Puertas cerradas para abrir el camino de la salvación

Los jugadores del Córdoba en la Ciudad Deportiva | MADERO CUBERO
El Córdoba inicia el trabajo de preparación para el partido en Gijón en sesiones de entrenamiento sin acceso para el público

La situación comienza a ser comprometida. Cierto es que la distancia con la zona de descenso, en términos cuantitativos, no disminuyó tras el empate con el Real Murcia. Ésta se mantiene en dos puntos. Sin embargo, el Córdoba sí se aproximó a las plazas que llevan directamente a Segunda B a final de temporada a nivel cualitativo, ya que volvió a bajar un puesto. El conjunto blanquiverde ocupa en estos momentos el décimo sexto lugar de la tabla de Segunda A. Quizá por ese motivo, y porque todo pasa en las próximas jornadas por evitar que los problemas crezcan, el cuadro califal comienza la presente semana apartado del ruido externo. Hay mucho en juego y en el horizonte más cercano se encuentra un duelo realmente complicado.

La cita del domingo en El Molinón ante el Sporting de Gijón se presenta como una de las más difíciles de cuantas restan al equipo de Albert Ferrer. Y llega después de que el Córdoba encadene cuatro partidos sin conocer el triunfo y con el apuro clasificatorio mencionado. Por si fuera poco, el ambiente es el que es, con tensión entre el club y buena parte de la afición. Todo ello pueden ser razones para explicar una práctica que es habitual al final de cada semana cuando se trabaja en la preparación de un nuevo duelo, pero que en esta ocasión se da de una forma menos común. No en vano, es atípico que un conjunto inicie sus sesiones de trabajo a puerta cerrada. Así desarrolló el entrenamiento de recuperación del domingo el cuadro blanquiverde y así lo volverá a hacer esta tarde.

Porque la primera sesión de la semana transcurrirá nuevamente sin que nadie pueda atender la evolución del equipo, que hoy tiene previsto ejercitarse en las instalaciones de El Arcángel a partir de las 17:30. Todo hace indicar que el de esta tarde sea un entrenamiento dirigido al trabajo en gimnasio. Sea como fuere, comienza de manera poco habitual la preparación del encuentro en tierras asturianas, en el que no podrán ser de la partida ni López Garai ni López Silva. Ambos están sancionados, aunque en el caso del vasco no podía jugar por contrato ante el que hace unos días era su club. Por otro lado, habrá que ver si Arturo evoluciona de aquella contusión que sufrió en una acción con Juan Carlos en la Ciudad Deportiva hace ya casi cuatro semanas y que le dejó fuera de la lista de Albert Ferrer para los tres últimos encuentros.

Está claro que no queda otra que revertir la actual situación del equipo, sobre todo cuando en las tres citas más recientes pareció mostrar debilidad a la hora de defender resultados favorables. Porque tanto en casa ante Lugo y Real Murcia, como fuera en Sabadell, el conjunto califal consiguió tomar ventaja en el tanteador para finalmente ceder sendos empates en los dos primeros casos y una derrota en el tercero. De ahí la necesidad de evitar la entrada en puestos de descenso, ya que quizá esa situación, también inesperada a todas luces, pueda resultar difícil de contrarrestar por los de Albert Ferrer. Es la explicación más lógica a la clausura a la que se somete en estos días el equipo y que habrá que ver si se mantiene a lo largo de los siguientes.

Etiquetas
stats