Es el momento de los humildes

Jugadores del Montilla en un entrenamiento | MONTILLA CF

Quizá la inmensa mayoría siga pendiente de cada partido de Primera. Es probable que casi nadie quiera perder la pista de lo que sucede en un tramo final de LaLiga extraño y casi forzado. También que sean muchos los que presten atención a Segunda. Sobre todo tras la disputa de la fase por el título de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Y sin embargo, la competición, y con ella la lucha básicamente por los ascensos, se abre para otros muchos clubes de categorías a veces olvidadas. En el cuidadoso avance de la denominada nueva normalidad, este fin de semana comienza una etapa cargada de ilusión para multitud de equipos tanto de fútbol como de su hermano en pabellón. Lo cierto es que la esperanza de alcanzar el objetivo final puede ser efímera y por ello es casi seguro que cada cual va a dar lo máximo sobre el verde o en la pista.

Es el momento de los humildes. Y no se trata sólo de lograr el ascenso de Tercera a Segunda B, como va a buscar el Ciudad de Lucena a partir del próximo domingo, día 19, ante el Xerez DFC. Consiste en la pelea -en el más estricto sentido deportivo- más auténtica, la que afrontan los conjuntos de los que muy pocos se acuerdan con hábito. Arranca la misma este fin de semana con los primeros encuentros de play off exprés, cada uno en formato distinto, de diversas categorías. Lo importante en este caso es la presencia de no pocas entidades cordobesas en la batalla por el salto de nivel. Sin ir más lejos, el estadio Manuel Polinario Poli de Puente Genil acoge desde el sábado una interesante pugna provincial por una plaza en División de Honor.

Dicha promoción corresponde al panorama futbolístico y comprende en concreto al Montilla, el Priego, el Almodóvar del Río y el Palma del Río. Estos equipos son los que logaron, hasta la declaración del estado de alarma por la pandemia de Covid-19, se hicieron con los primeros cuatro puestos de Primera Andaluza en Córdoba. Y son los que van a guerrear por un lugar en superior categoría desde el sábado. Dicho día se miden en una primera semifinal el cuadro vinícola y el palmeño. El domingo es turno para el duelo entre prieguenses y cucos. Los dos partidos se disputan a las 21:30 y de ellos van a salir los aspirantes últimos a un ascenso que se va a decidir el próximo domingo, día 19, en el mismo escenario -el Manuel Polinario Poli- y a idéntica hora.

Pero la batalla por obtener nuevos galones no está sólo en Puente Genil. Es todo lo contrario pues son otros los equipos y escenarios que aparecen en el calendario. Por orden cronológico, el Baenense Atlético encara ya el sábado su desafío de ascenso a Tercera de fútbol sala. Lo va a hacer en la localidad malagueña de Villanueva de Tapia y ante el Bollullos. Al igual que en el caso de la primera semifinal del play off exprés a División de Honor la hora es las 21:30. En esta ocasión no queda otra que vencer, ya que el salto de categoría es directo tras el partido. Mientras, el domingo y a las 21:00 arranca su camino hasta Primera Nacional el Córdoba Femenino B -de fútbol-. En su primera eliminatoria ha de superar al Monachil 2013. Si supera la ronda, en la próxima puede encontrarse con el filial del Sevilla, en el que la cordobesa Virgy García ejerce como segunda entrenadora.

La contienda de las blanquiverdes se va a desarrollar en Huétor Tajar (Granada). En este caso, el ascenso no se decide a un choque. Nada más lejos de la realidad. Si en su primer encuentro vence, el Córdoba Femenino B debe afrontar otras dos rondas, la semifinal y la final. Estas están previstas para los dos siguientes domingos, 19 y 26 de julio, con idéntico horario. El primero de esos fines de semana pero una jornada antes, el sábado 18, otro conjunto cordobés desea recuperar parte del terreno perdido desde hace años. Es el Bujalance, que a las 20:45 del mencionado día, va a luchar en pista propia por regresar a Segunda B de fútbol sala. Los rojillos van a dirimir la plaza en la tercera categoría de la disciplina con el Alcalá de Guadaíra.

Etiquetas
stats