Ríos y Juli, batalladores expertos en las bandas

Pedro Ríos, en la presentación del Córdoba. | ÁLVARO CARMONA
El jerezano y el alcoyano apuntan a titulares el próximo curso en las bandas del Córdoba | La veteranía es sinónimo de compromiso, lo que hace que el primero ya sea admirado por la afición

Son los más veteranos del lugar -junto con Cisma-. Una circunstancia que en realidad poco importa. Ni a ellos ni a quienes aguardan para verles actuar sobre el terreno de juego. Tampoco a Oltra, como cualquiera de la mayor parte de los preparadores que les dirigieron a lo largo de sus trayectorias. Los dos parten con ventaja para ocupar cada una de las bandas del Córdoba la próxima temporada, lo que da buena muestra de que la edad no pesa cuando uno lo impide. Muchas son las expectativas existentes en torno a las prestaciones que pueden ofrecer Pedro Ríos y Juli. Asegurado está, desde luego, el sacrificio por parte de ambos. Así como una experiencia que compartirán, salvo que cambie la situación en la recta final de la pretemporada, en los flancos del ataque blanquiverde la campaña que está a la vuelta de la esquina.

Las aptitudes del primero de ellos de sobra son conocidas ya tanto por Oltra como por la afición. Pedro Ríos recaló en el Córdoba en verano de 2015 con el aval del técnico, quien solicitó su contratación. La confianza era máxima y demostrado quedó desde el inicio. El jerezano fue uno de los hombres más utilizados por el valenciano el pasado curso. Sus ausencias, que en realidad fueron escasas, se dejaron sentir y sobre el césped acalló cualquier mínima duda que pudiera existir en cuanto a su rendimiento. Aquello de la veteranía mal vista. El extremo la convirtió en un grado y se convirtió en uno de esos futbolistas que ofrecieron el máximo siempre que tuvieron opción. Y si el estado físico no lo permitía, el esfuerzo y la constancia no faltaban. Siguió los pasos de otros como Robert, Pierini, Dani, Raúl Bravo o Stankevicius y como ellos se ganó a pulso el aprecio del cordobesismo. Tiene 34 años, pero en el campo pocas veces lo parece. Es el reflejo del compromiso.

En la presentación del conjunto blanquiverde el pasado sábado la respuesta de la afición cuando saltó al campo dejó claro que Ríos es uno de los llamados a ser ídolos la temporada próxima. Ocupará, en principio, el lugar vacante tras las salidas de Xisco y Florin. En su posición desea estar Juli, otro veterano incansable. El atacante, que puede actuar tanto en cualquiera de las bandas -en principio lo hará en la izquierda- como en la punta -una posición llamada a ser competida por Rodri y los refuerzos que deben llegar-, llega al Córdoba después de completar otro gran curso en Segunda A. En la 2015-16 cumplió su segunda campaña con la camiseta del Alavés, donde fue pieza clave para Pepe Bordalás y partícipe importante del ascenso del cuadro vasco a Primera. Ahora afronta un nuevo reto de máxima envergadura, el mismo que en Vitoria. Lo hace con el deseo de continuar con su línea de regularidad, de realizar una aportación destacada y demostrar, al igual que su compañero, que la edad no importa. A sus 35 años recién cumplidos -este martes- es la voz de la experiencia bien entendida.

Etiquetas
stats