Hasta donde llegó la eficacia

Pablo del Moral lamenta un gol del Real Betis | JUAN HUERTAS

El mejor fútbol sala regresaba al Palacio Municipal de Deportes de Vista Alegre. O al menos así rezaba en el calendario, pues visto el ambiente en los prolegómenos del partido nada te hacía presagiar que estábamos ante un derbi andaluz. Un enfrentamiento que, en condiciones normales, hubiera despertado una expectación tremenda, y a buen seguro el feudo califa hubiera estado hasta los topes desde buen tiempo antes. Cosas de la pandemia, que también, de momento, nos ha arrebatado esa suerte de cosquilleo que ocasiona el ver cómo las gradas de los pabellones se van poblando poco a poco. Y aun así, el choque regional sí iba a disputarse. Y una vez que comenzara a rodar el balón, ni el más frío de los ambientes iba a impedir que saltaran chispas sobre el parqué. 

Tal que así ocurrió con el pitido inicial. Dos clubes que se conocen a la perfección. Muchos de ellos amigos fuera de la pista, pero rivales dentro de ella. El blanco y el verde frente al verde y el blanco (hoy, sin embargo, de azul). Ingredientes perfectos para la contienda que se avecinaba. Así, la primera ocasión tuvo sello califa. Habían corrido apenas unos segundos del cronómetro cuando Jesulito ya impactaba su primer disparo cruzado, que se marchó por alto. Efervescencia total en clave blanquiverde. No obstante, fue el Betis el que supo sosegar mejor el empuje y hacerse con el control de la posesión en los compases iniciales. Tampoco los de Juanito tardarían en protagonizar su primer acercamiento, en este caso más claro si cabe, pues Prieto tuvo que intervenir de manera milagrosa para evitar el primero tras disparo de Chaguinha.

Y es que el Betis ha tirado por la borda todos los objetivos que se le preveían como equipo recién ascendido. Así, los títulos, por plantilla, presupuesto y resultados, parecen ser su techo real. Y en esas andan. Golpe a golpe, y el primero impactaría en el rostro del Córdoba Patrimonio a los cuatro minutos de juego. Un error en la salida entre Koseky y Ricardo acabó con Ivi haciéndose con el balon y plantándose solo ante Prieto, al que logró batir con su disparo raso. Cortocircuitó y primer revés. Tocaba remontar. Pero al Córdoba Patrimonio tampoco le hace falta mucho para demostrar que está capacitado para batirse el cobre ante cualquiera. Y del meta cordobés se saltó de nuevo a Cidao, que estuvo de nuevo acertado para evitar el empate de Ricardo en una gran circulación de los cordobeses. 

El juego entró en su fase más anárquica de todo el primer tiempo. El ritmo no cesaba en su aumento y el duelo se convirtió por aquellos instantes en un auténtico correcalles. Un ida y vuelta continuo en el que las oportunidades se sucedían sin excesivo brillo ofensivo, pero cualquier chispa podía hacer que la llama saltara por los aires. Además, era los béticos los que encontraban mayor clarividencia de cara al gol.  En esas, al Córdoba le faltaba aún dos ases bajo la manga, que iban en el sentido de sus dos fichajes más recientes. Josan González dio entrada a Caio en el ecuador del primer tiempo, y el experimentado brasileño se fajó dejando mucho oficio sobre la cancha. Pese a estar un tanto fuera de lugar, como es lógico, en lo táctico, lo cierto es que supo dirigir y ser protagonista en un juego cada vez más físico. 

Fue el control y la paciencia lo que fueron otorgando cada vez mayor verticalidad a los locales. Además, el paso de los minutos fueron provocando que fuese bajando el nivel de intensidad del Betis, que trató de imponer una presión alta prácticamente desde el inicio. Y lo cierto es que ahogó al Córdoba Patrimonio hasta que le pudieron las fuerzas. Ese despliegue físico les pasó facturo en el tramo final, donde los califas se hicieron con el control y sería en una jugada larga en la que cayó un balón al centro para Saura, que a su vez acabó en dejaba que Zequi no desperdició para convertir el empate a un minuto de la pausa. Un tanto que enardeció el empuje cordobés, pues nada más sacar de centro, un robo local acabó en disparo de Jesulito, cuyo rechace aprovechó Saura para tratar de voltear la contienda, pero el remate se topó con el cuerpo de Cidao. Punto y seguido en el mejor momento del Córdoba Patrimonio. 

Sin duda, el descanso fue un bálsamo para los visitantes, que partieron de nuevo de cero y el partido recuperó el mismo guion de la primera mitad. Otra vez los de Josan pecaron de exceso de confianza y el Betis aprovechó su talento para hacer daño. Concretamente el de Ivi, que en otro error clamoroso de la defensa blanquiverde se plantó en solitario frente a Prieto para hacer el 1-2. Un tanto que desactivó completamente el sistema local. Todo se fue al traste en apenas unos minutos, cuando se fueron sucediendo los fallos del Córdoba Patrimonio y que no los pasaban por alto los béticos. Primero Bocao en la salida de un córner y segundos después Eric al darle de rebote un mal pase de Jesús Rodríguez. 

La situación cada vez estaba más cuesta arriba, tanto que parecía que cualquier golpeo sevillano iba a acabar mancillando las redes cordobesas. Un hándicap que puso aún más en evidencia Borja Blanco, cuyo chut en jugada ensayada finalizó con el quinto de la tarde. El técnico puso sobre la pista sus últimas cartas para la sorpresa. Primero con Lucas Perin, muy activo y voluntarioso, pero falto de rodaje, y posteriormente con el juego de cinco. Eso sí que dio cierto aire de esperanza a los cordobeses, pues el primer intento acabó en mano dentro del área de Bocao, y Saura reventando las mallas desde el punto de penalti. Y en la segunda, otra vez el pívot murciano dejó claro su idilio con el gol convirtiendo el tercero para los suyos mediante un disparo lejano que acaba rebotando en un jugador visitante. Restaban diez minutos y parecía que la inercia era claramente del Córdoba Patrimonio. Pero enfrente iba resurgir un candado bajo palos.

Hasta cuatro ocasiones realmente francas acumularon los de Josan en los siguientes minutos, y en todas, el único obstáculo con el gol siempre fue Cidao, héroe absoluto de su equipo en aquellos instantes. Y para colmo, un contragolpe se completó con Burrito superando a Prieto. Sexto y jarro de agua muy fría. Pero una última esperanza iba a sucederse con el tanto lejano de Manu Leal en la siguiente oportunidad de portero-jugador. Un gol que hizo creer, pero en la defensa bética murió el sueño de la remontada.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 4: Prieto, Jesús Rodríguez, Zequi, Jesulito y Saura-cinco inicial-. También jugaron Pablo del Moral, Shimizu, Koseky, Ricardo, Caio, Boyos, Manu Leal y Perin. 

REAL BETIS FUTSAL, 6: Cidao, Ivi, Rubén Cornejo, Chicho y Víctor Arévalo -cinco inicial-. También jugadora Burrito, Boca, Chaguinha, Buendía, Borja Blanco y Eric. 

ÁRBITROS: Cidoncha Cortés y Salomé Vizuete (Comité Extremeño). Mostraron cartulina amarilla a los locales Cristian, Zequi y al técnico Josan González, y a los visitantes Burrito y Bocao.

GOLES: 0-1 (4’) Ivi. 1-1 (13’) Saura. 1-2 (23’) Ivi. 1-3 (25’) Bocao. 1-4 (26’) Eric. 1-5 (30’) Borja Blanco. 2-5 (30′) Saura. 3-5 (31′) Saura. 3-6 (35′) Burrito. 4-6 (37′) Manu Leal.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimoctava jornada de Primera de Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre a puerta cerrada. 

Etiquetas
stats