A retomar la buena senda para recuperar el terreno cedido

Sarmiento lucha por un balón aéreo. FOTO: LARREA
El Lucena quiere olvidar su tropiezo en Melilla ante el Almería B, mientras el Córdoba B espera superar sus adversidades y dar continuidad a su reacción en El Palo

Por primera vez en lo que va de temporada, cambian las tornas para los dos equipos cordobeses del Grupo IV de Segunda B en lo que a sensaciones se refiere a la hora de encarar una nueva jornada. Les toca afrontar la decimoquinta cita del campeonato desde una situación muy diferente a la que ha sido habitual a lo largo de la campaña hasta el momento. En esta ocasión, es el Lucena el que busca el triunfo después de ceder una derrota y el Córdoba B el que espera iniciar una buena racha tras ganar en su anterior encuentro. Se produce un cambio de papeles, pero se repite los problemas circunstanciales causados por las bajas. Esta situación es mucho más grave en el caso del filial blanquiverde, que cuenta con hasta cinco ausencias para el choque que ha de disputar en la barriada malagueña de El Palo. Al menos llega con la moral por las nubes al conocer ya el sabor de la victoria. Una victoria a la que quiere regresar el cuadro celeste ante el Almería B para sanar la herida causada por el Melilla la pasada semana y no dar lugar a que la cuarta plaza quede más lejos.

El Lucena quiere volver a estrechar el cerco sobre los puestos que permiten jugar el play off de ascenso a la conclusión del campeonato, que en estos momentos están a cinco puntos. Ésa es la diferencia entre el Cádiz y la escuadra aracelitana después de que ésta cayera en Melilla la pasada semana. Por ese motivo, los de Falete esperan regresar al camino del triunfo ante un rival propicio para ello, siempre a priori. Llega al Ciudad de Lucena el Almería B, que atraviesa una situación complicada con 12 puntos, sólo uno por encima del descenso. Al amparo de su afición, los celestes no tienen otra cosa en la cabeza que dejar atrás el tropiezo en tierras norteafricanas para mantener su posición en el entorno de la zona noble. El preparador lucentino contará con las bajas de Obregón, por acumulación de tarjetas, y de Clavero, lesionado. Pepe Díaz, por su parte, es seria duda. El encuentro estará dirigido por el madrileño Bueno Prieto.

Diferente es la situación del Córdoba B, tanto respecto de su vecino provincial como porque encara la nueva jornada con una sensación hasta ahora desconocida. El filial viaja a Málaga, a la barriada de El Palo, después de cosechar su primera victoria de la temporada, algo que quizá dé alas al equipo de José Antonio Romero. El rival, con 18 puntos, mira hacia la zona baja de la tabla con cierta calma, pero tampoco se puede permitir más tropiezos de la cuenta para evitar problemas. Por su parte, el conjunto blanquiverde espera que la reacción iniciada ante el Écija no quede en un espejismo, pues los tres puntos en tierras malagueñas supondrían un importante salto en su lucha por la permanencia. Sin embargo, el segundo equipo califal tendrá un serio problema con las bajas, pues hasta seis hombres pierde Romero para este duelo: Mendi y Zafra se perderán el choque tras ser expulsados la pasada semana, José Antonio González por acumulación de tarjetas, Miguelito por lesión y Juan Guerra y Campabadal por estar convocados por Villa. Se queda sin delanteros centros natos el técnico del filial para un partido que arbitrará el madrileño Pérez Muley.

Etiquetas
stats