Pánico cuando el Córdoba llama a la puerta

Florin en el Bilbao Athletic-Cordoba (1-2) en San Mamés | LOF
El conjunto de Oltra es actualmente el segundo mejor visitante de la Segunda División | Nadie ganó más partidos que él lejos de su estadio | Sólo el Mirandés suma más puntos y goles a favor

En esta enloquecida Segunda División, en la que vivir de las apariencias es una estúpida forma de abordar objetivos, hay estadísticas para armar cualquier teoría. Más allá de estilos de juego, de estéticas y sensaciones, los números retratan realidades. Se han cumplido dos tercios del campeonato, 28 jornadas ya, y el personal va a saco: se trata de sumar. Más de la mitad de los equipos pueden decir, sin que suene raro, que pueden dar el salto a Primera a día de hoy. El Córdoba es uno de ellos. Lleva veintidós jornadas metido en zona de play off y quince de ellas en puesto de ascenso directo. Tiene el segundo puesto a tiro de tres puntos. Y desde el pasado sábado, tras su victoria por 1-2 ante el Bilbao Athletic, puede decir que es el segundo mejor visitante de la Liga: ha sumado 21 puntos en 14 partidos.

Con su triunfo en San Mamés ante el filial bilbaíno, el Córdoba engarzó su segunda victoria consecutiva fuera -la otra fue por 1-3 ante la Ponferradina- y, por primera vez en su historia en la categoría, marcando dos o más goles. La aparición del Córdoba supone que se activen las alarmas en cualquier escenario de la Liga. La formación de Oltra no es de las que menos goles recibe (20), pero presenta un formidable balance realizador de 19 tantos. Sólo el Mirandés (23) hace más. También el equipo burgalés es el que más recaudación logra en sus salidas: 22 puntos. A los de Carlos Terrazas les han metido 24 fuera de su casa, un registro al nivel de lo peorcito de la Liga: sólo el Llagostera (30) encaja más. Los de Miranda están décimos, a tres del play off. Ése es el puesto que le depara su extraña trayectoria. Esto es Segunda, ya saben.

El Córdoba ganó en Zaragoza (0-1), Lugo (1-2), Girona (1-2), Almería (0-1), Ponferradina (1-3) y Bilbao Athletic (1-2), exprimiendo en todos esos partidos una virtud que permanece inalterable: la pegada. En su partido más reciente consiguió el máximo botín con dos disparos entre los tres palos: uno lo convirtió en gol Florin Andone y el otro fue un penalti marcado por Fidel y cometido sobre el rumano, cuyo impacto es enorme. Especialmente en las salidas: más de la mitad de sus 12 goles (7) los ha logrado lejos de El Arcángel. Indirectamente, a través de pases, faltas y penaltis recibidos, intervino en un puñado más.

Se puede decir, con los números en la mano, que la eficacia en las salidas sostiene la candidatura del equipo blanquiverde. Con seis partidos ganados, tres empates y cinco derrotas, el Córdoba está empatado a puntos (46) con el Oviedo, que es tercero, y va a tres del Alavés (49), al que tiene que recibir dentro de muy poco en El Arcángel. Aquí, en su hogar, lleva tres derrotas seguidas y, por lo tanto, tiene un problema que resolver. Pero eso es otra historia.

Etiquetas
stats