El problema que no cesa: defensa rota

Jesús Valentín y Luis Muñoz, a la llegada a un entrenamiento | TONI BLANCO

Tan repetida es la situación que comienza a ser una costumbre. Demasiado frecuente es ya la pérdida de recursos en la línea de retaguardia. Es el problema que no cesa para Curro Torres, que en esta ocasión cuenta con más condicionantes adversos que nunca en esta parcela. El Córdoba encara su duelo en Alcorcón (domingo, 18:00) con la zaga bajo mínimos por diversos motivos. De entrada, el técnico no va a tener a su disposición a Loureiro y Álex Quintanilla por sendas sanciones. Del mismo modo, el alemán debe trabajar con la idea de que Aythami es un efectivo menos dada su próxima salida rumbo a Las Palmas. Así, el regreso de Javi Galán tras cumplir ciclo de amonestaciones es una alegría menor para el cuadro califal. El cuadro califal necesita a un tercer central, que espera sea Josema.

Las vicisitudes son continuadas atrás desde hace varias jornadas. Como ejemplo está el último encuentro, disputado en Soria, para el que el preparador blanquiverde perdió a dos jugadores. Ante el Numancia no pudieron estar Aythami, expulsado un partido antes, ni Javi Galán, que alcanzaba el cupo de cinco amarillas. De esta forma, el de Ahlen se vio obligado a modificar la zaga. Álex Quintanilla y Luismi Quezada, uno para el eje central y el otro en el lateral izquierdo, fueron los elegidos para paliar las bajas. Lo cierto es que esa doble variación se repitió en la visita del Rayo Majadahonda en relación al anterior choque liguero, en Tarragona. Entonces, el canario y el pacense retornaban al once después de estar ausentes en tierras catalanes por fiebre. Pero las semanas de movimientos en la línea defensiva se elevan a cinco, sin incluir ésta.

Todo comenzó ante Las Palmas, cuando el técnico optó por Luis Muñoz como pareja de Aythami en el centro de la zaga. Aquella permuta fue decisión de Curro Torres, que después sí empezó a combatir contra las lesiones y sanciones. El problema es mucho mayor ahora, puesto que el preparador califal apenas cuenta con cinco hombres para toda la retaguardia. Sólo dos de ellos son centrales. Para ocupar los dos puestos de dicha demarcación tiene únicamente disponibles, hoy por hoy, a Luis Muñoz y Jesús Valentín, un hombre que, por si fuera poco, no entra en los planes del alemán. Tanto es así que su nombre aparece en las listas de probables salidas durante este mercado invernal. A la ausencia obligada de Álex Quintanilla, que va a cumplir ciclo de tarjetas, ha de sumarse la de Aythami.

Precisamente el canario es uno de los protagonistas de esta semana en El Arcángel. La razón no es otra que la negociación que mantiene con el club para abandonar la disciplina blanquiverde con el fin de poner rumbo a Las Palmas. La rescisión de su contrato es uno de los asuntos a resolver por la dirección deportiva del Córdoba, que tarde o temprano ha de producirse. Por este motivo, Curro Torres debe trabajar, ya lo hace desde hace días de hecho, con la premisa de que pierde a Aythami. Aunque esta circunstancia no cambia en demasía con lo que previsiblemente pudiera suceder con el zaguero a su disposición. Su sitio pareció perderlo según las últimas declaraciones del presidente, Jesús León, acerca del compromiso de los futbolistas.

Así, el técnico necesita un tercer central para acudir con garantías a Alcorcón. En esta posición puede actuar Álex Vallejo, pero dicha opción parece imposible esta vez dado que con la marcha de Bambock no existe repuesto para el pivote defensivo. Lo ideal para el Córdoba en este caso es que se produzca al fin el efecto dominó que ansía en el mercado y pueda inscribir a Josema antes del duelo en tierras madrileñas. El joven defensa es del gusto de Curro Torres y a estas alturas de semana un clavo ardiente al que se aferra. Mientras, incluye a Kevin Bautista, del filial, en los entrenamientos del primer equipo. Si bien es mediocentro, puede actuar de zaguero -juega habitualmente en esta posición- y al menos es, a día de hoy, alternativa para cerrar la convocatoria.

Pero la situación a corto plazo no afecta sólo al eje central de la zaga, ya que también es baja por sanción Loureiro. En el lateral derecho el quebradero de cabeza es menor, puesto que el gallego tiene quien le supla. Lo cierto es que Fernández, a pesar de ser uno de los capitanes del plantel, lleva sin intervenir en competición oficial -Liga y Copa- desde el 11 de noviembre. De ahí que la acumulación de amarillas del joven jugador suponga un contratiempo para el alemán, que nunca incluyó en su once al cordobés.

Etiquetas
stats