Una oportunidad más que un partido

Manu Leal, ante el Ribera Navarra en Vista Alegre el pasado curso | ÁLEX GALLEGOS

Once días después vuelve a la pista. En realidad lo hace en el plano competitivo pues su actividad no cesa por mucho que hubiera descanso en la considerada mejor liga del mundo. Porque es de sobra conocedor de la necesidad de mantener el máximo nivel de preparación para alcanzar el objetivo, más complicado que la anterior campaña. Lo cierto es que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad retoma este miércoles (19:30) el pulso al campeonato de Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Aunque el regreso es en Vista Alegre no va a contar con el apoyo de su afición a resultas de las últimas restricciones de la Junta de Andalucía por la pandemia de Covid-19. Con todo, el conjunto blanquiverde encara su retorno al parqué con ambición, igual que siempre, y la imposición a sí mismo de lograr la victoria. Más que nada porque se enfrenta a un rival directo por la permanencia como es el Ribera Navarra, que se encuentra con dos puntos menos y en descenso.

La relevancia del encuentro ante el cuadro tudelano, por si tuviera alguna duda, ya la remarcaron los días previos el capitán del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, Manu Leal, y su entrenador, Josan González. El técnico de Puente Genil fue muy claro a la hora de hablar sobre el asunto al apuntar que “es uno de los típicos partidos que se llaman de seis puntos y que va a decir un poco, al final, qué objetivo se tiene en la temporada”. “Sacar los tres puntos sería muy bueno no vernos en esa parte media alta de la clasificación”, añadió el preparador blanquiverde. Así, el mensaje es diáfano -de hecho, más es imposible que lo sea-. Porque además, no sólo con la mirada en una zona más elevada de la tabla, la derrota puede suponer para los califales sufrir con un problema que hoy por hoy no tienen realmente. Aunque se encuentran en una posición baja goza de una ligera ventaja sobre los puestos de peligro. La idea, de esta forma, es incrementar esa renta.

También ha de tenerse en cuenta que la diferencia para con su adversario va a ser tan sólo provisional, como hasta ahora. Básicamente porque el Córdoba Patrimonio de la Humanidad suma seis puntos en otros tantos duelos, con uno todavía pendiente por el aplazamiento de su visita al Real Betis en la primera jornada. Por su parte, el Ribera Navarra acumula sólo cuatro en su casillero en siete choques, esto es uno más y, por ende, la totalidad de los que había de disputar. Dicho de otra forma, el triunfo no sólo tiene un valor doble, como bien afirmó Josan González -y también indicó Manu Leal-, sino que permite pensar en una distancia aún mayor. Así, de vencer el cuadro califal se situaría cinco puntos por encima de los tudelanos con opción de elevar la renta a los ocho. Ninguna de las cifras es, ni mucho menos, desdeñable.

De ahí que desde el vestuario blanquiverde se insista tanto en la importancia, que es mayor si cabe, del duelo con el Ribera Navarra. A lo dicho cabe añadirse el hecho de que el equipo de Josan González tiene previsto recibir sólo unos días después al Inter, un choque en el que resulta mucho más difícil puntuar. Por mucho que, eso sí, dejara claro con anterioridad que los apriorismos a veces valen de poco: triunfo ante el Barça (3-1) y empate ante el Palma Futsal (2-2). El caso es que el cuadro califal define muy bien su objetivo en la vuelta a la competición, en la que por cierto pisa el parqué de su feudo, el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre, sin que haya aficionados en las gradas. Debido a las últimas medidas contra el Covid-19 el recinto no puede albergar a espectadores, lo que hace más especial la cita. Tanto es así que desde la plantilla se piensa en la victoria como forma de agradecer el apoyo a su hinchada.

En cuanto al encuentro, que puede seguirse en directo a través de LaLiga Sports TV y Onda Mezquita 7 TV, salvo contratiempo de última hora el Córdoba Patrimonio de la Humanidad llega con toda la plantilla a disposición de su entrenador. Así es de nuevo tras varias jornadas, lo que concede a Josan González elegir en una convocatoria de la que, realmente, sólo un jugador del primer equipo queda fuera. El Ribera Navarra, por su parte, recala en la Ciudad de los Califas después de dar muestras de una ligera mejoría. Cayó en las cuatro primeras jornadas, de manera contundente incluso, pero a continuación fue capaz de superar a O Parrulo (6-4) y empatar en la pista del Jimbee Cartagena (2-2), nada más y nada menos. En su último partido cedió por la mínima ante otro grande como ElPozo Murcia Costa Cálida (2-3). Es decir, aunque en teoría está un escalón por debajo no ha lugar a la más mínima confianza.

Etiquetas
stats