Navarro, una última vez sobre el césped

Homenaje a José Luis Navarro en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

https://youtu. be/C6b8AwflUhE

Es la despedida. A diferencia de en 1970 es la definitiva. Más si cabe porque después de colgar las botas nunca dejó de estar presente. Sí es para siempre en esta ocasión. Pero la realidad es que su recuerdo le hará permanecer tanto en el lugar en que acabó de acompañar al club de su vida como en cualquier otro donde se le piense. Porque a José Luis Navarro será imposible olvidarle en clave blanquiverde. El Córdoba despide este martes de la forma en que merece al futbolista que durante más temporadas y en más partidos defendió su camiseta. Los colores y el escudo los llevó por bandera, de ahí que El Arcángel haya abierto sus puertas para que pudiera tener una última vez sobre el césped.

Tal y como ocurrió con Francisco Calzado Litri, otro emblema del Córdoba, el féretro de José Luis Navarro, fallecido la madrugada del lunes, recorrió el verde del estadio al que acudió hasta el último día -ya como espectador insigne aunque como uno más-. Lo hizo portado y acompañado familiares, amigos y futbolistas en activo o retirados. El homenaje partió precisamente de la Asociación de Futbolistas Veteranos (Futvecor), cuyo presidente, Manuel Garrido, tampoco faltó. Además asistieron otras personas con mayor o menor vinculación con la entidad pero que no pisaron el terreno de juego -a nivel deportivo-, como fue el caso de Rafael Gómez. El que fue mandatario del cuadro califal en la década de los noventa y a comienzos del nuevo siglo quiso estar junto al capitán de capitanes, al igual que otros como Claudio Ripoll o Francisco Rojas.

Fue desde bastantes minutos antes de las 11:00, cuando estaba previsto el comienzo del tributo póstumo a José Luis Navarro, cuando llegaron uno tras otro muchos ex del Córdoba. Casi todas las generaciones tuvieron representación al acudir Miguel Reina, Diego Moreno, Rafael Jaén Cone, Pepe Escalante, Juan Verdugo, Manolín Cuesta, José Calzado Pepín -que ya vivió un acto tan emotivo con su hermano Litri-, Antonio Valentín, Rafa Navarro, Rafa Fernández… En el adiós al hombre que, como él afirmó en su día, había dedicado su vida al club hubo además presencia de algún que otro jugador de la actual primera plantilla del conjunto blanquiverde, como Miguel de las Cuevas. Resultaba normal y lógico, el de Aranjuez -pero con corazón cordobés- fue una especie de hilo conector para todos los que antes o después, tras su retirada, pasaron por la entidad.

La entrada al campo, ése que dista un puñado de metros de aquel otro en que escribió páginas memorables para el Córdoba, se produjo en escrupuloso silencio. Antes quizá no faltaron las anécdotas, retales de vivencias dentro del club y por supuesto con el que se convirtió en su mayor leyenda deportiva. Las lágrimas se escaparon en algún momento, mientras el féretro era portado hasta el centro del campo para posicionarse ante el palco del estadio. Todo ocurrió con la presencia del consejero delegado de la entidad, Javier González Calvo, junto a familiares, amigos y compañeros. El dirigente dedicó unas palabras al homenajeado y una oración precedió al momento en que las emociones debían ser máximas: un sonoro aplauso rompió la mudez del escenario y el instante. Así, José Luis Navarro tuvo una última vez en el césped.

Etiquetas
stats