pieza de responsabilidad prevista en la ley concursal-; en segundo lugar, se considera adecuado a derecho el proceder del Consejo de Administración que presidió Jose Miguel Salinas, y por último, termina un singular vía crucis para 15 personas unidas por un sentimiento común: la pasión por su Cordoba CF.

Podría parecer con esto que el gol de Uli Dávila en Las Palmas da carpetazo a lo que este grupo de consejeros siente como un procedimiento infame contra su honra y gestión. Para evitar que esto suceda nos vemos obligados a salir ante la opinión pública y recordar cómo se inició este proceso, qué ha sucedido y qué se ha conseguido.

Allá por septiembre de 2012 dos administradores concursales, el letrado cordobés Alberto Escudero y el economista malagueño Daniel Pastor (cesado anteriormente por la jueza mercantil de CÁdiz por cobrar retribuciones por 2 millones de euros superiores a las autorizadas), calificaron nuestra actuación al frente de la gestión del Córdoba CF de culpable por tres hechos considerados muy graves:

1- No reclamar al accionista mayoritario una deuda social de más de 3 millones de euros.

2- Permitir a ese accionista disponer de forma indebida de un crédito fiscal de 2,5 millones de euros.

3- Sobreseer de forma general pagos a la Seguridad Social y Hacienda durante el periodo anterior a la solicitud de concurso voluntario.

Por estos tres hechos, a los antiguos consejeros nos pedían 6 millones de euros de indemnización y hasta 4 años de inhabilitación profesional. A esta calificación se sumó el actual dueño del club y su consejo. De estas acusaciones nos hemos defendido tanto los consejeros como el anterior accionista desmontando en sede judicial todos y cada uno de los argumentos empleados en nuestra contra .

Uno de estos argumentos, la supuesta deuda social (punto 1), fue reclamada también por Carlos González al Grupo Prasa por medio de una demanda judicial de la que se desistió bochornosamente en el último minuto. A partir de ese momento, Gonzalez pasó de reclamar 3,5 millones de euros a firmar en el juzgado que ningún derecho tenía de exigir a Prasa ni a nadie más, especialmente a nosotros como antiguos administradores, ni un euro por ese concepto.

Ahora es el famoso gol de Uli el que hace desaparecer también la reclamación a los consejeros de cualquier responsabilidad por nuestra gestión (puntos 2 y 3). Hoy esos mismos administradores concursales que hace dos años sostuvieron tan graves cargos dicen que ya no hay deuda social que reclamar, ni crédito fiscal que retornar, ni sobreseimiento general de pagos que penalizar. Ya no hay para estos señores, ni tampoco para González, como ha manifestado públicamente, motivo o causa para exigirnos ni un solo euro de sanción, ni un solo día de inhabilitación.

Nuestras familias y amigos, que han vivido con nosotros esta odisea, no entienden, ni olvidan, ni perdonan, la exposición pública y el daño tan notorio y gratuito al buen nombre y honorabilidad de las personas, a su profesionalidad y reputación, y todo por unas imputaciones que han terminado en nada, porque nunca fueron más que eso: nada.

No es este el foro para indagar sobre los móviles que llevaron a los administradores concursales y al actual propietario del Córdoba CF a imputar y sostener tan graves acusaciones y su correspondiente ruido mediático. Sí parece demostrado el fin que perseguían: un enriquecimiento para Gonzalez de más de 6 millones de euros que en dos ocasiones el juez ha dicho que era injusto. Conseguirlo pasaba por la ruina profesional y personal de quince personas a los que sólo se les puede acusar de entrega a su ciudad y de la pasión por sus colores blanquiverdes.

Finalmente queremos expresar nuestra gratitud a los numerosos cordobeses y cordobesistas que nos han expresado su solidaridad a lo largo esta travesía, así como por el respeto de muchos profesionales de la información que pública o privadamente nos han prestado su apoyo. Hoy se cierra un capítulo de esta historia que pone fin a la infamia, pero aún queda mucho por escribir en este libro para reparar el daño causado y olvidar tanto sufrimiento“.

Etiquetas
stats