¿Cuál es el plan para el deporte español?

Javi Flores, en la visita del Cartagena a El Arcángel la pasada campaña | ÁLEX GALLEGOS

Lejos de disminuir, la incertidumbre va en aumento. Es lo que refleja el último anuncio oficial por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que parece mostrar no sólo la incógnita sobre las competiciones de sus disciplinas sino de todas. Al menos es lo que parece quedar en fondo de la nota emitida por el órgano presidido por Luis Rubiales -hoy por hoy al frente de una junta gestora hasta proceso electoral- durante el viernes. El comunicado federativo expone la convocatoria de una reunión entre los presidentes de sus distintas delegaciones territoriales para decidir la forma y la fecha de arrancar la próxima temporada. También para desvelar la intención de que haya un acuerdo de todas las modalidades de cara al curso 2020-21. Claro está, dicha medida resulta de la situación actual de la crisis sanitaria de Covid-19.

Como punto de partida está la postura de la RFEF de que “resulta imprescindible una reflexión conjunta sobre la procedencia de iniciar la nueva temporada deportiva con unas garantías sanitarias y jurídicas suficientes para todos los deportistas, clubes y federaciones”. La causa de esta consecuencia -de este pensamiento- es que “en estos momentos las condiciones han cambiado en relación con lo previsto en las semanas anteriores”. De ahí que el ente, “de común acuerdo con las federaciones deportivas españolas de deportes de equipo convocados por el Comité Olímpico Español y al amparo de las últimas decisiones de las federaciones internacionales como la UEFA y la FIFA”, considera la necesidad de un encuentro global en cuanto a fechas y formas.

“A estos efectos se ha convocado una reunión de los presidentes de las federaciones autonómicas para el próximo lunes”, prosigue la RFEF en su anuncio. En dicha cita “se informará de la situación y se adoptarán las decisiones pertinentes en cuanto al cómo y al cuándo podrán iniciarse las competiciones estatales no profesionales”. “La RFEF actuará de común acuerdo y en la misma línea que el conjunto de las federaciones de deportes de equipo y bajo el amparo y las directrices que nos remitan las autoridades competentes para poder garantizar la salud de todos los deportistas que participen en las competiciones oficiales de ámbito estatal con un modelo homogéneo y válido jurídicamente para todos por igual”, añade y concluye el organismo. Es decir, en el aire está el calendario e incluso la celebración normal de la campaña venidera.

De esta forma, como mínimo, están en el aire los comienzos de las competiciones de fútbol desde Segunda B hacia abajo y de fútbol sala. En el primer caso no hay siquiera un esbozo de calendario -aunque sí del sistema de campeonato-, salvo que se preveía el fin de semana del 22 y 23 de septiembre. En cuanto a la segunda disciplina, cuenta con un calendario aprobado unilateralmente por la RFEF que tiene en su contra a toda la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) -sus clubes asociados- con inicio fijado el 5 del próximo mes. Tal fecha parece quedar relegada a una pretensión incorrecta. Lo que resta por saber es si otros deportes, como el baloncesto o el balonmano, que gozan de una campaña ya definida también van a dejar en duda sus decisiones.

Etiquetas
stats