Pendiente de la operación salida

Víctor Ruiz, a la derecha junto a Raúl Agné, en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

“Somos capaces de poner fútbol, pero nos falta pegada”, Raúl Agné dixit. Muy claro lo tiene el entrenador del Córdoba, tanto que en las últimas semanas insistió una y otra vez en su discurso. A diferencia de otras ocasiones, el aragonés optó desde diciembre en posicionarse públicamente sin ambages. Considera que su plantilla tiene carencias, en ataque principalmente, y de ahí que reitere su idea de que el club ha de actuar sí o sí en el mercado de invierno. Lo cierto es que la entidad está preparada para intervenir en la ventana de fichajes y responder a las reclamaciones del técnico, si bien tiene que abrir la puerta a futbolistas con anterioridad. Precisamente en este sentido pretende dar sus primeros pasos el martes, cuando prevé cerrar la marcha de Víctor Ruiz. Eso sí, para inscribir al fin a Luis Garrido, que va a ser la primera incorporación del equipo a nivel federativo -y competitivo por ende-.

El objetivo del Córdoba no es otro que reforzar al plantel dirigido por Raúl Agné en la parcela ofensiva. Es en esa zona donde deben llegar al menos tres jugadores, aunque existe la posibilidad de que haya una cuarta contratación. Otra cuestión es que ésta o las que puedan añadirse lo sean para otra línea. Sea como fuere, el club tiene trazado un plan para el mercado de invierno que afrontó de primeras sin capacidad de realizar movimientos por un bloqueo de los derechos federativos que resolvió el viernes. Fue entonces cuando el pago de 237.000 euros acabó con una situación conocida tras lo vivido el pasado verano. Ese mismo día ya intentó la entidad dar salida a uno de los hombres señalados para abandonar su disciplina y aportar su licencia a otro que lleva en el cuadro califal desde hace meses pero sin opción de jugar.

Por partes, lo primero que ha de hacer el conjunto blanquiverde es liberar fichas. Y es en ese punto donde apareció el nombre de Víctor Ruiz, cuya marcha debió zanjarse el viernes. Su baja no se pudo certificar en ese momento, pero estaba prácticamente hecha. El desenlace a dicha circunstancia va a tener lugar, si nada lo impide, al inicio de la presente semana. El central, que recaló en el cuadro califal tras su paso por el Atlético de Madrid B, apenas gozó de minutos a lo largo de la primera vuelta del curso y enseguida se postuló, quizá sin quererlo, para cambiar de destino este enero. Así va a ser, con la posibilidad de que su marcha se produzca bajo la calidad de cedido. Sea como deba ser, el zaguero apunta a un club de la zona del Levante español, en teoría del Grupo III de Segunda B.

La marcha de Víctor Ruiz va a tener como consecuencia directa la inscripción de Luis Garrido, por quien el viernes se atrasó el anuncio de convocatoria por parte del cuadro califal. El hondureño es un futbolista que gusta sobremanera a Raúl Agné, que antes del duelo con el Recreativo resaltó sus capacidades. El pivote es pura potencia física y eso es algo que, como ya dijo el técnico en varias ocasiones, necesita muy mucho su equipo. Así, el Córdoba estableció como hoja de ruta la baja del central para después, acto seguido, certificar el alta del centroamericano. Esto va a ocurrir, al igual que lo del zaguero, el martes. Así lo tiene establecido en su hoja de ruta desde hace días. O más bien desde hace semanas, cuando desde la dirección deportiva ya se conocía la idea del entrenador y se sabía de la necesidad de liberar licencias de mayores de sub 23.

Así, la entidad está pendiente de la operación salida. Y no sólo ya en lo que se refiere a Víctor Ruiz y de cara a la inscripción de Luis Garrido. Tiene la intención de acometer entre tres y cuatro fichajes, para lo que debe aminorar la presencia de futbolistas en el vestuario. Sobre todo si desea firmar jugadores mayores de sub 23. Al menos dos o tres bajas más han de producirse por tanto a partir del martes, cuando la actividad en el plano federativo se retoma. Con este panorama, otro nombre es el que sobresale en los últimos días, antes incluso de comenzar el período vacacional de Navidad. Es el de Fernando Román, en cuya marcha trabaja también el Córdoba desde tiempo atrás. Al igual que Víctor Ruiz, el madrileño, que llegó procedente del Valencia Mestalla, tuvo muy escasas oportunidades durante la primera vuelta del campeonato. Él cuenta con contrato hasta 2022 pues firmó por tres temporadas, su compañero hasta 2021 -fichó por dos campañas-.

Etiquetas
stats