El rearme comienza en la defensa

Fernández, en un entrenamiento del Córdoba | MADERO CUBERO

Es un hecho, ya no ha lugar a la duda. El Córdoba debe convivir con las adversidades, que las enfrenta sólo en los partidos. Los contratiempos se suceden, a veces en mayor medida y otras en menor, para Curro Torres. Como ejemplo surge la situación de esta semana, en la que el preparador alemán tiene la repentina tarea de reconstruir la zaga de forma que ésta ofrezca garantías de seguridad. Porque el técnico pierde a dos de los hombres llamados a ser importantes en la recta final del campeonato, como lo son Miguel Flaño y Chus Herrero. Ambos están descartados, salvo mejoría de última hora, para el duelo del domingo (16:00) con el Almería. Al Poniente andaluz va a tener que acudir el cuadro califal sin el navarro, ni el zaragozano después de que el miércoles padecieran molestias físicas. La pregunta es, ¿apurado de centrales va a mantener el entrenador blanquiverde su línea de tres atrás?

La respuesta llega el domingo, como siempre en torno a una hora antes del partido, si bien la primera pista debe descubrirse este viernes con la comparecencia del técnico. Lo cierto es que Curro Torres trabaja desde el jueves con la ausencia doble en zaga en mente. En el caso de Chus Herrero, su dolencia guarda relación con el esguince de rodilla que sufriera en Tenerife. El aragonés parecía progresar para retornar al once tras perderse el último encuentro ante el Granada, pero se resintió y va a perderse su segundo choque consecutivo. Su recuperación va a ser cuestión de tiempo, con idea de que vuelva ante el Málaga. Más complicado de asumir fue la problemática abierta con Miguel Flaño, cuya lesión en apariencia puede ser más compleja. De entrada, en el cuerpo técnico tienen claro que no va a ser de la partida en Almería.

Una afección más importante es la que puede acusar el navarro, aunque el club no hizo anuncio al respecto. En todo caso, su presencia en el siguiente duelo pasa a ser dudosa. Toca esperar detalles y la evolución del futbolista, que a diferencia de Chus Herrero sí deja un hueco en el once. La situación es distinta dado que el aragonés ya había salido de la alineación la pasada semana por motivos físicos. Pero con el ex de Pamplona, y la prolongación de la baja de su compañero, Curro Torres se queda con sólo dos centrales: Álex Quintanilla y Luis Muñoz. Los dos tienen asegurada su plaza como titulares, lógicamente, pero el interrogante es, en efecto, si el preparador califal va a proseguir con su línea de tres -más dos- en la retaguardia o no. En principio, el de Ahlen no va a variar esta parte de su dibujo.

Todo hace indicar que el entrenador del Córdoba va a dejar el esquema tal y como lo presentó las últimas jornadas. Cómo, es la segunda incógnita. Ésta resulta sencilla de responder: Loureiro pasa a desempeñar el papel de central y Fernández regresa para ocupar el lateral derecho. Es la opción que baraja Curro Torres después del disgusto del miércoles con las molestias de Miguel Flaño y Chus Herrero. Así, la zaga la van a conformar en su eje principal el gallego, Álex Quintanilla y Luis Muñoz. El cordobés tiene ante sí la oportunidad de ganar el terreno perdido y Álex Menéndez va a seguir en el flanco izquierdo de la línea de atrás, si bien el rol de ambos es el de carrilero. ¿Y qué ocurre con el banquillo a nivel defensivo? Pues que Kevin Bautista está ante la ocasión de entrar en la convocatoria. El canterano está llamado a ser uno más de la expedición a Almería.

Bien es cierto que el preparador blanquiverde cuenta con la posibilidad de trasladar a Álex Vallejo a la zaga. Sobre todo cuando Yann Bodiger le ganó la partida en el centro del campo. Eso sí, otra cuestión es que Curro Torres decida modificar la idea en la medular y ubicar a dos hombres de mayor perfil defensivo. No parece que esto vaya a suceder. Por tanto, el rearme del Córdoba empieza en la defensa. Más allá de esta parcela, las demás ofrecen pocas dudas -casi ninguna- para el duelo con el Almería. De cara a este encuentro el técnico pudo respirar aliviado al saber que Blati Touré, que el miércoles también tuvo problemas físicos, va a estar a su disposición por si le requiriera sus servicios. No pasa lo mismo con Piovaccari, que fue baja las dos últimas jornadas por la rotura del dedo pulgar de uno de sus pies. El italiano progresó y se contaba con su vuelta para el encuentro del domingo. Sin embargo, todavía tiene que finalizar su rehabilitación.

Etiquetas
stats