Lourdes Mohedano, una estrella que multiplica su brillo

Lourdes Mohedano, ante el espejo. FOTO: MADERO CUBERO
La gimnasta cordobesa añade un bronce a su palmarés en la Copa del Mundo en San Petersburgo

A sus 18 años, la olímpica cordobesa Lourdes Mohedano no deja de abrillantar el extenso historial que, a pesar de su juventud, ya atesora en el panorama de la gimnasia rítmica española. Este fin de semana formó parte de la selección nacional que acudió a competir en la Copa del Mundo, que se celebró en la localidad rusa de San Petersburgo, y la cosecha resultó notable. La atleta nacida en Peñarroya-Pueblonuevo conquistó la medalla de bronce tras completar la segunda rotación (con el ejercicio mixto) junto a sus compañeras con un desempeño destacado, aunque sin poder llegar a la altura de las poderosas rivales rusas y bielorrusas. Demostraron, sin embargo, una espectacular progresión que las llevó a ocupar el tercer cajón del podio.

El monopolio de las rusas no opaca el excelente nivel del equipo nacional, que está viviendo una de las mejores épocas que se recuerda de la gimnasia rítmica en nuestro país. El conjunto de España se mostró eficiente y estuvo por delante de selecciones como Bulgaria o Italia. La cordobesa Lourdes Mohedano describió la sensación del triunfo reiterado con España: “Conseguir una medalla como ésta puede parecer fácil pero todas nosotras sabemos la competencia, la dureza y la dificultad que trae consigo. Detrás de este premio hay horas, días y semanas de esfuerzo y nuestra satisfacción es enorme pero tenemos que saber que hay mucho camino por recorrer”, expresó la cordobesa en declaraciones reproducidas a través de su web oficial.

“Entre todos los equipos hay muy poca diferencia y los fallos te pueden llevar a una posición de arriba o la parte baja de la clasificación. A nosotros nos pasó el año pasado, precisamente aquí en Rusia en el Europeo con aquella viga en la que se enganchó la cinta. No sabemos qué habría ocurrido pero podríamos haber estado entre los tres mejores equipos de Europa y una viga se nos cruzó en nuestro camino. Ahora, aunque no estemos en la final por aparatos del mixto, hemos logrado una medalla en la general que es muy importante y que nos devuelve, una vez más, el trabajo realizado por todas las compañeras y entrenadoras del equipo”, explicó Mohedano.

Lourdes y sus compañeras compitieron en la jornada siguiente en la modalidad de mazas, aunque ahí no tuvieron la oportunidad de agarrar otro metal. La selección firmó un quinto puesto en la final por aparatos de diez mazas. Mejoró su nota con respecto al primer pase en el concurso general, pero no fue suficiente para alcanzar una de las medallas. España compitió de manera correcta, sin fallos apreciables, aunque con un montaje, el de este año, en el que quizá a la hora de pelear por el podio con los mejores países del mundo falte un plus de espectacularidad. Con todo, el hecho de mejorar la nota del primer pase (16,900) hasta los 17,216 puntos demuestra el gran nivel de la selección, que en el año post-olímpico y pese a los problemas de lesiones del equipo planta cara a cualquiera. Esa nota dejó a la selección muy cerca de Bulgaria, que fue cuarta con una puntuación de 17.266, y algo más lejos de Italia, que se sacaba la espina del primer mal día en el mixto con el bronce (17.383). Los dos primeros puestos, inalterados con respecto a todo el campeonato: oro Rusia (18,333) y plata Bielorrusia (17,583). Pese a que la intención de España era despedirse con medalla, el balance antes del Mundial de Ucrania en Kiev no es nada malo. Será una nueva oportunidad para que Lourdes Mohedano siga multiplicando el brillo de su estrella.

Etiquetas
stats