La nueva vida de Alfaro

Alfaro, de verde, durante el entrenamiento del martes | MADERO CUBERO

El verano del 2016 ha representado un periodo clave en la vida de Alejandro Alfaro Ligero (La Palma del Condado, Huelva, 1986). Al borde de la treintena, con una trayectoria futbolística enquistada, necesitaba un cambio de aires, un revulsivo personal que le permitiera abordar el tramo final de su carrera de un modo mejor o, al menos, distinto al que vivía en su último destino. En Valladolid, Alfaro era una pieza residual. Apenas se le tenía en cuenta para contribuir en los últimos proyectos de ascenso en Pucela, que fueron fallidos. En Valladolid jugó 20 partidos en dos años y marcó un par de goles. Nada más aterrizar, sufrió una lesión que le dejó fuera de combate durante meses. Apenas habían pasado media docena de jornadas del campeonato 14-15. Nada fue igual desde entonces. La estrella de Alfaro fue perdiendo brillo hasta apagarse. Aunque no por completo. Ahí llegó Oltra y la luz se encendió para un futbolista que trata de reencontrarse en Córdoba.

La llamada de El Arcángel ha supuesto una nueva puerta abierta para Alfaro, que no dudó ni un momento cuando le reclamaron para recomponer un proyecto ambicioso en un club con pasado reciente en Primera y un entorno exigente. Parecido a lo que tenía en Valladolid, aunque allí no estaba José Luis Oltra. El técnico valenciano ha sido el que más veces ha entrenado a Alfaro en su trayectoria profesional. Lo tuvo en el Tenerife de la temporada 2007-08, un equipo que aún se recuerda en las islas. Ascendieron a Primera División y dejaron una estela de brillantez que caló entre la afición y llamó la atención nacional. Alfaro marcó 27 goles en 79 partidos con los chicharreros, jugando en Segunda y en Primera al lado de Oltra durante dos temporadas fenomenales. Tras haber destacado en la cantera del Sevilla, el extremo de La Palma del Condado se situó en el escenario futbolístico como una pieza codiciada. Luego Oltra lo reclamó también para el Mallorca, en el que el jugador volvió a tener un protagonismo destacado, aunque los baleares estaban en Segunda y en plena crisis. Vistió la camiseta bermellona en 105 ocasiones (19 goles). Es el club en el que más ha jugado. Y Oltra, su entrenador de cabecera: le ha tenido como jefe en 117 partidos de los 297 que acumula en su trayectoria.

En Córdoba le recibieron con honores. Su imagen fue utilizada por el club para la campaña de abonados y Oltra le dio rango de titular desde la llegada. Alfaro necesitaba partidos y el valenciano se los dio. Y se los sigue dando, pese a que su rendimiento ha resultado irregular. Lleva once partidos disputados y ha marcado dos goles. Este sábado volverá a cruzar su camino con el Real Valladolid en un partido que quizá guarde para él un reto íntimo. En El Arcángel, donde ahora tiene su lugar de trabajo, esperan ver de nuevo al Alfaro determinante en un partido llamativo. Los blanquivioletas llevan tres partidos sin perder después de haber pasado un calvario de cinco derrotas seguidas. Tienen su presión detrás. El Córdoba no ha ganado en el mes de octubre ninguno de sus cinco partidos y el último en casa lo perdieron, de manera inesperada, con el Sevilla Atlético (0-1). Pero están en zona de play off y no quieren salir de ella. Alfaro será uno de los guardianes de ese tesoro.

Etiquetas
stats