Un paseo por el paraíso

.

La historia ha querido brindarle un pequeño respiro -totalmente merecido y ganado a pulso- en forma de disfrute en una campaña complicada para el Ángel Ximénez-AVIA de Puente Genil. El cuadro provincial, en plena lucha por la salvación en Liga Asobal, se ha dado cita este fin de semana en la fase final de la Copa del Rey de balonmano, que ha tenido lugar en el Madrid Arena. Después de una épica remontada en casa ante el Bada Huesca, los de Julian Ruiz certificaban su billete para la fase final del torneo copero por segunda vez en lo que va de vida de la entidad. Un acontecimiento histórico tanto para el club cordobés, como para el balonmano andaluz en general, ya que después de tres años un representante regional volvía a colarse entre los 8 mejores de España.

El propósito era disfrutar lo máximo posible y tratar de buscar una heroica que, estadísticamente hablando, parecía muy complicada. De hecho, los siete equipos restantes están actualmente entre los nueve primeros clasificados de la competición doméstica, mientras que el Ángel Ximénez es duodécimo. Un rebelde que ha querido codearse con los mejores. Y tenía argumentos sólidos para soñar. La primera parada del torneo les midió ante un Fraikin BM Granollers, que marcha actualmente en quinta posición, y trata de pugnar por los puestos de honor de la tabla. Y lo hicieron de la forma que mejor sabe el resultado al final, sufriendo. Un duelo que tuvo que resolverse desde la línea de 7 metros (31-29), tras 60 minutos de una igualdad extrema y 10 minutos de prórroga. Así, los cordobeses escribían un nuevo capítulo en su breve historia en Asobal, logrando repetir presencia en la ronda de semifinales, y aún con el recuerdo de la experiencia vivida en Gijón 2015.

Apoyados por una importante presencia de aficionados pontaneses, el sueño ahora pasaba por doblegar al todopoderoso FC Barcelona Lassa. Lo intentó hasta el último suspiro el Ángel Ximénez, aunque el desgaste y el esfuerzo titánico de cuartos de final hicieron mella, no pudiendo superar al intratable líder de la competición (36-27), que consiguió meterse en su quinta final de Copa consecutiva, manteniendo el trono de campeón, tras su triunfo frente a La Rioja (35-28). "Supone una alegría muy grande y una responsabilidad tener a tanta afición de Puente Genil en las gradas del Madrid Arena. Nuestra obligación es que se sientan orgullosos, más allá del resultado", comentaba el técnico provincial al término del encuentro. Y no hay duda de que se sentirán orgullosos. Un pequeño regalo en un curso complicado y en el que tocará seguir peleando. Pero Puente Genil ha tenido ya su particular cita con la historia.

Etiquetas
stats